viandante

(redireccionado de viandantes)
También se encuentra en: Sinónimos.

viandante

1. s. m. y f. Persona que va a pie en la vía pública cada vez hay menos sitio para los viandantes en las ciudades. peatón, transeúnte
2. Persona que hace un viaje o anda un camino. caminante

viandante

 
com. Persona que va de camino o que pasa la mayor parte del tiempo por los caminos.

viandante

(bjan'dante)
sustantivo
persona que transita a pie El viandante debe cruzar la calle en la esquina.
Sinónimos

viandante

cosustantivo masculino
Traducciones

viandante

rambler

viandante

viatore

viandante

SMF (= peatón) → pedestrian; (= paseante) → passer-by; (= viajero) → traveller, traveler (EEUU)
Ejemplos ?
Para el descanso de los arrieros y viandantes, fue instalada una venta en el camino de Moguer, y muy cerca en el Hato Rincón, crecieron algunas chozas.
Como no escaseaban en aquella parte del mundo las buenas almas, pudieron avanzar, no sin trabajos, en su cautelosa marcha, y al fin llegaron a la vera de una ciudad grandísima, de gigantescos muros y colosales monumentos, cuya vista lejana recreaba y suspendía el ánimo de los pobres viandantes.
En esto, el que había calumniado tan gravemente mi nombre, sacó mil escudos en oro que traía ocultos en el embozo del vestido. Los había robado, según dijo, a varios viandantes, y su probidad le obligaba a depositarlos en la caja común.
A cada momento necesita Beleño lidiar con pasajeros y viandantes británicos, que desembarcan infaliblemente, aunque sólo dispongan de dos horas para hacerlo.
Asimismo prohíbo el estacionamiento de viandantes, quienes serán detenidos y juzgados como desobedientes si no circularen a la primera orden que para ello les diera la fuerza pública.
Las sombras del crepúsculo obscurecían ya el camino cuando llegamos a una rica y populosa ciudad, cuyos habitantes nos excitaron a pasar allí la noche y parte del siguiente día, «porque, nos decían, numerosos lobos, enormes, de extraordinaria corpulencia y temibles por su gran ferocidad, acostumbran invadir frecuentemente esta comarca. Han llagado a apoderarse de los caminos y atacan como bandidos a los viandantes.
Al latir enhiesto de su tugurio agitado, tumulto de hogueras viandantes, sin saber por qué caminos palpitarse, revuelto en sus extravíos, el corazón que lo alzaba encerró su pánico entre la soledad...
Vecinos.- Los Vecinos que hay en la Ciudad son: españoles casados diez, criollos casados 15, solteros españoles 3, criollos 17, tienen hijos varones 37, hijas 33. Esclavos.- Esclavos 33, esclavas 14./ Viudas pobres hay 6, españoles viandantes 3.
Aconsejamos, pues, al viajero de bien, esto es, al que sólo anhela llegar al término de su viaje con la menor incomodidad posible, que evite las asechanzas de los hospedadores, de sus espías y de sus auxiliadores; y para lograrlo no fuera malo se proveyese de parches con que taparse un ojo, de narices de cartón con que desfigurarse o de alguna peluca de distinto color del de su cabello que variase su fisonomía, ya que no está en uso caminar con antifaz o antiparra, como en otro tiempo; y con tales apósitos debería disfrazarse y encubrirse a la entrada de los pueblos donde tuviese algún conocido, usando de estas prudentes precauciones, amén de las ya sabidas y usadas por los prudentes viandantes de no decir su nombre en los mesones y posadas...
La primera vez que se presentó a visitarme en mi casa, lo hizo en casi completo estado de ebriedad, faltándole el respeto a una vieja criada que salió a recibirlo y gritando a voz en cuello de manera que hasta los viandantes que pasaban por la calle podían escucharle: –¿Y dónde está la banda de música con que debían festejar mi hermosa presencia?
Al día siguiente, me trae otra vez aquí. Los viandantes me hacen graciosamente limosnas, y, gracias a ellas, subsisto. Preguntó Jesús: ¿Por qué no te has presentado a los médicos, para que te curen?
Los edificios se lavan y se asean, el agua limpia las calles, los viandantes andan de prisa vestidos de fantasía, los carruajes se ponen en movimiento y van dando cabezadas a un lado y otro como quien opina de diferente modo; los carros de los vendedores atraviesan despavoridos las bocacalles provistos de su perro malhumorado, cuya misión es gruñir sin motivo a los que no piensan robar; los caballos trotan haciendo saltar chispas de diamante; las mujeres levantan coquetamente sus vestidos, y los célibes se paran en las esquinas esperando algo que no llega, hasta ver pasar a cuantas se avista en todas direcciones.