verdugo

(redireccionado de verdugos)
También se encuentra en: Sinónimos.

verdugo

1. s. m. DERECHO Funcionario de justicia que ejecuta la pena de muerte.
2. Estoque delgado. verduguillo
3. Vara, mimbre o cualquier otra materia flexible que se usaba para azotar. azote
4. Señal que deja en el cuerpo el golpe del azote. verdugón
5. Aro de sortija.
6. INDUMENTARIA Y MODA Prenda de vestir de abrigo que cubre toda la cabeza excepto los ojos y la nariz. pasamontañas
7. Persona que trata con crueldad a las que dependen de ella. victimario
8. Cosa que atormenta o molesta mucho. martirio
9. BOTÁNICA Verdugón, tallo verde o renuevo de un árbol.
10. CONSTRUCCIÓN Hilada horizontal que se intercala en una obra de otro material. verdugada
11. ZOOLOGÍA Ave paseriforme, de plumaje ceniciento, pico robusto y ganchudo y alas y cola negras, que fue usado en cetrería.

verdugo

 
m. Azote de materia flexible.
Roncha que levanta en la piel el golpe de este azote.
Ministro de justicia que ejecuta las penas de muerte.
Aro de sortija.
fig.Persona muy cruel o cosa que atormenta mucho.
taur. Estoque muy delgado.

verdugo

(beɾ'ðuγo)
sustantivo masculino
1. persona que ejecuta o aplica torturas corporales a los condenados Los verdugos llevaban una capucha que ocultaba su identidad.
2. persona que es cruel y da malos tratos a otros El profesor de química es el verdugo de la carrera.
3. gorro de lana que cubre todo el rostro dejando un lugar para los ojos Los montañistas usaban verdugos para protegerse del frío.
Traducciones

verdugo

Henker

verdugo

bourreau

verdugo

палач

verdugo

beul

verdugo

carrasco

verdugo

刽子手

verdugo

劊子手

verdugo

Kat

verdugo

bøddel

verdugo

bödel

verdugo

SM
1. (= ejecutor) → executioner; (en la horca) → hangman
2. (= tirano) → cruel master, tyrant; (= atormentador) → tormentor
3. (= látigo) → lash
4. (= tormento) → torment
5. (= cardenal) → welt, weal
6. (Bot) → shoot
7. (= estoque) → rapier
8. (= pasamontañas) → balaclava

verdugo verdugón

m welt, wheal
Ejemplos ?
Bueno es que aquellos compañeros y los del sur se pongan de acuerdo para hacer obra rápida y seria de propósito común que nuestros afectos por Ferrer no degeneren en lirismos y fantasías de idólatras; su obra está en manos de los que amamos la libertad; continúandola, protestamos contra sus verdugos y herimos directamente al despotismo.
---- La unión para obedecer y respetar a los verdugos ha traído a los hombres la opresión y la miseria; la unión en la desobediencia y en la acción irrespetuosa dará a los esclavos el pan y la Libertad.
Me parece infalible la total pérdida de lo conquistado y la de toda la empresa, con el agregado de la de nuestras propias vidas y seguridad, pues ni en la mas infeliz ranchería la hallariamos, viéndonos cobardes y fugitivos, sino que ellos mismos seria nuestros verdugos.
Pero ya no le cabía duda alguna; allí, delante de sus ojos, estaban aquellos horribles instrumentos de martirio, y los feroces verdugos sólo aguardaban a la víctima.
Ha compelido a nuestros conciudadanos hechos prisioneros en alta mar a llevar armas contra su patria, constituyéndose en verdugos de sus amigos y hermanos o a caer ellos mismos por sus manos.
Era su presencia agüero De horrendas calamidades, Y era su nombre un conjuro De desventuras y males. Seguíanle por do quiera En apiñada falange Alguaciles y verdugos Con hachas y con dogales.
Para José Lugo, la pena de muerte. Su juventud vigorosa, su audacia, su personalidad simpática y resuelta hirieron la mente atrabiliaria de los verdugos.
Si hubiera un Infierno, él estaría repleto, no de miserables como yo, sino de bribones como tú, que atan con el miedo la mano del pobre para que no la levante contra sus verdugos.
(Se desabrocha la camisa y posa la mano sobre el pecho.); ¡Matadme! ¡Asesinad a vuestro hermano de clase, para que vuestros verdugos sean felices!
Cuando se supo en Auriabella el suplicio atroz del que llama el vulgo San Antonio de Illaos; cuando se tuvieron pormenores de aquella admirable constancia del joven mártir, que repetía en las torturas, al sentir las agudas cuñas hincársele en los dedos apretados por tablillas y en las piernas sujetas al cepo: «Jesús mío, sólo te pido que los salves, que les abras los ojos», refiriéndose a los impasibles verdugos que le atormentaban con asiática frialdad...
Si cualquiera de vosotros, o todos juntos, hallarais ocasión propicia de vengar la muerte de doscientos ochenta y cinco compatriotas y de salvar la vida a otros doscientos más; si sacrificando vuestra existencia pudieseis desenojar la indignada sombra de vuestros antepasados, castigar a los verdugos de doscientos ochenta y cinco héroes, y librar de la muerte a doscientos compañeros, a doscientos hermanos, aumentando así las huestes del ejército patrio con doscientos campeones de la independencia nacional, ¿repararíais ni un momento en vuestra miserable vida?
El Capitán Silver, que embadurnaba telas de un modo abominable, hizo un retrato de Enriqueta Dogson en esta facha, y para agravar su crimen, situó tras ella dos forajidos ventrudos, cara de luna de betún y labios como rajas de sandía. Semejantes sujetos, vestidos al modo bizantino, podían ser eunucos, verdugos o sabe Alá qué.