votivo

(redireccionado de votiva)

votivo, a

adj. RELIGIÓN Que se ofrece como voto o promesa, o que tiene relación con él.

votivo, -va

 
adj. Ofrecido por voto o relativo a él.
Traducciones

votivo

votive

votivo

votivo

votivo

votive

votivo

votive

votivo

نذري

votivo

votivní

votivo

votive

votivo

votive

votivo

ADJvotive
Ejemplos ?
Se piensa dicha sobe el edificio hubo un templo. La escalinata se encontró 30m., al oeste de la Pirámide Votiva, y se piensa que fue el acceso principal a niveles más altos.
Véase también: Cruz votiva El contenido de este artículo incorpora material de Arqueología y bellas artes, de 1922, de Francisco Naval y Ayerbe, que se encuentra en el dominio público.
Todos los elementos arquitectónicos de La Quemada están construidos con lajas de reolita, extraídas de la loma que se observa hacia el noreste de la Pirámide Votiva.
De la tierra brava (1938), poemas “afro-yungas”. Lámpara votiva (1964), poesías inspiradas en temas tacneños. Calderonadas (1929), miscelánea literaria.
16. Sal 6,4-8. 17. Rom 10,12. 18. Cf. misa votiva pro pace, Poscomunión. 19. Tit 3,1. 20. 1 Tim 2,1-3. 21. Atenágoras, Legatio pro Christ.
Respecto a mí, la tabla votiva del naufragio, colgada en la pared del templo, atestigua que ofrecí mis húmedos vestidos al poderoso dios de los mares.
pero votiva de mi esperanza… LIVIANDADES Tendidas a lo largo mis manos despertaron y en un desgajamiento sus dedos se tornaron anhelos de gaviotas, fragancia de mañanas, aromas de mandiocas matices de agua clara.
El amor es multiforme, pero nieve que apaga la votiva que lo mueve, si se agota en el estrecho de su vaina que lo hiere, o se ahoga en tantas sombras que perecen engañadas de hacerlo con lo amado y a distancia.
Solos, solo, verdad de llama, lámpara votiva, perpetua soledad consumida para siempre en el fulgor de las esperas verdes sin esperar a nadie, sólo el instante de la muerte verdadera que será la verdadera vida al renacer en cada vida nueva...
Ya he ceñido mi nave con la corona votiva, y segura en el puerto, oye el estruendo de las olas, Cesa de prodigarme tus caricias y tus palabras, otros días poderosas; no soy un estólido como antes lo fui.
VII Como lámpara votiva subyugada a una plegaria de estirpes ecuménicas su mirada agonizante se fue hundiendo entre las sombras cabizbajas de su afrenta y perdida en los dolores de sus fúnebres resquicios se deshizo en la añoranza de la luz remisa.
En su tumba, que es tumba de una verdadera santa, porque ya ha comenzado a hacer milagros, sigue fulgiendo la lámpara votiva de sus devotos, que permanecen acompañándola y bañándose con el destello de sus milagros, los mismos que se enjoyan con el rocío cotidiano del llanto y la admiración colectiva.