venenos

Búsquedas relacionadas con venenos: venenosa
Traducciones

venenos

biocidi
Ejemplos ?
Ya te oí, ¡oh joven desventurado y digno de consumirte en mejor llama, en qué peligrosos escollos navegas! ¿Qué dios, que hechicera o qué mago con los venenos de Tesalia podría romper tus lazos?
En otro tiempo tenías perros salvajes en tu mazmorra: pero al final se transformaron en pájaros y en amables cantoras. De tus venenos te extrajiste tu bálsamo; a tu vaca Tribulación ordeñaste – ahora bebes la dulce leche de sus ubres.
Estado llamo yo en donde todos, buenos y malos, son bebedores de venenos: Estado, en donde todos, buenos y malos, se pierden a sí mismos: Estado, donde el lento suicidio de todos – se llama »la vida«.
¿Dónde estaban cuando se fomentó otra pestilencia más grave, nacida, a lo que se sospecha, de los mortales venenos de las matronas, cuya vida y costumbres causaron más funestas desgracias que la mayor peste?
¿Qué diré de infinitos casos y accidentes que se teme no sucedan exteriormente al cuerpo, de fríos, calores, tempestades, lluvias, avenidas, relámpagos, truenos, granizo, rayos, terremotos, aberturas de tierras, opresiones de ruinas, de los tropiezos, espantos, o también de la malicia de las caballerías; de tantos tósigos y venenos de plantas...
Sin embargo, no conocía nada absolutamente de la ciencia de los venenos y, como el criado era, por lo visto, incapaz de encontrar algo en la biblioteca que no fuera la Ruffs-Guide o el Bailey' Magazine, examinó por si mismo los estantes llenos de libros y acabó por encontrar una edición muy bien encuadernada de la Farmacopea y un ejemplar de la Toxicología de Erskine, editada por sir Mathew Reid, presidente de la Real Academia de Medici­na y uno de los miembros más antiguos del Buckingham­ Club, para el que fue elegido por confusión con otro can­didato, contratiempo que disgustó tanto a la junta que, cuando el candidato auténtico se presentó, fue derrotado por unanimidad.
A cuán maravillosas y estupendas obras haya llegado la industria humana el materia de vestidos y edificios: cuánto hayan aprovechado y adelantado en la agricultura, cuánto en la navegación, los proyectos que ha inventado y experimentado felizmente en la fábrica y construcción de todo género de vasos, en la hermosa variedad de las estatuas y pinturas; las cosas que ha maquinado para hacer y representar en los teatros, admirables a los que las vieron e increíbles a los que las oyeron; tantas y tan grandes cosas como ha hallado para cazar, matar y domar fieras y bestias agrestes; y contra los mismos hombres, tanta especie de venenos...
Véase la nota 72 de La genealogía de la moral. : ¡pero incluso estos dulces y sombríos venenos los tomaron del cuerpo y de la tierra!
Valiente en el combate, magnífico en sus larguezas y exquisito en sus aficiones artísticas, como los Médicis, festejaba en su palacio a pintores y poetas y recibía en su cámara privada a los sospechosos alquimistas de entonces, que si no consiguieron fabricar oro, no ignoraban la fórmula de destilar activos venenos.
Por cuanto por parte de vos el Doctor (Nicolás) Monardes Médico Vecino de la Ciudad de Sevilla nos fue hecha relación diciendo, que vos habíades compuesto un libro; en que había dos tratados: El uno de todas las cosas que traen de nuestras Indias que (se) aprovechan al uso de la Medicina y de la orden que se ha de tener en tomar la raíz del Mechoacan, y otro que trata de la Piedra Bezaar, y la hierba Escuerçonera y de sus efectos y virtudes, y la orden con que se han de curar los venenos...
23 A mi clara vocación de libro abierto no le importan los venenos de la imprenta porque en tintes me solaza el sentimiento de ser, más que palabra, luz al viento.
Enarcan las cejas como quien dice yo no fui; fruncen el seño cual si se salvaran inmaculados de la porquería en la que se baten; sus labios sonríen en un rictus que oscila entre el placer de calumniar por desconocida venganza y sin mancharse las manos en su resentimiento; y luego de sus palabras sierpes, su mirada refulge el dulce goce de lanzar venenos; facilón ritual de envidias así satisfechas, o casi.