vesre

vesre

s. m. Argent. Creación de palabras por inversión de sílabas que se usan como jerga o con fines humorísticos gomia por amigo, vesre por revés.
Traducciones

vesre

SM (Argentina) vesrre SM (Argentina) → back slang
Ejemplos ?
Vesre, verse o verre («revés» al vesre) es el mecanismo de formación de palabras que consiste en la permutación o metátesis de las sílabas de una palabra española, propio del castellano rioplatense.
Ahora bien, como el vesre puede ser bastante fácilmente "decodificado" en poco tiempo por un oyente habitual, su función lingüística actual es la de una coloquialidad que supone un fuerte grado de confianza (aunque en los medios masivos de comunicación esta coloquialidad se transforma en una pseudoconfianza en la cual se implica a la audiencia).
En algunas ocasiones, el término en vesre cambia parcialmente su significado; por ejemplo hotel se transforma en telo, que es un albergue transitorio.
La evolución de las palabras del vesre rioplatense suele ser, como en el caso de las palabras en lunfardo, bastante frecuente en el tiempo.
En este fragmento del poema podemos encontrar varias palabras en vesre, como trompa, por patrón; nami, por mina (mujer, muchacha en lunfardo) y ortiba (originalmente d ortiba) por batidor, es decir soplón, delator.
En cuanto forma de jerigonza, su función ha sido inicialmente cierto grado de complicidad al dificultar -al menos mínimamente- lo expresado en vesre a alguien extraño al endogrupo.
En la obra Romances de germanía de varios autores, editada en 1609 por Juan Hidalgo, ya aparecen vocablos en vesre, lo que nos indica su vieja data.
En el Río de la Plata el hablar al vesre comenzó en el último cuarto del siglo XIX y, como recurso jocoso, fue utilizado por los sainetistas, autores teatrales y poetas populares entre 1910 y 1940.
el vesre ha dejado de ser un sociolecto y un cronolecto y son frecuentes frases como «el que te jedi» ('el que te dije') frase muy común usada para aludir a un sujeto tácito que no se quiere nombrar en muchos casos por considerárselo portador de problemas o incluso de infortunio).
Aunque según algunos autores el vesre no es lunfardo, lo cierto es que muchos términos en lunfardo también corresponden al vesre.
Esta palabra, "tocuen", y su aclaración, es recordada por todos los "hinchas" (alentadores) del fútbol y los entendidos en la semiología como un ejemplo cabal del vesre.
El intento de generar una nueva palabra (es decir, un neologismo) en vesre, hecho que es casi siempre fácil de realizar, no suele ser exitoso, ya que requiere la inmediata comprensión del oyente y su difusión y aceptación en un círculo más extenso; la difusión y aceptación suele estar dada muchas veces por la sonoridad del neologismo en vesre, la recordabilidad (por su pronunciación) del neologismo e incluso el efecto humorístico que la sonoridad del neologismo posea.