volador


También se encuentra en: Sinónimos.

volador, a

1. adj. Que vuela nunca he subido a ningún aparato volador; las alas de las aves son órganos voladores.
2. Se aplica a lo que está colgando, de manera que el aire lo pueda mover. volandero
3. Que corre o va con rapidez. raudo
4. s. m. Cohete que se lanza al aire y se utiliza en los fuegos artificiales.
5. ZOOLOGÍA Pez teleósteo marino, de cabeza gruesa con hocico saliente, con la piel manchada de rojo, blanco y pardo, y con las aletas pectorales muy desarrolladas que le permiten elevarse sobre el agua y dar pequeños vuelos.
6. ZOOLOGÍA Molusco cefalópodo comestible, semejante al calamar pero de mayor tamaño.
7. BOTÁNICA Planta arbórea laurácea tropical americana de copa ancha, hojas enteras y flores en panojas terminales, cuya madera se emplea en construcciones navales.
8. Méx. HISTORIA Práctica ritual prehispánica que consistía en girar en el aire en un trapecio suspendido de una rueda giratoria asegurada a cierta altura en el tope de un árbol cortado a cercén, y que en la actualidad todavía se practica como espectáculo.
9. P. Rico JUEGOS Molinete, juguete infantil.
NOTA: Nombre científico: (Dactilopterus volitans.)

volador, -ra

 
adj. Que vuela.
Que está pendiente, de manera que el aire lo pueda mover.
Que corre o va con ligereza.
m. Cohete que se lanza al aire.

volador, -ra

(bola'ðoɾ, -ɾa)
abreviación
cosa que se mueve por el aire usando las alas o un medio artificial Un OVNI es un objeto volador no identificado.
Sinónimos

volador

sustantivo masculino
1 cohete.

volador

, voladora
adjetivo

volador:

volantevolátil,
Traducciones

volador

flying, swift

volador

A. ADJflying antes de s
B. SM
1. (= pez) → flying fish; (= calamar) species of squid
2. (= cohete) → rocket
3. (Andes, CAm) (= molinillo) → toy windmill
4. (Caribe) (= cometa) → kite
Ejemplos ?
¡Era el Tiempo, el Tiempo a la vez volador, lento y glacial, el que todo lo desgasta, el que todo lo carcome y disipa, el que trae en una misma bolsa el dolor y el consuelo!
No es que fulgor de aquella catadura como solía al resto, a ella dañara, mas hizo así a fin que la montura hacia ella el vano encantador guiara: y no se apartó un punto su ventura, que en cuanto su cabeza en tierra para, acelerando el volador la pluma, su vuelo en amplios círculos consuma.
Fue como digo, y no os añado un pelo: lo vi y lo sé; por más que dude ahora contarlo así; que esto a que dais oreja a falso más que a cierto se asemeja. »Con un trapo de seda había cubierto su arcano escudo el volador celeste.
Don Luis Susini e hijo, pro­ pietarios de la casa, fundada, si no miente mi memoria, en 1862, recibie­ 4 Pedro Ruiz: V. la nota de Palma en Santiago el volador.
a encallecida mano ya no aporca el tallo de falanges empinadas, en cuyo seno abulta la mazorca. De las últimas hojas, lanceoladas, la vida en torno diligente riega de polen volador nubes doradas.
¡Hija!, cuando tú duermes, te sonríes, y cien apariciones peregrinas sacuden retozando tus cortinas: travieso enjambre, alegre, volador.
Futre los muñecos de títeres, los que de más popularidad disfrutan son ño Silverio, ña Gerundia González, Chocolatito, Mochuelo, Piticalzón, Perote y Santiago Volador.
Todos olvidaron que se llamaba Santiago de Cárdenas para decirle Santiago Volador, apodo que el infeliz soportaba resignado, pues de incomodarse habría habido compromiso para sus costillas.
Para muestra basta un botón. ::«Cuando voló una marquesa ::un fraile también voló, ::pues recibieron lecciones ::de Santiago Volador.
XXXIV PALINODIA Tibio y no frecuente adorador de los dioses, extraviado por una insana sabiduría, véome en la precisión de volver atrás las velas y emprender de nuevo el camino abandonado; porque Júpiter, rasgando mil veces las nubes con su rayo encendido, lanza por el cielo sus caballos atronantes y su carro volador que estremecen la baja tierra, los ríos fugitivos, la Estige, las cumbres del Atlas y las hórridas mansiones del odioso Tártaro; él eleva a la altura a quien yace en el abismo, abate al poderoso y hace brillar al que vive en la obscuridad.
Esto lo aprovecharon las demás avispas que armadas con sus filosos aguijones se precipitaron sobre todos los animales que eran dirigidos por el puma fantochón. Poco es decir que daban unos alaridos formidables al sentir las aguijoneadas del ejército volador.
Aunque me ve medio viejo tamién me gusta el amor, y soy pa compositor peine que ni liendres dejo; en tuito yo soy parejo soy gauchaso y soy dotor, pa bailar soy volador y en el eje soy lijero, ¡es al fin un terutero, don Costa, su servidor!