vero


También se encuentra en: Sinónimos.

vero

(Del lat. verus, verdadero.)
1. s. m. Piel de marta cebellina, que se usa en peletería.
2. HERÁLDICA Forro heráldico representado por figuras de campanas opuestas por las bocas combinando un metal y un color.

vero

 
m. Marta.
m. pl. blas. Esmaltes que cubren el escudo en forma de campanillas alternadas, unas de plata y otras de azur, con las bocas opuestas.
Ejemplos ?
En noviembre de 1907 obtuvo la habilitación para enseñar francés y en marzo de 1908 fue enviado como profesor de francés en el Colegio Cívico de Oneglia, donde enseñará también italiano, historia y geografía. Allí dirige también el semanario socialista La lima con el seudónimo de «Vero Eretico».
Marco Aurelio y Lucio Vero fueron hijos adoptivos de Antonino Pío por mandato de Adriano y los dos primeros que imperaron conjuntamente en la historia de Roma.
Rupilia Faustina (la abuela paterna de Marco Aurelio) y Vibia Sabina eran hermanastras, ambas hijas de Salonina Matidia, sobrina del emperador Trajano. Tras la muerte de su padre, fue adoptado y designado heredero por su madre y por su abuelo paterno, Marco Annio Vero.
Al nacer, el futuro emperador recibió el nombre de Marco Annio Catilio Severo. Era el único heredero varón del político Marco Annio Vero y Domicia Lucila.
Tras la muerte de Aelio Vero, Adriano adoptó a Tito Fulvio Boionio Arrio Aurelio Antonino, uno de los cuatro legatus consularis de Italia que había ostentado el proconsulado de Asia.
Cuentan que el papa exclamó al verlo terminado: «Troppo vero!» («¡Demasiado verdadero!»), ya que le mostraba tal cual era, sin embellecimiento alguno.
El 25 de febrero de 138 se le concedió la tribunicia potestas y el imperium. Asimismo, una de las condiciones de la adopción de Antonino era que éste adoptara a Lucio Ceionio Cómodo y a Marco Annio Vero.
Las intenciones de Adriano han sido intensamente debatidas; aunque se ha establecido que Annio Vero —el emperador Marco Aurelio— era el sucesor electo, otros escriben que el emperador trataba de favorecer a Ceionio Cómodo —heredero de Aelio Vero— aunque se vio obligado al mismo tiempo de mostrar favor hacia Annio Vero a causa de sus conexiones con los senadores narbonenses e hispanos, uno de los cuales era él mismo.
Con el objeto de resolver la cuestión sucesoria adoptó a uno de los cónsules ordinarios del año 136, Lucio Ceionio Cómodo, que tomó el nombre de Lucio Aelio Vero.
Tras el término de la construcción (139) se incineraron sus restos y se trasladaron las cenizas al mausoleo, donde ya estaban las de Vibia Sabina y las de Lucio Aelio Vero —al que el emperador había adoptado— que había muerto un año antes.
Otros expertos afirman que fue Antonino Pío —tío de Annio Vero— el que le colocó en una situación favorable con respecto a Annio Vero; el que Annio Vero se divorciara de Ceionia Fabia y se casara con Annia Faustina —heredera de Antonino Pío— apoya esta teoría.
A su ascenso al trono el mismo Marco Aurelio quiso reinar con Lucio Vero. Los autores clásicos describen los últimos años del reinado como «una época marcada por los conflictos y la infelicidad».