verdugo


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con verdugo: vertigo

verdugo

1. s. m. DERECHO Funcionario de justicia que ejecuta la pena de muerte.
2. Estoque delgado. verduguillo
3. Vara, mimbre o cualquier otra materia flexible que se usaba para azotar. azote
4. Señal que deja en el cuerpo el golpe del azote. verdugón
5. Aro de sortija.
6. INDUMENTARIA Y MODA Prenda de vestir de abrigo que cubre toda la cabeza excepto los ojos y la nariz. pasamontañas
7. Persona que trata con crueldad a las que dependen de ella. victimario
8. Cosa que atormenta o molesta mucho. martirio
9. BOTÁNICA Verdugón, tallo verde o renuevo de un árbol.
10. CONSTRUCCIÓN Hilada horizontal que se intercala en una obra de otro material. verdugada
11. ZOOLOGÍA Ave paseriforme, de plumaje ceniciento, pico robusto y ganchudo y alas y cola negras, que fue usado en cetrería.

verdugo

 
m. Azote de materia flexible.
Roncha que levanta en la piel el golpe de este azote.
Ministro de justicia que ejecuta las penas de muerte.
Aro de sortija.
fig.Persona muy cruel o cosa que atormenta mucho.
taur. Estoque muy delgado.

verdugo

(beɾ'ðuγo)
sustantivo masculino
1. persona que ejecuta o aplica torturas corporales a los condenados Los verdugos llevaban una capucha que ocultaba su identidad.
2. persona que es cruel y da malos tratos a otros El profesor de química es el verdugo de la carrera.
3. gorro de lana que cubre todo el rostro dejando un lugar para los ojos Los montañistas usaban verdugos para protegerse del frío.
Traducciones

verdugo

Henker

verdugo

bourreau

verdugo

палач

verdugo

beul

verdugo

carrasco

verdugo

刽子手

verdugo

劊子手

verdugo

Kat

verdugo

bøddel

verdugo

bödel

verdugo

SM
1. (= ejecutor) → executioner; (en la horca) → hangman
2. (= tirano) → cruel master, tyrant; (= atormentador) → tormentor
3. (= látigo) → lash
4. (= tormento) → torment
5. (= cardenal) → welt, weal
6. (Bot) → shoot
7. (= estoque) → rapier
8. (= pasamontañas) → balaclava

verdugo verdugón

m welt, wheal
Ejemplos ?
Tu hermano traicionaba por igual al Califa y al Sultán Tu hermano me encontró cuando el hacha del verdugo estaba muy cerca de su cabeza.
Alonso de Molina se quedó en Tumbes, enamorado de una india, y fué asesinado por los naturales; Pedro Alcón murió loco; Martín Paz falleció en la Gorgona, víctima de la fiebre; Alonso de Molina es el héroe de una novela de Marmontel; y Francisco de Cuellar murió á manos del verdugo, ignorándose por completo si Carrión y Sorialuce militaron después en el Perú.
¡yo bien sé que el olvidar su nombre es la eterna vergüenza de mi vida! ¡Dejad que, á gritos, al verdugo llame! ¡Que me arranque, á puñados, el cabello!
Yo no he de ser como el verdugo de Málaga, que se murió de pena, porque á un conocido suyo le echó el sastre á perder unos pantalones sacándoselos estrechos de pretina.
Maciel 68 Nicolás Romani 69 Juan Indio Verdugo 70 Luis, Indio Zapatero 71 Doña Nicolasa Toledo 72 Esteban Cabrera 73 Melchor Suluaga 74 Pedro del Águila 75 Pascual Tabuada 76 Juan de Leiva 77 Manuel Santiago 78 Francisco Palacios 79 Juan de Rojas 80 Manuel de Rojas 81 José Poblete 82 Guillermo Poblete 83 Juan Contreras 84 Antonio Poblete 85 Javier Poblete 86 Diego de Salas 87 Doña Sebastiana de Herrera 88 Pedro Celestino 89 Don José de Besoaín Hidalgo de la Barrera 90 Antonio de Leiva 91 Don José Prieto 92 Rosa de Meya 93 Pedro Santander 94 Josefa Espejo 95 José Astudillo NOTA: La colocación que llevan estas personas es la que se encuentra en los respectivos padrones
Arnoldo Martínez Verdugo: - Ciudadanos diputados: El día de ayer tuvo oportunidad de asistir a una de las múltiples asambleas que están realizando los habitantes, casi todos ellos damnificados, de Nonoalco, Tlatelolco.
Ricardo Canavati Tafich, Presidente.- Dip. Juan Manuel Verdugo Rosas, Secretario.- Sen. Gustavo Almaraz Montaño, Secretario.- Rúbricas." En cumplimiento de lo dispuesto por la fracción I del Artículo 89 la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y para su debida publicación y observancia, expido el presente Decreto en la residencia del Poder Ejecutivo Federal, en la Ciudad de México, Distrito Federal, a los veinte días del mes de diciembre de mil novecientos noventa.- Carlos Salinas de Gortari.- Rúbrica.- El Secretario de Gobernación,
(El oficial cae muerto a sus pies: los soldados, asombrados, descansan las armas.) En nombre de la Ley venías a aprehenderme; pues bien, ¡en nombre de la Justicia me defiendo! (A los soldados, con tono solemne.) He muerto a vuestro verdugo: ¿os atreveréis a prender a vuestro hermano?
Lidió por su libertad Como valeroso y grande, Mas vencieron los de Cárlos Y es inútil lamentarle. Su crímen fue ser vencido, Y fué el iracundo alcalde Su juez y verdugo á un tiempo.
(reponia la sombra) »¡Mientes! si hacerte le plugo »Su juez, jamás su verdugo »Te nombró el Emperador. »¡Mientes, sí, dióte la vara »Que aunque castiga no humilla, »Mas no te dió la cuchilla »Ni el dogal infamador.
¿Éste jode a muchas y se hace el que es atractivo, y no al molino es entregado y al asno? A él si alguna lo toca, ¿no que ella podría, pensemos, de un enfermo verdugo el culo lamer?
Hace algunos años, reciente la crisis, el Banco de Obras Públicas consideró que los gastos de mantenimiento no convenían a la política institucional del Banco de Obras Públicas y canalizó, como dice el diputado Martínez Verdugo, el problema Banobras quienes utilizaron, digo a otra institución de vivienda para que ella tomara la braza ardiendo del problema que significa Tlaltelolco en relación al problema económico.