zahorí


También se encuentra en: Sinónimos.

zahorí

(Del ár. zuhari.)
1. s. m. y f. Persona capaz de descubrir lo que está oculto, en especial aguas subterráneas el zahorí detectó un pozo de agua.
2. Persona perspicaz que adivina con facilidad lo que otras piensan o sienten. adivino
NOTA: En plural: zahoríes

zahorí

 
m. Persona a quien se le atribuye la propiedad de ver lo que está oculto.
Persona que practica la radiestesia; suele servirse de una varilla o de un péndulo.
fig.Persona perspicaz y escudriñadora.
Traducciones

zahorí

Rhabdomant

zahorí

diviner, dowser

zahorí

rabdomante

zahorí

rhabdomant

zahorí

SMF
1. (= vidente) → clairvoyant; (que busca agua) → water diviner
2. (= persona perspicaz) → highly perceptive person
Ejemplos ?
Un zahorí, a veces llamado radiestesista o rabdomante, es alguien que afirma que puede detectar cambios del electromagnetismo a través del movimiento espontáneo de dispositivos simples sostenidos por sus manos, normalmente una varilla de madera o metal en forma de "Y" ó "L" o un péndulo.
En su defensa de España, Quevedo es autor de Carta al muy cristianísimo Luis XIII, El Lince de Italia o zahorí español y España defendida y los tiempos de ahora con los novelones sediciosos, una de las primera obras quejándose sobre las malquerencias extranjeras y de la decadencia del país.
Los escépticos y algunos creyentes piensan que el instrumento usado por el zahorí no tiene energía propia, sino que amplifica pequeños movimientos inconscientes de las manos, efecto conocido como efecto ideomotor.
Los primeros intentos de explicación científica se basaban en la noción de que las varillas del zahorí eran físicamente afectadas por emanaciones de las sustancias de interés.
" Es el recorrido del ojo visionario de la artista que capta el pasado y lo proyecta al futuro, es esa mirada zahorí y como sonámbula con la que Gandarias ha tratado esta serie ", define el escritor paraguayo Augusto Roa Bastos.
Su cuerpo es empleado en procesiones del siglo XV para hacer rogativas por la lluvia en Madrid, su popularidad se extiende posteriormente. Isidro labrador fue un santo zahorí, pocero, taumatúrgico y hacedor de lluvias.
En concreto, el zahorismo puede ser explicado en términos de pistas sensoriales y conocimientos previos del zahorí, efectos de expectativas y probabilidad.
Había un hombre, que se llamaba Juan Cigarrón, que discurrió ganar dinero haciéndose pasar por zahorí. Hizo su papel a la perfección; se dio tal importancia, gastó tanta fantasía, que alucinó a todo el mundo; porque habéis de saber, niños míos, que los hombres tienen una desgraciada propensión a creer lo que no deben creer.
Para las barbas que tú desuellas, bien te estás con ellas, que sólo un cristiano dejado de Dios y de Santa María se pone en manos de barbero zahorí que tiene un Cristo negro pintado en el cielo de la boca.
El Rey mandó venir a su presencia al zahorí, que, como pueden ustedes figurarse, se quedó muerto, y más muerto, cuando el Rey le dijo que le iba a encerrar en un calabozo, y que si a los tres días no le había descubierto los autores del robo, lo mandaba ahorcar por embrollón y embustero.
Y no fueron vanos sus terrores, porque un día que paseaba el Rey por sus jardines, deseoso Su Majestad de tener otra prueba más del saber de su zahorí mayor, le presentó de repente su mano cerrada, preguntándole que era lo que en ella tenía.
El mozo es como un ginjo verde; quiere bien, sabe callar y agradecer lo que por él sehace; y, pues los celos y el recato del viejo no nos dan lugar a demandas ni a respuestas, resolución y buen ánimo: que, por la orden que hemos dado,yo le pondré al galán en su aposento de vuesa merced y le sacaré, si bien tuviese el viejo más ojos que Argos y viese más que un zahorí, que dicen que vee siete estados debajo de la tierra.