vid

(redireccionado de vides)
También se encuentra en: Sinónimos.

vid

(Del lat. vitis.)
1. s. f. BOTÁNICA Planta arbustiva, con frecuencia trepadora, cultivada desde la prehistoria por sus bayas azucaradas o uva, cuyo jugo fermentado produce el vino.
2. vid silvestre o salvaje BOTÁNICA La que no se cultiva, procedente de antiguos viñedos, frecuente en sotos, riberas y en umbrías, donde trepa a los árboles o entre matorrales. labrusca
NOTA: Nombre científico: (Ampelopsis parthenocissus.)

vid

 
f. bot. Nombre común de los arbustos de la familia vitáceas (gén. Vitis), sarmentosos y trepadores, de hojas palmeadas, de cuyo fruto en bayas redondeadas y jugosas, agrupadas en racimos, se extrae el vino.

vid

('bið)
sustantivo femenino
planta trepadora de tronco leñoso y flores verdes cuyo fruto es la uva Detrás de la bodega se veía una extensa plantación de vides.
Sinónimos
Traducciones

vid

Wein

vid

vite

vid

winorośli

vid

αμπέλου

vid

лоза

vid

포도나무

vid

เถาวัลย์

vid

SFvine
Ejemplos ?
Ven, Himeneo, ven; ven, Himeneo.» CORO I «Ven, Himeneo, y nuestra agricultura de copia tal a estrellas deba amigas 820 progenie tan robusta, que su mano toros dome, y de un rubio mar de espigas inunde liberal la tierra dura; y al verde, joven, floreciente llano blancas ovejas suyas hagan cano 825 en breves horas caducar la hierba. Oro le expriman líquido a Minerva, y, los olmos casando con las vides, mientras coronan pámpanos a Alcides, clava empuñe Liëo.
¿Quién el diestro artífice sería que este augusto teatro levantó? ¿Quién fue el primero que de vides pobló nuestras colinas? ¿Quién encauzó el arroyo turbulento fertilizando el llano, y quién de olivos plantó el sagrado bosque?
Y tantas cosas hubo de decirle la razón y tan elocuente hubo de estar aquel día, que dos horas después celebraban las paces el señor Pedro y el señor Frasquito, en casa del primero mediante un abrazo de los de chipé y dos botellas del más oloroso néctar que ha salido de las vides montillanas.
Los habitantes de Argos, Tirinto amurallada, Hermíona y Asina en profundo golfo situadas, Trecena, Eyonas y Epidauro en vides abundosa, y los jóvenes aqueos de Egina y Masete, eran acaudillados por Diomedes, valiente en la pelea; Esténelo, hijo del famoso Capaneo, y Euríalo, igual a un dios, que tenía por padre al rey Mecisteo Talayónida.
El que de cabras fue dos veces ciento esposo casi un lustro (cuyo diente no perdonó a racimo, aun en la frente 155 de Baco, cuanto más en su sarmiento, triunfador siempre de celosas lides, lo coronó el Amor; mas rival tierno, breve de barba y duro no de cuerno, redimió con su muerte tantas vides), 160 servido ya en cecina, purpúreos hilos es de grana fina.
De las hermanas nueve celebrado, ¿De qué te sirve haber sido excelente En plantar vides, y en sembrar cebadas, Y en guardar de los lobos diligente, Las tiernas ovejuelas descuidadas, Y haber exercitado cuerdamente Contiendas pastoriles tan dudadas, Si al fin, que es lo que loa el curso humano, Fuiste contigo así tan inhumano?
Dios coronó de mieses sus llanuras, de bosques sus montañas; dio a sus valles rumores y espesuras; guardó de los metales el tesoro del monte en las graníticas entrañas, y sobre lechos de oro adormeció las ondas de sus ríos. Dios ciñó con guirnaldas de entrelazadas vides sus colinas, derramando en las faldas la plata de las fuentes cristalinas.
Pastor que guías las nevadas greyes de la ardua sierra a los tendidos llanos; tosco labriego que con tardos bueyes rompes los anchos campos castellanos; tú, que pueblas con vides las laderas; tú, a quien sus frutos de oro dan el naranjo umbroso y las palmeras; tú, que audaz buscas en remotas zonas el ganado tesoro, fiando al mar las combatidas lonas; virgen que con el lloro riegas hoy tus marchitas alegrías; viejo soldado que en la pobre aldea cuentas al nieto, en el hogar oscuro, las victorias sin mancha de otros días; madre infeliz, que sobre el pardo muro de la iglesia desierta, doliente apoyas las mejillas frías: todos cercadme, y cual sagrado coro clamad: -«¡Oh Patria, a quien lloramos muerta!
Y mientras el señor Cristóbal dirigíase a apuntar con tiza en uno de los arcos de una de las cuarterolas la última arroba trasegada por Antonio, siguió éste en su penosa labor de desocupar la enorme tina desbordante del oloroso néctar que puso Dios en las vides montillanas.
Insólita avenida que inunda fértil vega, de cumbre en cumbre llega, y arrasa por doquier; se lleva los ganados y las vides sin pausa, y estragos miles causa, ¡qué gusto!, ¡qué placer!
JOSE FRANCISCO GARCIA BAUER, Diputado por Sacatepéquez. JOSE ARMANDO VIDES TOBAR, Diputado por Sacatepéquez. ANDRES COYOTE PATAL, Diputado por Chimaltenango.
Abrazáronse pues los dos, y luego, humo anhelando el que no suda fuego, de recíprocos nudos impedidos, 970 cual duros olmos de implicantes vides, yedra el uno es tenaz del otro muro; mañosos, al fin, hijos de la tierra, cuando fuertes no Alcides, procuran derribarse, y derribados, 975 cual pinos se levantan arraigados en los profundos senos de la sierra.