vergüenzas

Búsquedas relacionadas con vergüenzas: verguenza

vergüenzas

(beɾ'γwenθas)
sustantivo femenino plural
partes externas de los órganos sexuales de las personas La tradición pictórica occidental tapaba las vergüenzas de Adán y Eva con hojas de parra.
Traducciones

vergüenzas

genitals
Ejemplos ?
Los generales alfonsistas huyen delante de nosotros, y nosotros delante de los generales alfonsistas. Es una guerra para conquistar grados y vergüenzas.
Es la protesta instintiva y apasionada del ser humano contra las estrecheces, las chaturas, los dolores y las vergüenzas de una existencia miserable.
¡A eso le llaman los hombres sabiduría, a representar farsas y a andar sobre dos pies! »¡Y es claro, el perro que se pone en dos pies va enseñando impúdica, cínicamente, sus vergüenzas, de cara!
La clase que había sacado dinero del país y había adquirido inmuebles en el extranjero, vivió el terror de que se publicaran sus nombres en las listas de que yo disponía, lo que significaba, amén de vergüenzas, el riesgo grave de la investigación fiscal.
Yacer en el suelo, habiendo sido atravesado en la lid por el agudo bronce, es decoroso para un joven, y cuanto de él pueda verse, todo es bello, a pesar de la muerte; pero que los perros destrocen la cabeza y la barba encanecidas y las vergüenzas de un anciano muerto en la guerra, es lo más triste de cuanto les puede ocurrir a los míseros mortales.
Entre las cosas que me veo precisado a silenciar, porque son muchas, una es ésta: En las encrucijadas de Italia se celebraban los misterios de Libero -dice Varrón-, y con tal libertinaje y torpeza, que en su honor se reverenciaban las vergüenzas de los hombres.
Me parecía que, en los segundos que sostuve la suya había leído en mí, como en un libro abierto la orgía de la víspera, la borrachera de opio, y penetrando más lejos, la puñalada a la Orloff, las crápulas de París, todas las debilidades, todas las miserias, todas las vergüenzas de mi vida.
No orines de pie contra Helios, y desde que se ponga hasta que salga, no lo hagas tampoco desnudo en medio o fuera del camino, porque las noches son de los dioses. Un hombre prudente se retrae para no mostrar sus vergüenzas, o bien se arrima al muro de un corral.
A todo puede ponerse coto con inteligencia, con paciencia y con dinero, bien es cierto, pero quizá metiendo, antes de nada, un poco de orden en nuestro pensamiento y el necesario coto a nuestras inexplicables e ingenuas vergüenzas.
Así hizo el hombre al ponerse de pie, al convertirse en un mamífero vertical, y sintió al punto vergüenza y la necesidad moral de taparse las vergüenzas que enseñaba.
Las mudas soledades egoístas agachan sus vergüenzas excitadas y sus caretas se rompen en la iglesia donde ruedan las poses de antiguallas decantadas.
REVUELTAS Porque tu mundo no es de billeteras te pusieron en letras menores, José, más pequeñas que limosnas, apenas insinuadas en algún rincón del diario que pudieron regalarte sobre anuncios de putas en reventa, carteles de calzones con vaqueros que no tapan sus vergüenzas; columnas con las mismas demagogias de culeras nalgas retratos de los siempre oportunistas tras la paga.