vejestorio


También se encuentra en: Sinónimos.

vejestorio

s. m. despectivo Persona vieja se las da de joven, pero no es más que un vejestorio.

vejestorio

 
m. desp.Persona vieja.

vejestorio

(bexes'toɾjo)
sustantivo masculino
persona vieja El vejestorio de tu tío no deja de quejarse.
Sinónimos

vejestorio

sustantivo masculino
(desp.)viejo*, anciano, vejete (desp.), provecto. joven.
Vejestorio se emplea, en muchos casos, en sentido irónico.
Traducciones

vejestorio

dodo, geriatric

vejestorio

stařec

vejestorio

geriatriker

vejestorio

Tattergreis

vejestorio

vanhus

vejestorio

gerijatrija

vejestorio

anziano

vejestorio

老人病患者

vejestorio

노인병 환자

vejestorio

bejaarde

vejestorio

gamling

vejestorio

geriatria

vejestorio

geriátrico

vejestorio

geriatriker

vejestorio

ผู้สูงอายุ

vejestorio

yaşlılık

vejestorio

bệnh nhân lão khoa

vejestorio

老人

vejestorio

SM (pey) → old dodderer, old crock
Ejemplos ?
La moneda se desvaloriza y el costo de la vida aumenta, la principal preocupación de Izquierdo es disolver la Cosach y el gobierno mantiene sus arcas, sin embargo se predice un crudo 1933, víctima de la opinión pública, cual lo apodaba don Vejestorio, Izquierdo continúa en el gobierno criticado junto con los otros funcionarios por sectores de izquierda, finalmente el 4 de junio de 1932 miembros de éste sector y otros menores derrocan al gobierno, produciéndose la llamada Caída de Montero e Izquierdo se retira de la política.
El director de pompas fúnebres se refiere al hecho de que pensaba que el Doctor se suponía que era un "vejestorio de pelo blanco", refiriéndose a su primera encarnación.
Svevo mientras tanto trabaja en una serie de cuentos y en una cuarta novela, El vejestorio o Las confesiones de un anciano, cuando, tras ser atropellado por un automóvil cerca de Motta di Livenza (provincia de Treviso), pierde la vida en septiembre de 1928.
Como salvación asumió el veterano político Luis Izquierdo Fredes, quien no logró concretar su programa debido a la anarquía y a su impopularidad (era llamado Don Vejestorio).
1927: Terceto despedazado (Terzetto Spezzato). Póstumamente se publicó, incompleto, El vejestorio (Il vecchione). Las versiones españolas de Svevo se iniciaron en Buenos Aires con "La última llama" (Senilità), Ediciones AGEPE, 1954, traducción de Fausto Luxich.
¿Por qué no había de volver a casarse? No era ningún vejestorio, apenas cuarenta, carnes lozanas, firme «dentaúra» y mata de pelo gruesa y reluciente.
Porque si hubiese justicia en la tierra, Marineda a quien debía traer en palmas es a mí, el nacional veterano; y a ese terco vejestorio servilón, encerrarle en la cárcel, donde otros están con menos motivo.» Es inexplicable la murria que estas cavilaciones infundían a don Pedro.
No es que no haya personas que lo estén deseando; pero que se fastidien. Yo sigo con usted hasta que sea un vejestorio inútil. Y cuando ya esté sorda y demasiado vieja y demasiado ciega, y hasta incapaz de hablar por no tener un diente; cuando ya no sirva en absoluto para nada, ni siquiera para que me regañen, entonces iré a buscar a Davy y le diré si quiere recogerme.
Yona, deseoso de entablar conversación, vuelve la cabeza, y, enseñando los dientes, ríe atipladamente. - ¡Ji, ji, ji!... ¡Qué buen humor! - ¡Vamos, vejestorio! -grita enojado el chepudo-. ¿Quieres ir más aprisa o no?
Pero no veía nada. Le dijo riendo que era joven y que debía divertirse, en lugar de aburrise con un vejestorio como él. Además, le dijo que contaba con que ella le cantara después el repertorio de la nueva cantante y ¿cómo se las arreglaría si no había ido a oírla?
Cluny no me gusta; hay allí tanto vejestorio, y aquello huele a sacristía; lo que me encanta es el Luxemburgo, que tiene cuadros nuevos, y esos jardines tan lindos, cerca.
Y besando todo lo que se ofrece a él, muslos, vagina, nalgas, ano, todo es lamido, todo es chupado, la vieja traga, y el pobre vejestorio que se retira tan mustio como antes, y que verosímilmente ha descargado sin erección, sale avergonzado de su extravío, y gana lo más rápidamente posible la puerta para no tener que ver, sereno, el cuerpo, repugnante que acaba de seducirlo.