velero

velero, a

(Derivado de vela < de velar.)
1. s. Persona que por oficio hace o vende velas para alumbrar.
2. adj./ s. Se refiere a la persona que asiste a velas y romerías.

velero, a

(Derivado de vela < lat. vela .)
1. adj. NÁUTICA Se aplica a la embarcación que es muy ligera o navega mucho.
2. s. m. NÁUTICA Barco que tiene vela o velas.
3. adj./ s. NÁUTICA Que hace velas para barcos.

velero

 
m. mar. Buque de vela.

velero

(be'leɾo)
sustantivo masculino
embarcación que se mueve por el impulso del viento en sus velas Navegaba por el Mediterráneo en su velero.
Traducciones

velero

seilskip

velero

زورق شراعي, مَرْكَبٌ شِرَاعِيّ

velero

платноход

velero

veler

velero

plachetnice

velero

Segelflugzeug, Segelmacher, Segelschiff, Segelboot

velero

velŝipo

velero

purjepaat

velero

purjelaiva, purjevene

velero

אניית מפרש

velero

jedrenjak, jedrilica

velero

vitorlás hajó

velero

velier

velero

вітрильник

velero

sejlbåd

velero

ヨット

velero

범선

velero

seilbåt

velero

segelbåt

velero

เรือใบ

velero

yelkenli

velero

thuyền buồm

velero

帆船

velero

帆船

velero

A. ADJ [barco] → manoeuvrable, maneuverable (EEUU)
B. SM
1. (Náut) (grande) → sailing ship; (pequeño) → sailing boat, sailboat (EEUU)
2. (Aer) → glider
3. (= persona) → sailmaker
Ejemplos ?
Dos días después, nuestro cargamento estaba vendido y todo preparado para el viaje al interior. Isacar quedaba al mando del buque, bergantín fuerte y velero, con el que hacía viajes de transporte a los puertos del Sur.
Si se desvanecía este sueño, me imaginaba viajando por el archipiélago de la Malasia, a bordo de un velero en el océano Indico; había cambiado de nombre, mascullaba inglés, mi tristeza era quizá la misma, pero ahora tenía brazos fuertes, la mirada serenísima; quizás en Borneo, quizás en Calcuta o más allá del mar Rojo, o al otro lado de la Taiga, en Corea o en Manchuria, mi vida se reedificará».
Porque es fiel: que si una vez »La pudiese hallar traidora »Con su sangre lavaría »Mi baldón y su deshonra.» Dijo y requirió el puñal Del cinto con las pistolas Arrojando infausta luz Sus pupilas horrorosas. Su velero bergantín Se arrojó con furia loca Sobre el náufrago navío Como flecha voladora.
la señorita Ana Soler En una tarde apacible de mayo, mar tranquilo y viento en popa, el velero bergantín «Alción» dejaba las floridas costas de Corfú, y surcando las encantadas aguas jónicas, dirigía su rumbo a Occidente.
No ve que ha habido mucha seca, este año, y todavía no han tenido tiempo de engordar.» Y doña Filomena, sin dejar de llenar, con el sebo derretido que tenía por delante, en una olla grande, un velero cuidadosamente guarnecido de sus doce mechas de pavilo, mandó a Manuelito que sacara de una lata que fue de kerosene, un pedazo de unto sin sal, preciosamente conservado para las grandes ocasiones.
Chiloe, con el brigadier don Antonio Quintanilla, permanecía fiel al rey de España, y acababa de expedirse por el tenaz brigadier patente de corso al capitán Mitchell, propietario del Puig, bergantín muy velero artillado con catorce cañones de a diez y ocho.
Su amante le dijo allí desde su buque velero: «Aguarda Argelina aquí: Que si hoy dejarte prefiero, mañana vendré por ti.» Y entera la noche larga que silenciosa corría vio pasar; pero en su impía, crüel desventura amarga no vio que su bien volvía.
Nada dijo mi sollozo ahogado ni mi labio que temblaba llantos... Sólo el corazón velero se agitaba por salvar su nave del arrecife oculto...
Las ha conocido: ¡cielos! Son, sí, las del guardacosta, jabeque armado y velero, terror de los emigrados, de contrabandistas miedo.
Entre los encabezamientos de los casos de estos doce meses me encuentro con un relato de la aventura de la habitación Paradol, de la Sociedad de Mendigos Aficionados, que se hallaba instalada en calidad de club lujoso en la bóveda inferior de un guardamuebles; con el de los hechos relacionados con la pérdida del velero británico Sophy Anderson; con el de las extrañas aventuras de los Grice Patersons, en la isla de Ufa, y, finalmente, con el del envenenamiento ocurrido en Camberwell.
-Los documentos que Openshaw se llevó son evidentemente de importancia vital para la. persona o personas que viajan en el velero.
Yo les decía, y para finalizar, al principio de mi intervención que me siento parte de esa generación que está pagando deudas históricas, deuda social, deuda energética, deuda económica, deuda financiera, todas, y al mismo tiempo también sentí ayer con ese submarino, con el motovelero, hoy aquí con esta increíble central nuclear, como que estamos poniendo en marcha una maquinaria que era nuestro país, la República Argentina, que supo ser líder en todos los campos en América latina, en materia nuclear, en materia aérea, en materia de construcción de ferrocarriles, en materia automotriz, en materia científica, tenemos 3 premios Nobel, como recordaba ayer, cuando botaba el velero...