verga

(redireccionado de vergas)
También se encuentra en: Sinónimos.

verga

(Del lat. virga, vara.)
1. s. f. Miembro genital de los mamíferos.
2. Arco de acero de la ballesta.
3. Vara o palo delgado.
4. CONSTRUCCIÓN Varilla de plomo o cinc con ranuras en los cantos que sirve para unir entre sí los cristales de una ventana o vidriera.
5. NÁUTICA Percha giratoria que se coloca en la parte de proa de un palo o mástil y sirve para sujetar el grátil de una vela.
6. verga seca NÁUTICA La mayor del palo mesana que no lleva vela.
7. verga toledana NÁUTICA, METROLOGÍA Medida de longitud antigua equivalente a dos codos.
8. vergas en alto loc. adv. NÁUTICA Forma de indicar que la nave está a punto de zarpar.

verga

 
f. zool. Miembro genital de los mamíferos.
Arco de acero de la ballesta.
Palo delgado.

verga

('beɾγa)
sustantivo femenino
1. palo delgado un verga de mimbre
2. genital masculino del mamífero la verga del burro
3. travesaño que sujeta la vela La verga sujeta el grátil de la vela.
Sinónimos

verga

sustantivo femenino
pene, falo, miembro viril, pito (col.), polla (malsonante), minga (col.), cipote (malsonante), picha (col.), pilila (col.).

verga:

carajomanubrio, banana, pistola (fig.), pene, instrumento, mástil, pepino, miembro viril, pilila, picha, rabo, cipote, pito, polla, plátano, pinchila (NoRAE), miembro, minga, falo,
Traducciones

verga

cock, steel bow, yard, penis

verga

verge, baguette, bite, zguègue, zob

verga

verga

verga

Rah

verga

haan

verga

ديك

verga

公鸡

verga

公雞

verga

hane

verga

kukko

verga

수탉

verga

SF
1. (= vara) → rod, stick (Náut) → yard(arm), spar
2. (Zool) → penis [de hombre] → prick, cock
me vale vergaI don't give a toss
¡ni verga!you must be joking!, no bloody way !
3. (CAm) a vergaby hook or by crook
por la verga grandeat the back of beyond
Ejemplos ?
La tripulación sube a las vergas; extiéndese rica alfombra en la escala de estríbor, y la música y los tambores baten la Marcha Real Española...
en ese cuarto que espanta de pensar que vive en él el tirano Juan Manuel, restaurador de las leyes, entre jeringas y fuelles, puñales, vergas, limetas, armas, serruchos, gacetas, bolas, lazos maniadores y otra porción de primores; pues lo primero que vió Isidora en cuanto entró, fue un cartel, con grandes letras sobre él, y una manea colgada de una lonja bien granada: y el letrero decía así: "¡Esta es del cuero del traidor Berón de Astrada!
pues, si no, sale y pregona, que ya tengo convulsiones, de ver que los salvajones, se lo limpian a Alderete; y después, que lo sujete el demonio al Pardejón, que viene, y en un cañón de taco me hace meter, y ahí nomás lo hace prender; cosa que en cuanto reviente ¡a los infiernos me avente donde con vergas y fuelles vaya a restaurar las leyes!...
Venía tras él Miguel de Vergas, diciendo: -Yo soy el Miguel de las negaciones sin qué ni para qué y siempre ando con un no a las ancas:, y nadie me concede nada, y no sé por qué, ni qué he hecho yo.
Estas bolas suben y bajan y durante el excesivo cosquilleo que ocasionan, él chupa vergas, se traga el semen, hace cagar traseros de prostitutas, se traga la mierda.
Efectivamente, sonó la campana y, como nadie había descargado durante la velada y todas las vergas estaban, sin embargo, levantadas, fueron a cenar prometiéndose firmemente resarcirse en las orgías.
eran amigos de la infancia y desde entonces no habían dejado de recordar su placer de colegiales. En cuanto a Constanza, sirvió de poco en aquella reunión; limpió culos, chupó y masturbó algunas vergas, a todo lo más.
Todavía se mantenía erguido un pedazo de alguno de los mástiles, del cual colgaban algunas vergas y motones, que bailaban zamarreados por el viento, haciendo un ruido al que acompañaban los albatros, que giraban y gritaban alrededor del melancólico esqueleto.
Muchos indios adultos fueron incorporados al ejército, a la escuadra, cambiando la lanza por el remington, el caballo por las vergas del palo mayor.
Esta última escena lo enfureció completamente; echó a su adonis sobre la cama, se tendió sobre él, oprimió a la vez las dos vergas, pegó la boca a los labios del hermoso muchacho y cuando hubo logrado calentarlo con sus caricias, le procura el placer divino al mismo tiempo que lo saborea él mismo; ambos eyaculan a la vez.
de Saint-Auge, a caballo a lomos de Agustín, me ofrecería sus nalgas a besar; armada con un puñado de vergas, quizá pudiera, inclinándose un poco, según me parece, azotar al caballero, a quien esta estimulante ceremonia incitaría a no tener contemplaciones con nuestra alma.
Cuando el caballero se ha corrido, el grupo se deshace.) DOLMANCÉ: ¡Cómo! ¡Esta golfa no ha vuelto en sí todavía! ¡Vergas! ¡Vergas!...