venerable

(redireccionado de venerables)
También se encuentra en: Sinónimos.

venerable

1. adj. Que es digno de veneración aspecto venerable; venerable anciano. honorable
2. Se aplica como epíteto a las personas de conocida virtud.
3. s. m. y f. RELIGIÓN Primer título que la Iglesia católica concede a los que mueren con fama de santidad.
4. s. m. Presidente de una logia masónica.

venerable

 
adj. Digno de veneración, de respeto.
adj.-com. catol. Díc. del primer título que la Iglesia concede a los que mueren con fama de santidad.

venerable

(bene'ɾaβle)
abreviación
que merece respeto y admiración un juez venerable
Sinónimos
Traducciones

venerable

vénérable

venerable

Venerável

venerable

الجليلة

venerable

Вековни

venerable

Ærværdige

venerable

오래된

venerable

ADJvenerable
Ejemplos ?
Sobre la devoción a San José. A Nuestros Venerables Hermanos los Patriarcas, Primados, Arzobispos y otros Ordinarios, en Paz y Unión con la Sede Apostólica.
Conocí en el pueblo de Extremadura, donde me llevó mi desgracia, a una muchacha bella, instruida y amable que, educada en la corte, había tenido, al terminar su enseñanza, que encerrarse como yo, en un lugar sin atractivo alguno. No parecía saber más que lo que le enseñaron las venerables madres del convento.
arta Encíclica promulgada por el Papa el 28 de diciembre de 1878 SOBRE EL SOCIALISMO, COMUNISMO, NIHILISMO 1.Nuestro apostólico cargo ya desde el principio de Nuestro pontificado Nos movió, Venerables Hermanos, a no dejar de indicaros, en las Cartas Encíclicas a vosotros dirigidas, la mortal pestilencia que serpentea por las más íntimas entrañas de la sociedad humana y la conduce al peligro extremo de ruina; al mismo tiempo hemos mostrado también los remedios más eficaces para que le fuera devuelta la salud y pudiera escapar de los gravísimos peligros que la amenazan.
Pongan en ello todo su entusiasmo y generosidad de celo los Ministros del Santuario; y, guiados por vuestra autoridad y con vuestro ejemplo, Venerables Hermanos, nunca se cansen de inculcar a todas las clases de la sociedad las máximas vitales del Evangelio; hagan cuanto puedan en trabajar por la salvación de los pueblos y sobre todo procuren defender en sí y encender en los demás, grandes y humildes, la caridad, que es señora y reina de todas las virtudes.
¡Y vosotros, venerables servidores!, humildes criados, cuyos penosos trabajos ningún gobierno había reconocido hasta hoy, venid a recibir la recompensa de vuestras virtudes silenciosas, y tened la convicción de que el Estado, en lo sucesivo, tiene los ojos puestos en vosotros, que os alienta, que os protege, que hará justicia a vuestras justas reclamaciones y aliviará en cuanto de él dependa la carga de vuestros penosos sacrificios.» El señor Lieuvain se volvió a sentar; el señor Derozerays se levantó y comenzó otro discurso.
Nosotros consagramos estos dos venerables principios...
Ilustres, venerables, egregios, nobles, magníficos y amados, los Fidelísimos diputados y oidores de cuentas de la de mi. Aumenta vuestra carta de 12 de marzo el dolor que continuamente padezco, siempre inseparable de mi memoria, en la precisión de haber de sacar mis tropas de este .
Dos veces se perdió, pero, por alguna razón, no se atrevió a preguntarles a los venerables ancianos y obesas matronas que charlaban sentados en los portales de sus casas, ni a los chiquillos que alborotaban jugando en el barro de los oscuros callejones.
n el balneario de Aguachirle, situado en lo más frondoso de una región de España muy fértil y pintoresca, todos están contentos, todos se estiman, todos se entienden, menos dos ancianos venerables, que desprecian al miserable vulgo de los bañistas y mutuamente se aborrecen.
Y en Cuba hay 400 000 negros esclavos, para los que, antes que España, decretaron los revolucionarios libertad –y hay negros bozales de 10 años, y niños de 11, y ancianos venerables de 80, y negros idiotas de 100 en los presidios políticos del Gobierno, –y son azotados por las calles, y mutilados por los golpes, y viven muriendo así.
Estas enseñanzas, venerables hermanos, que, dictadas por la fe y la razón al mismo tiempo, os hemos transmitido en cumplimiento de nuestro oficio apostólico, confiamos que habrán de ser fructuosas para muchos, principalmente al unir vuestros esfuerzos a los nuestros.
Nuestro comercio tiene pruebas repetidas de lo que digo; y a fe, a fe, que no pecó de pródigo con los venerables harapos de tan valientes marinos al extender los anchos pliegues de su rico manto.