vozarrón

vozarrón

s. m. Voz muy fuerte y potente menudo vozarrón tiene el crío este. vozarrona

vozarrón, -rrona

 
m. f. Voz muy fuerte y gruesa.
Traducciones

vozarrón

SMbooming voice
Ejemplos ?
El caso es que don Pedro Machado, riéndose como un loco para sus adentros, los llamó al orden con aquel vozarrón que tiene, y enseguida principió a aconsejarlos.
El ruidoso estallido de los relampagueantes cohetes, el dulce siseo de la gaita, el grave vozarrón del tambor, los pregones dangosos de las avellaneras, los carros desuncidos, los puestos rebosantes, los vasos de cerveza en alto, el runrun de las conversaciones, las atropelladas risas y atropellantes carreras de los chicuelos, preludiaban fiesta.
Asombrado contemplaba todo aquello cuando escuché, un ronco y grueso vozarrón que hizo estremecer el recinto y a mí me fulminó de sobresalto: —¿Quién eres tú, insignificante enano y qué haces en mi reino, el reino del Magno Efrit?
Cuando llegaron al sitio donde estaba el fuerte Diomedes, domador de caballos, con los más y mejores de los adalides, que parecían carniceros leones o puercos monteses, cuya fuerza es grande, se detuvieron; y Hera, la diosa de los níveos brazos, tomando el aspecto del magnánimo Esténtor, que tenía vozarrón de bronce y gritaba tanto como cincuenta, exclamó: —¡Qué vergüenza, argivos, hombres sin dignidad, admirables sólo por la figura!
Al fin no pude contenerme y le dije, sonriendo: -¿No tendrá usted calor al hacer ejercicios con esa franela? -Es para enflaquecer -contestóme el otro con vozarrón de bronce.
Trataba de reverendos a los machos que le ayudaban a ganar el pan, y cuando en los ratos de descanso se sentaba a la puerta de la cochera, deletreaba penosamente, con vozarrón que se oía hasta en los últimos pisos, sus periódicos favoritos, los papeles más abominables que se publicaban en Madrid y que algunas señoras miraban desde arriba con el mismo tenor que si fuesen máquinas explosivas.
Al siguiente día, á la hora en que iba á principiarse en la iglesia de los dominicos una solemne misa cantada en honor de San Valentín, misa para la cual estaba invitada mucha gente de copete, se presentó el bachiller Juan de Morí quien, con vozarrón estufWíndo, dio lectura á im papel que así decía: — «Tengase por excomulgados á los reverendos i adres fray »Juan de Zarate, fray Dionisio de Oré, fray Lope Cueto y fray »Juan Rodríguez, p or estar así declarados, en auto de ayer, »por su ilustrísima el seflor Obispo, quedando suspensos de celebrar, confesar y predicar en este obispado.
—¿Se ahorca a un inocente en esta casa? —Aquí se ahorca, simplemente. — ¡Qué vozarrón! Remacha el clavo en la madera. Con esta fiebre...
¡Vaya un vozarrón, mi madre!, retumbaba com'un trueno, y endispués s'iba apagando tiritando en el galguero, jaciendo unos gorgoritos, jormando un feligraneo, apretando y aflojando, bajando y dispués subiendo, destira jando la copla y queändose un momento con un son d'esos mu juertes, que los llaman “dos de pecho”, lo mesmito que los mícales jacen parás en el cielo.
Javier, el amigo más cercano del protagonista, es un alumno muy osado, siempre dispuesto a colaborar. Raygada, alumno, vozarrón. Al final quiere llorar al ver fracasada la huelga.
Al circunspecto público que asistía a los partidos de fútbol en el 1900 le resultaba extraño que Prudencio se paseara de punta a punta, al borde de la cancha, alentando a los jugadores, lanzando gritos con su vozarrón y generando un clima festivo que, hasta entonces, no se había visto.
Con su memorable estilo y, como alguien dijera alguna vez, «ese vozarrón cálido, grave e inalterable», condujo y produjo recordados programas radiales: Arriando ensueños, Reviviendo serenatas, Caravana (en LU19, la Voz del Comahue), Camino, Canto y Guitarra, Mangrullo Neuquino, un mirador para las escuelas de la patria –con Aníbal Casentini y Miguel Ángel Paileleo, dedicado a las escuelas rurales de la provincia–.