yerno

(redireccionado de yernos)
También se encuentra en: Sinónimos.

yerno

(Del lat. gener, -eri.)
s. m. Marido de la hija respecto de una persona.

yerno

 
m. Respecto de una persona, el marido de su hija.

yerno

('ʝeɾno)
sustantivo masculino
hombre que se ha casado con una mujer respecto de los padres de ésta Mi yerno es un empresario exitoso.
Sinónimos

yerno

sustantivo masculino
Traducciones

yerno

son-in-law, son‐in‐law

yerno

zięć

yerno

genro

yerno

zeť

yerno

svigersøn

yerno

vävy

yerno

zet

yerno

娘婿

yerno

사위

yerno

svärson

yerno

ลูกเขย

yerno

damat

yerno

con rể

yerno

女婿

yerno

SMson-in-law

yerno

m. son-in-law.

yerno

m son-in-law
Ejemplos ?
¿Cómo en una y otra ocasión, después de ajustadas alianzas y paces, tornaron a renovarse entre los, yernos y suegros, y entre sus descendientes y posteridad?
Hyo faziendo esto, ello acabaron lo so; denme mis averes, quando míos yernos non son.» ¡Aquí veríedes quexarse ifantes de Carrión!
«¡O yas, sobrino, tú, Félez Munnoz! Por Molina iredes, una noch i yazredes, saludad a mío amigo el moro Avengalvón; rreçiba a míos yernos commo el pudier mejor.
Quando entraron los ifantes de Carrión rreçibiólos Minaya por Mío Çid el Campeador: «¡Acá venid, cunnados, que más valemos por vos!» Assí commo legaron pagos’ el Campeador: «Evades aquí, yernos, la mi mugier de pro e amas las mis fijas don Elvira & donna Sol; bien vos abraçen & sírvanvos de coraçón.
Nos çercamos el escanno por curiar nuestro sennor fasta do despertó Mío Çid el que Valençia gannó, levantos’ del escanno & fues’ pora’l león; el león premío la cabeça, a mío Çid esperó, dexós’le prender al cuelo & a la rred le metió. Quando se tornó el buen Campeador a sos vassalos violos aderredor, demandó por sus yernos: ¡ninguno non falló!
Pues fueren en vuestro poder en Valençia la mayor los yernos & las fijas todos vuestros fijos son; lo que vos plogiere d’ellos fet, Campeador.» Mío Çid ge los rreçibe, las manos le besó: «¡Mucho vos lo gradesco commo a rrey & a sennor!
Quando dexaron mis fijas en el rrobredo de Corpes comigo non quisieron aver nada & perdieron mi amor; ¡denme mis espadas quando míos yernos non son!» Atorgan los alcaldes: «Tod esto es rrazón.» Dixo el conde don Garçía: «A esto fablemos nos.» Essora salíen aparte iffantes de Carrión con todos sus parientes & el vando que i son, apriessa lo ivan trayendo & acuerdan la rrazón: «Aun grand amor nos faze el Çid Campeador quando desondra de sus fijas no nos demanda oy; bien nos abendremos con el rrey don Alfonsso.
El rrey a los ifantes a las manos les tomó, metiólos en poder de Mío Çid el Campeador: «Evad aquí vuestros fijos quando vuestros yernos son, de oy más sabed qué fer d’ellos, Campeador.» «Gradéscolo, rrey, & prendo vuestro don; ¡Dios que está en çielo dem’ dent buen galardón!» Sobr’ el so cavallo Bavieca Mío Çid salto dava: «Aquí lo digo ante mío sennor el rrey Alfonsso: qui quiere ir comigo a las bodas o rreçebir mi don d’aquend vaya comigo; cuedo qu’el avrá pro.
Mandó el rey a buscar a Pedro y a Pablo, porque ellos no más le podían decir quiénes eran los padres de Meñique, y si era Meñique persona de buen carácter y de modales finos, como quieren los suegros que sean sus yernos, porque la vida sin cortesía es más amarga que la cuasia y que la retama.
Antes fu minguado, agora rrico so, que he aver & tierra & oro & onor, e son míos yernos ifantes de Carrión; arranco las lides cornmo plaze al Criador, moros & christianos de mí han grant pavor; alá dentro en Marruecos o las mezquitas son que abram de mí salto quiçab alguna noch ellos lo temen, ca non lo piesso yo; no los iré buscar, en Valençia seré yo; ellos me darán parias con ayuda del Criador que paguen a mí o a qui yo ovier sabor.» Grandes son los gozos en Valençia con Mío Çid el Canpeador de todas sus conpannas & de todos sus vasallos grandes son los gozos de sus yernos amos a dos, d’aquesta arrancada que lidiaron de coraçón valía de çinco mill marcos ganaron amos a dos, muchos tienen por rricos los ifantes de Carrión.
Mándot’ que vayas con ellas fata dentro en Carrión, verás las heredades que a mis fijas dadas son; con aquestas nuevas vernás al Campeador.» Dixo Félez Munnoz: «Plazme d’alma & de coraçón.» Minaya Álbar Fánnez ante Mío Çid se paró: «Tornémosnos, Çid a Valençia la mayor, que si a Dios ploguiere & al Padre Criador irlas hemos ver a tierras de Carrión.» «A Dios vos hacomendamos don Elvira & donna Sol; a tales cosas fed que en plazer caya a nos.» Respondíen los yernos: «¡Assí lo mande Dios!» Grandes fueron los duelos a la departiçión; el padre con las fijas loran de coraçón assí fazían los cavalleros del Campeador.
El estudiante, el sirviente, el militar, el marino, el empleado, el que trabaja en las minas, el dependiente de comercio, todos los que fuera de su casa mojan el pan cotidiano con el sudor de su rostro, procuran obtener licencia para pasar esta noche al lado de sus padres, tutores o padrinos. Por otra parte, los yernos olvidan desavenencias de familia, y llevan a su mujer a la casa de donde la sacaron.