zurrón

(redireccionado de zurrones)
También se encuentra en: Sinónimos.

zurrón

(Del vasco zorro.)
1. s. m. Bolsa de cuero, en especial la que usan los pastores o los cazadores guardaba las piezas cazadas en el zurrón. macuto, talego
2. BOTÁNICA Cáscara tierna que protege algunos frutos, como la almendra o la castaña.
3. BIOLOGÍA Bolsa formada por las membranas que envuelven al feto.
4. BIOLOGÍA Membrana que aísla y envuelve a algunos animales o vegetales de pequeño tamaño. quiste
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

zurrón

 
m. Bolsa grande de piel o de cuero, que sirve para guardar cosas, gralte. comida.
bot. Cáscara primera y más tierna de algunos frutos.
embriol. Bolsa formada por las membranas que envuelven el feto.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

zurrón

(θu'ron)
sustantivo masculino
bolsa de cuero Los pastores suelen usar zurrones.
Kernerman English Multilingual Dictionary © 2006-2013 K Dictionaries Ltd.
Sinónimos

zurrón

sustantivo masculino
Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2016 Larousse Editorial, S.L.

zurrón:

mochilatalego, macuto, bolsa,
Traducciones

zurrón

globe daisy, Lincolnshire spinach, pouch

zurrón

tutolo

zurrón

SMpouch, bag
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
Nuño, pasó Pascual por la tienda, y con el pretexto de coger un puñado de cocos y otro de nueces, detúvose delante de dos zurrones de piel de cabra, y con las tijeras que en la mano traía cortó de cada uno un poco de pelo, envolviolo en un pedazo de papel, y muy orondo se dirigió a casa de doña Valdetrudes, murmurando para sí: -Todo va bien, con tal que ella no repare en que estas hebras son rubias y que el cabello de su merced es de un negro alicuervo.
Asustada ella del ruido y de la gritería de los muchachos, que no perdieron la oportunidad de recoger cocos y nueces, emprendió la carrera en dirección a la laguna; y mientras más apuraba ella el paso, menos se detenían los zurrones, que con doña Valdetrudes fueron al fin a sumergirse para siempre en el Titicaca.
A dicho tambo llegaron al caer de la tarde de un día de septiembre del año apuntado, ocho o diez portugueses con cuarenta mulas cargadas de zurrones de plata.
Olegario vio las dificultades que se le ofrecían para transportar hasta Lima y de allí a la metrópoli zurrones con moneda, y decidió comprar dos barras de plata.