yermo

(redireccionado de yerma)
También se encuentra en: Sinónimos.

yermo, a

(Del bajo lat. eremus < gr. eremos, desierto.)
1. adj./ s. m. Se aplica al terreno estéril o que no está cultivado estas tierras yermas no tienen valor. inculto, infructuoso
2. Se refiere al lugar que no está habitado. deshabitado, despoblado
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

yermo, -ma

 
adj. Inhabitado.
adj.-m. Díc. del terreno o campo erial o no cultivado.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

yermo, -ma

('ʝeɾmo, -ma)
abreviación
1. terreno que no está cultivado o no se puede cultivar un páramo yermo
2. lugar que está muy empobrecido un pueblo yermo

yermo


sustantivo masculino
1. terreno que no está cultivado o no se puede cultivar Por más que lo intentaran, nunca harían crecer nada en ese yermo.
2. lugar que está muy empobrecido La guerra convirtió a la ciudad en un yermo.
Kernerman English Multilingual Dictionary © 2006-2013 K Dictionaries Ltd.
Sinónimos

yermo

sustantivo masculino

yermo

, yerma
adjetivo y sustantivo
1 inhabitado, deshabitado*, despoblado, desierto. habitado, fecundo.
Se aplican a lugares sin población.
2 (terrenos no cultivados) inculto, erial.
Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2016 Larousse Editorial, S.L.

yermo:

despobladoerial, barbecho, solitario, inhabitado, inhóspito, páramo, baldío, estepa,
Traducciones

yermo

désert

yermo

A. ADJ (= inhabitado) → uninhabited; (= estéril) → barren
B. SMwasteland
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
¡Qué bien que sus silencios estrellaron los espejos de sus nombres olvidados en la germanía! ¡Qué bien que se borraron de sus horas las locuras ilusorias de ser hoces en la yerma ramería!
Huyendo de sirenas, felicitaciones y voces falsas, no he aceptado ningún homenaje con motivo del estreno de Yerma; pero he tenido la mayor alegría de mi corta vida de autor al enterarme de que la familia teatral madrileña pedía a la gran Margarita Xirgu, actriz de inmaculada historia artística, lumbrera del teatro español y admirable creadora del papel, con la compañía que tan brillantemente la secunda, una representación especial para verla.
 Eta Cuando distante el ciliciato ahumado se te disuelva entre tu celda yerma, sólo has de hacerte cultivar esperma para guardarlo en el arcón sitiado, mas las cadenas de tu ardor ahogado en tu convento que pasiones merma, han de impulsarte una erección enferma de miedo y de placer amotinado.
Y explicando así, tendía la mano al cerro, en dirección de un punto de la sabana yerma y ardida que hay al pie del Ávila, donde un solitario bambú derrama sobre los muertos la fresca sombra musical de sus cañas armoniosas.
Luna en el pan de la colina yerma, en el río, en la sabana, pavón lunar de mariposa enferma; y luna en el cocal, junto a Chiclana, donde el recuerdo azul de tus amores se echa a dormir, como una caravana; luna para los mapas de colores que teje la nocturna confidencia rumbo a la calle de Flor de las Flores y luna que en tus uvas aquerencia para miel de aquellas de tu parra y el limón de las doce de tu ausencia.
que en la yerma colina que tus términos señala cipreses de un cementerio las negras copas levantan; y, en el muro que los cerca, breve blanquecina mancha con poder irresistible ya es imán de mis miradas.
Su tristeza es un calvario de tristezas por la tierra que vegeta sus cansados saurios; por el agua que padece su condena reversiva por el fuego que subsiste entre su fiebre yerma y por el viento exiliado en sus éxodos vacíos.
Retumbando su tempestuosa y magnífica arpa Pasan vientos y menean el bosque de abeto, Precipitan rocas grandes desde la cumbre yerma, Tiran pedazos con árboles y con hierba, Que en grito de ríos se hunden, caen.
Mientras, topando piedra y fuerte espina, Rogelio a Logistila en su viaje de valle en valle senda tal camina yerma, arriscada, inhóspita y salvaje, que sólo tras gran pena y gran mohína llega a la ardiente nona hasta un paraje costero entre monte y mar, al sur abierto, yermo, abrasado, estéril y desierto.
Muda y desierta Ahora te ves, pirámide. ¡Más vale Que semanas de siglos yazcas yerma, Y la superstición a quien serviste En el abismo del infierno duerma!
No tuvo allí otro amigo ni otra amiga Rogelio en esta huida fastidiosa más que el calor, la sed y la fatiga de andar senda tan yerma y arenosa.
Lo rompe el mago; y queda en ese instante la loma yerma, inhóspita y baldía: ni muro hay ya ni torre que antes era, como si nunca allí castillo hubiera.