venenoso


También se encuentra en: Sinónimos.

venenoso, a

1. adj. Que produce envenenamiento la planta produce una sustancia venenosa. tóxico
2. Que contiene veneno líquido venenoso. ponzoñoso
3. Que desacredita o calumnia esa señora tiene una lengua venenosa. ponzoñoso

venenoso, -sa

(bene'noso, -sa)
abreviación
1. que contiene una sustancia tóxica La picadura del escorpión es venenosa.
2. que está dicho o hecho con mala intención un chisme venenoso
Sinónimos

venenoso

, venenosa
adjetivo
tóxico, ponzoñoso, deletéreo.
Deletéreo se dice gralte. de los gases y vapores.
«Ponzoñoso no se dice propiamente más que de los animales, o de las cosas que están infestadas de veneno de algún animal; y venenoso no se dice más que de las plantas. Así, el escorpión y la víbora son animales ponzoñosos, y el jugo de la cicuta o cañaheja es venenoso
Pedro María Olivé
Traducciones

venenoso

verinós

venenoso

giftig, hinterfotzig

venenoso

poisoneux, vénéneux, venimeux

venenoso

giftig

venenoso

zehirli

venenoso

سامّ

venenoso

jedovatý

venenoso

giftig

venenoso

myrkyllinen

venenoso

otrovan

venenoso

有毒な

venenoso

유해한

venenoso

giftig

venenoso

venenoso, veneno

venenoso

giftig

venenoso

ซึ่งเป็นพิษ

venenoso

độc

venenoso

有毒的, 毒药

venenoso

отрова

venenoso

毒藥

venenoso

רעל

venenoso

ADJ [animal] → poisonous, venomous; [planta, sustancia] → poisonous; [palabras, lengua] → venomous

venenoso-a

a. poisonous, venomous, toxic;
hiedra ___poison ivy.

venenoso -sa

adj poisonous
Ejemplos ?
Le haré sentir un áspid venenoso, que muerde el mismo seno donde anida, y es la falsa amistad, áspid doloso, que miente con lisonja fementida.
Las muchachas se apartaban de su contacto como del de un sapo venenoso, y el padre, indiferente al principio, agarró un día una silleta para rompérsela en las espaldas.
Otras veces para buscar el contraste, envuelto en oscuro ulster que oculta el vestido, recorro el horror de los barrios pobres, llenos de seres degradados y oscuros, poblados de mendigos y donde la bruma otoñal ahoga la escasa luz rojiza de los faroles de petróleo, para entrever, tras de las grasientas vidrieras de algún tienducho lleno de restos de cosas que fueron, la cara afilada y hambrienta de algún judío que parece salido de un ghetto de la Edad Media y en el fondo de las tabernas hediondas a venenoso brandy y a cervezas nauseabundas...
Y como una nube de gas venenoso se trasladaba pesadamente de un punto a otro, penetrando murallas y atravesando los edificios, sin perder su forma plana y horizontal; angustia de dos dimensiones que guillotinando las gargantas dejaba en éstas un regusto de sollozo.
Nada cerrar tan enconada herida puede: la hallará el tiempo siempre nueva, mientras durare la doliente vida, el solitario corazón la lleva: parece que ciñera sus espiras en torno al corazón ágil serpiente, y que tal vez con repentinas iras en él clavara venenoso diente.
No puedo verla, no puedo tocarla, no la conozco. -¡Oh, mi muchacho, estás loco o has comido quizás algún hongo venenoso! El alma es lo más noble que hay en el hombre, y nos fue dada por Dios para que la usemos noblemente.
Por San Juan, ha de saber que la vaca roja senos puso a morir..., hinchada, hinchada como un pellejo, de una cosa mala que comió en el pasto, que sería una «salamántiga», o no sé qué bicho venenoso...
Reconocí ser el árbol que el vulgo ha bautizado, a pesar de su falta de aroma, con el nombre de laurel-rosa y cuya flor es un veneno mortal. En tan fatal coyuntura iba voluntariamente a devorar aquel rosal venenoso, acabando así mis sufrimientos.
Como del cielo el águila desciende que ve reptar culebra por la hierba, o que, desde la roca donde atiende, cómo la escama de oro pule observa, asaltar por la parte no pretende que el diente venenoso la preserva, mas por atrás se acerca y bate el ala, a fin de que no muerda cuando cala; Rogelio así con lanza y con espada no al monstruo por los dientes acomete, mas por el lomo y cola hace bajada y en la cerviz la aguda lanza mete.
Pero entonces, en la serenidad calurosa de las noches cortas del verano, se llenará la Pampa de mil ruidos, discretos hasta el misterio, murmullo de la llanura desierta, ávida de ver nacer, de su prolíficoseno, seres innumerables; sin elegir, en su ansiedad, dejando, lo mismo, pulular las alimañas nocivas, como la hacienda fecunda; el yuyo venenoso, como el grano de trigo; contenta con sólo oír el divino concierto de voces que tan hermosamente cantan,-en medio de la luz plateada de las estrellas y del calor de la tierra arrancada de su letargo-, el espléndido poema del amor victorioso y de la vida renaciente.
Los cantos obligan a descender hasta nosotros la luna ensangrentada, y detienen en su carroza los blancos corceles del sol; los cantos arrancan a la serpiente su dardo venenoso, y fuerzan al río a retroceder hasta su fuente; las puertas se han rendido a mis cantos, y mis cantos corrieron los cerrojos en los postes de dura encina.
No esperes yerno que sea nacido de linaje mortal; mas espéralo fiero y cruel, y venenoso como serpiente: el cual, volando con sus alas, fatiga todas las cosas sobre los cielos, y con sus saetas y llamas doma y enflaquece todas las cosas; al cual, el mismo dios Júpiter teme, y todos los otros dioses se espantan, los ríos y lagos del infierno le temen.» El rey, que siempre fue próspero y favorecido, como oyó este vaticinio y respuesta de su pregunta, triste y de la mala gana tornose para atrás a su casa.