venenoso

(redireccionado de venenosos)
También se encuentra en: Sinónimos.

venenoso, a

1. adj. Que produce envenenamiento la planta produce una sustancia venenosa. tóxico
2. Que contiene veneno líquido venenoso. ponzoñoso
3. Que desacredita o calumnia esa señora tiene una lengua venenosa. ponzoñoso

venenoso, -sa

(bene'noso, -sa)
abreviación
1. que contiene una sustancia tóxica La picadura del escorpión es venenosa.
2. que está dicho o hecho con mala intención un chisme venenoso
Sinónimos

venenoso

, venenosa
adjetivo
tóxico, ponzoñoso, deletéreo.
Deletéreo se dice gralte. de los gases y vapores.
«Ponzoñoso no se dice propiamente más que de los animales, o de las cosas que están infestadas de veneno de algún animal; y venenoso no se dice más que de las plantas. Así, el escorpión y la víbora son animales ponzoñosos, y el jugo de la cicuta o cañaheja es venenoso
Pedro María Olivé
Traducciones

venenoso

verinós

venenoso

giftig, hinterfotzig

venenoso

poisoneux, vénéneux, venimeux

venenoso

giftig

venenoso

zehirli

venenoso

سامّ

venenoso

jedovatý

venenoso

giftig

venenoso

myrkyllinen

venenoso

otrovan

venenoso

有毒な

venenoso

유해한

venenoso

giftig

venenoso

venenoso, veneno

venenoso

giftig

venenoso

ซึ่งเป็นพิษ

venenoso

độc

venenoso

有毒的, 毒药

venenoso

отрова

venenoso

毒藥

venenoso

רעל

venenoso

ADJ [animal] → poisonous, venomous; [planta, sustancia] → poisonous; [palabras, lengua] → venomous

venenoso-a

a. poisonous, venomous, toxic;
hiedra ___poison ivy.

venenoso -sa

adj poisonous
Ejemplos ?
Y es muy propio de las tierras desiertas y secas producir y criar copia y diversidad de sabandijas y animalejos venenosos, como se experimenta en mucha parte de África y en estas regiones de que vamos tratando.
Aun cuando las habitaciones sean palacios, aquella soledad, aquella gente tan ordinaria ... el cencerro del ganado, aquellos callejones llenos de zarzas, de charcos y bichos venenosos...
Cerca de tres siglos, el ser auténtico e inmortal de España agonizaba, desgarrado en la carne y en el espíritu, por los dardos venenosos y extranjeros de una concepción atea y materialista de la vida.
La Parca, en esto, las manos en la rueca y en el huso, como dicen, y los ojos en el vital estatuto, inexorable sonó la dura tijera, a cuyo mortal son Píramo, vuelto del parasismo profundo, el acero que Vulcano templó en venenosos zumos, eficazmente mortales y mágicamente infusos, valeroso desnudó y no como el otro Mucio asó entrépido la mano, sino el asador tradujo por el pecho a las espaldas.
«Mirtilo el cuadrero, el cocinero Efestio, Hipatavio el camarero, Apolonio el médico, han intentado echarlo, pero se ha revuelto contra todos furioso, y lo más grave es que sus venenosos mordiscos han comunicado a las bestias su mismo mal de rabia.» Esta noticia les dejó estupefactos.
Alguna vez di yo a Aristófano materia de entretenimiento, y toda aquella caterva de poetas cómicos derramó contra mí sus venenosos dicterios y donaires; y mi virtud se ilustró con lo que ellos pretendieron herirla, porque le está muy a cuento el ser desafiada y tentada; y ninguna conocen cuán grande sea, como los que desafiándola experimentaron su valentía.
Lo que más es, que los peces comiendo (como de ordinario sucede) de este pestilencial fruto son venenosos; da este árbol un licor espeso y blanco como el de la higuera y si alguno le toca con la mano levanta ampollas en la carne, tan rojas como si ardientemente se hubiera escaldado.
El valle de Moka, antes que lo estropearan los blancos, era un paraíso de helechos, en cuyo centro una fuente de agua hirviente dejaba escapar vapores venenosos que mataban a los pájaros que cometían la imprudencia de entrar en la atmósfera de sus emanaciones de óxido de carbono.
–Sin embargo, me imaginaba que era esta la ciencia, que hacía mucho tiempo buscábamos, porque a decir verdad, Clinias, siempre que hablo con los oradores, los encuentro admirables y su arte me parece divino; lo considero como una especie de encantamiento, porque así como por la virtud de los encantos se dulcifica el furor de las víboras, de las arañas, de los escorpiones, de otros animales venenosos, y el de las enfermedades, las arengas tienen igualmente fuerza de calmar el ánimo de los jueces, de los oyentes, de las asambleas y de la multitud; ¿no es este tu parecer?
No maquinamos ningún crimen, no nos escondemos para componer brebajes venenosos, no fulminamos la espada desnuda en nuestra mano: sólo deseamos poder amar sin riesgo gracias a tu favor.
Sumándose a estas fieras, están las víboras como la equis, la coral, culebra verde y arañas venenosas de aspecto repugnante, que andan filtrándose por debajo de los árboles, devorando el espacio con las luces ígneas de sus ojos. Estas arañas, como los alacranes, son temidas, porque con sus aguijones venenosos pueden causar hasta la muerte.
Hablamos, venerables hermanos, de un gran número de católicos seglares y, lo que es aún más deplorable, hasta de sacerdotes, los cuales, so pretexto de amor a la Iglesia, faltos en absoluto de conocimientos serios en filosofía y teología, e impregnados, por lo contrario, hasta la médula de los huesos, con venenosos errores bebidos en los escritos de los adversarios del catolicismo, se presentan, con desprecio de toda modestia, como restauradores de la Iglesia, y en apretada falange asaltan con audacia todo cuanto hay de más sagrado en la obra de Jesucristo, sin respetar ni aun la propia persona del divino Redentor, que con sacrílega temeridad rebajan a la categoría de puro y simple hombre.