victorioso

(redireccionado de victoriosos)
También se encuentra en: Sinónimos.

victorioso, a

adj. Que ha conseguido o producido la victoria ejército victorioso. ganador, vencedor

victorioso, -sa

 
adj.-s. Que ha conseguido una victoria.
adj. Díc. de las acciones en que se consigue.

victorioso, -sa

(bikto'ɾjoso, -sa)
abreviación
1. que ha ganado una competencia o lucha El ejército victorioso marchó por la ciudad.
2. se dice de las acciones que tienen como resultado la victoria una jornada victoriosa
Sinónimos

victorioso

, victoriosa
adjetivo y sustantivo
1 vencedor, triunfante, ganador, triunfador.
Por ejemplo: salir victorioso de una hazaña.
adjetivo
2 triunfal, apoteósico, entusiástico.
Por ejemplo: un final victorioso.

victorioso:

triunfantearrollador, ganador, triunfador, campeón, inviceto, triunfal,
Traducciones

victorioso

victorious

victorioso

vittorioso

victorioso

victorieuse

victorioso

胜利

victorioso

勝利

victorioso

sejrende

victorioso

勝利

victorioso

승리

victorioso

ADJvictorious
Ejemplos ?
Hago entrega de la solicitud, señor Presidente, para ir a enfrentar esta nueva batalla. Con el favor de Dios, como en las ocasiones anteriores, saldremos victoriosos, saldremos adelante.
V - Lo que es el mundo Terminados los sufragios y los oficios solemnes, último auxilio que presta la Santa Iglesia a los fieles, en el templo de Granada, que los Católicos Reyes consagraron victoriosos al Señor Omnipotente...
Tales debieron ser los choques entre los primeros grupos humanos: riña de fieras en rebaño; disputa a garrazo y dentellada limpios de unos cubiles o una presa, remolino confuso de brazos que vienen y van repartiendo la muerte, de voces que se insultan, de gritos victoriosos y de agónicos estertores: un montón de carne y harapos desgarrándose brutalmente ante la Naturaleza impasible.
Entonces los jefes de Xibalbá hicieron ruido de risa: todos los jefes hicieron ruido de risa, pues en su espíritu eran victoriosos y Supremo Maestro Mago.
No permitas que te ensalcen en exceso ni ensanches tu rostro; no te ensoberbezcas como si estuvieras triunfando en un escenario; cual águilas y tigres victoriosos, como si estuvieras luciendo un escudo, como si todo el escudo de HUITZILOPOCHTLI, estuviera en tus manos.
Los soldados victoriosos corrieron a quitarle las cadenas a Fatal, y en aquel mismo instante, se vio aparecer por el cielo dos carrozas resplandecientes de luz.
Salía la procesión, que anduvo alrededor de la iglesia, y distinguíanse las imágenes en sus andas, con los mantos bordados que brillaban al sol, y los rojos pendones parroquiales que iban delante, flameando victoriosos como triunfos litúrgicos.
Como bien sabido lo tiene Vd., carísimo amigo mío, de aquel especial odio que profesa el toro bravo por hombre y caballo, que al momento las bestias la emprendieron sobre las nobles cabalgaduras y destripadas que eran y sus jinetes caídos, embarazados que estaban de sus pesados petos y guanteletes, nuestros bureles alternaban caballos con soldados; alzados guiñapos volaban por los aires, aquellos engreídos victoriosos caballeros que, o bien caían desarmados para ser nuevamente cogidos en vilo, o eran recibidos en el aire para ser ensartados y despedidos con preciso golpe por aquellas reses, de esa bravura heredada por generaciones.
Muertes e incendios a miles cometidos por contrarios victoriosos e invencibles, que demuelen las iglesias y se temen que se avisten dentro de poco en Palencia y a todos nos aniquilen; y ese mancebo os dijera: «Ven, es forzoso seguirme; yo sólo puedo salvarte, ¡yo te amo!» ¿Osarais seguirle?
Mientras tengamos a gente en peligro, mientras tengamos a hombres y mujeres uniformados en tiempo de guerra, la prioridad primordial de este gobierno es asegurar que ellos tengan todo lo que necesiten para salir victoriosos en la guerra contra el terrorismo.
Tú diste principio, da hoy término a mis cantos; acepta éstos, que he escrito compelido por ti, y permite a esta hiedra que circunde tus sienes entre victoriosos lauros.
Pero más los quietó el viento, que volvió a refrescar de modo que, dándole todas las velas, sin tener necesidad de amainallas, ni aun de templallas, dentro de nueve días se hallaron a la vista de Londres, y cuando en él, victoriosos volvieron, habría treinta días que dél faltaban.