verdulera


También se encuentra en: Sinónimos.
Traducciones

verdulera

SF (pey) → fishwife, coarse woman
V tb verdulero
Ejemplos ?
Davies también le hizo algunos cambios al personaje de Donna, que "pasó de gritar como una verdulera a ser alguien bastante vulnerable y emocional".
Una chica huérfana quien tiene de vecino a su amor platónico: Hirohito Souda. Ella es una verdulera que por esto no tiene amigos.
Es la historia piloto de Dice. Trata sobre una chica huérfana de 15 años llamada Airi Matsuzaka, una verdulera enamorada de su su vecino, Hirohito Souda.
Se crio en el barrio porteño de Villa Lugano, lugar donde conoció y se enamoró del tango luego de ver un vecino tocando el bandoneón. Al principio tocaba la verdulera pero después de oír el bandoneón cambio definitivamente de instrumento.
Otros personajes: Podemos citar, por ejemplo, a la tía Negra, una vieja borracha y verdulera, a la señora Benjamina (o Doña Pitusa, como le apodan los vecinos), cuyo hijo, apodado el Chuleta, trabaja en una funeraria, o Don Cleto, un viejecito que vive de las caridades de sus amigos.
Otros tipos de la casa: Lulú estaba interesada casi exclusivamente en su vecindario, que son personajes muy diversos y con sus historias o curiosidades. Vivía la tía Negra, una vieja verdulera, alcohólica, republicana.
De esta mixtura de estilos surgió un ritmo similar a la chacarera santiagueña que al compás de la verdulera la retrasó en velocidad un tiempo y medio hasta diferenciarse en tiempos compases con la chacarera santiagueña.
Solo y abandonado desde los nueve años, por muerte de la verdulera que le había sacado de la Inclusa, iba rodando, pretendiendo, instintivamente, hacer algo remunerable, y sin acertar qué.
Entrando en alguna iglesia ¿no ha reparado el curioso lector, en algunos instantes que haya tenido el espíritu desocupado esperando a que salga misa, algun retablo de Animas donde en confuso zurriburri está revuelto el rey con el carbonero, la monja con la ramera, el papa con el ladron, el soldado con el fraile, la emperatriz con la verdulera; y en fin mezcladas y confusas gentes de todas categorías, sexo, edad, estado, nacion, y lengua?
Si uno compra orfos y no quiere membradas, el que vende estos peces en el puesto inmediato grita al momento: «Ese hom­bre quiere regalarse como durante la tiranía.» Si otro pide puerros para sazonar las anchoas, la verdulera, mirándote de soslayo, le dice: «Puerros, ¿eh?
El Gil Blas contó una vez, en un suelto, el antojo que tuvo al ver en una feria a un jayán que medio desnudo levantaba pesos de a diez arrobas, y la seducción del Hércules hecha por ella al terminarse el espectáculo y la llevada de éste entre su coche, y el encierro con él durante dos días y dos noches en la alcoba por donde han pasado todos los que han tenido modo de disponer de unos cuantos billetes de a mil francos para pagarse ese capricho por una noche. Es una Mesalina comprable; grosera como una verdulera y hermosa como una venus griega...
Ella rehúsa la oferta y se dirige al puesto de la verdulera, la cual quiere venderle una extraña verdura atada formando manojo y de color negro.