vipéridos

vipéridos

 
m. pl. zool. Familia de reptiles del suborden ofidios, de cola corta, cabeza triangular, ojos con pupila vertical y glándulas venenosas.
Ejemplos ?
La mayoría de los vipéridos son ovovivíparos y el hallazgo de embriones avanzados dentro de hembras de víboras y serpientes de cascabel puede haber originado la leyenda de que estos reptiles esconden a sus crías tragándoselas cuando se sienten amenazadas, tal como lo refiere Álvarez del Toro (1982).
El envenenamiento por Crotalus scutulatus produce parálisis respiratoria que puede ocasionar la muerte, lo cual la hace clínicamente importante debido a que su veneno causa en ocasiones, a diferencia de las demás cascabeles, efectos neurotóxicos retardados; la sintomatología puede tardar hasta 12 horas en presentarse ya que no están acompañados por los daños usuales de tejidos, usados para estimar la toxicidad en las mordeduras de vipéridos.
scutulatus es bastante baja, lo que explica hasta cierto punto la ausencia de efectos locales que sí hay en otros vipéridos En los últimos años se han hecho algunos cambios taxonómicos en lo referente a las serpientes de la familia Viperidae, y según tales hallazgos a todas las víboras se las clasifica dentro de la superfamilia Viperoidea.
latastei y V. aspis), lo que es un patrón típico de los vipéridos europeos. La subespecie cantabrica se distribuye por la mitad norte de León, suroeste de Asturias y sureste de Galicia a una altitud media de 800 – 1000 m sobre el nivel del mar.
Porthidium es un género de la subfamilia Crotalinae dentro de la familia de los vipéridos. Son serpientes venenosas y endémicas del continente americano, desde México, América Central, hasta el norte de Suramérica.
Entre los ofidios, la culebra de agua (Natrix maura) y la de collar (Natrix natrix), ligadas al medio acuático, la culebra bastarda (Malpolon monspesulanus), la culebra de escalera (Elaphe scalaris), la culebra lisa meridional (Coronella girondica) y la culebra lisa europea (Coronella austriaca), ésta en montaña más húmeda, completan la lista, con una especie entre los vipéridos, relativamente abundante en zonas pedregosas y accidentadas, la víbora común u hocicuda (Vipera latasti).
2 Muchas especies de serpientes venenosas secretan toxinas que inducen necrosis de músculo esquelético (mionecrosis), las cuales contribuyen a digerir la presa y causan un significativo daño al tejido en los accidentes por envenenamiento en humanos. Estas toxinas son muy frecuentes y abundantes en los venenos de vipéridos.
La PLA 2 cataliza la hidrólisis dependiente de calcio del enlace éster 2-acil, produciendo ácidos grasos libres y lisofosfolípidos. Las PLA 2 se distribuyen en los venenos de elápidos, vipéridos, crotálidos, serpientes de mar y diversas culebras.
En los vipéridos también pueden encontrarse algunas PLA 2 s miotóxicas con alta neurotoxicidad, tales como la crotoxina del veneno de Crotalus durissus terrificus Angulo Y, Lamonte B (2003) Inhibitory effects of fucoidan on the activities of crotaline snake venoms myotoxic phospholipases A2.
Las mordeduras de vipéridos, a nivel local, producen dolor local,inflamación, edema, descoloración de la piel y equimosis (cardenales).
as serpientes de cascabel (Crotalus) son un género de la subfamilia de las víboras de foseta dentro de la familia de los vipéridos.
Entre ellos había algunos elápidos, y es posible que sus ancestros -cuyos fósiles no se conocen- llevaran una vida subterránea, ya que la ausencia de escama loreal es un rasgo que la familia de las cobras, kraits y serpientes marinas comparte únicamente con atrascaspídidos -unas «víboras» subterráneas que se clasifican en una familia distinta de los vipéridos- y con unos pocos colubridos excavadores.