vizcaíno

(redireccionado de vizcaínas)

vizcaíno, a

1. adj. De Vizcaya, provincia española.
2. s. Persona natural de esta provincia.
3. s. m. LINGÜÍSTICA Variedad lingüística de la lengua vasca hablada en esta provincia.
4. a la vizcaína loc. adv. Al estilo o según las costumbres de esta provincia vasca han preparado bacalao a la viz-caína.

vizcaíno, -na

 
adj.-s. De Vizcaya.
m. ling. Uno de los ocho principales dialectos del vascuence.
Traducciones

vizcaíno

/a
A. ADJof/from Biscay
B. SM/Fnative/inhabitant of Biscay
los vizcaínosthe people of Biscay
Ejemplos ?
Sin sede establecida, las reuniones fueron celebradas en la casa del primer director González Obregón, en las instalaciones de la Secretaría de Relaciones Exteriores, de la Biblioteca Nacional, del Colegio de Abogados, de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, del Colegio de las Vizcaínas y de un club social en el Centro Histórico de la Ciudad de México.
La anteiglesia solía ser llamada Axpe de Busturia, nombre que sirve también para distinguirla de otras localidades vizcaínas del mismo nombre, como Axpe Marzana.
A finales de los años 80 la DYA continuó con diversas campañas de concienciación pública, como por ejemplo acerca de la peligrosidad de la maniobra de adelantamiento, y el Servicio Sanitario de Urgencia comenzó a funcionar 24 horas al día, en vez de 8:00 a 22:00. A inicios de los años 90 la DYA contaba ya con tres delegaciones vizcaínas fuera de la capital: Galdácano, Guecho y Santurce.
El proceso, que comenzó a finales del siglo XI en Navarra, se aceleró en los siglos siguientes hasta culminar en los últimos años del siglo XIII con la fundación de numerosas villas vizcaínas.
Sin embargo, este nombre no ha tenido demasiada aceptación y eso unido a su carácter artificial, hizo que la propia Real Academia de la Lengua Vasca lo retirara en una posterior actualización del nomenclátor de localidades vizcaínas que se publicó en 2007.
Recientemente como parte de una campaña en pro de la educación en América Latina, se presentó en la ciudad de México en un evento que se llevó a cabo en el Colegio de las Vizcaínas.
La leyenda señala que un descendiente de la monarquía escocesa, Jaun Zuria (Señor Blanco), fue designado como jefe de las tropas vizcaínas que se enfrentaron a las astures para lograr la independencia de ese reino.
En esta batalla resultaron victoriosas las tropas vizcaínas y Jaun Zuria fue el primer Señor del Señorío de Vizcaya después de jurar los fueros bajo el árbol de Guernica.
Ese día, entre 20.000 y 50.000 trabajadores de las grandes empresas vizcaínas (la Naval, Altos Hornos, Euskalduna, Babcock, etc.) y de las guipuzcoanas se declararon en huelga.
Desde 1963 conflictos y paros fueron, pese a la represión, habituales en las empresas vizcaínas y guipuzcoanas, en general por motivos salariales, aunque también para forzar la readmisión de despedidos y aún por razones políticas como, por ejemplo, con motivo del 1 de Mayo, la fiesta de los trabajadores prohibida por el Franquismo.
Así, la siderurgia hubo de hacer frente a la imposibilidad de seguir utilizando carbón inglés (progresivamente sustituido por el asturiano, que suponía el 99,4% del total ya en 1942), al agotamiento de las minas de hierro vizcaínas y a serios problemas en el suministro nacional de chatarra necesaria para la producción de hierro y acero.
Recuperación económica Pese a lo que dijo la propaganda franquista, la destrucción sufridas por las instalaciones industriales vizcaínas y guipuzcoanas durante la guerra no fueron demasiado grandes.