vejamen

Búsquedas relacionadas con vejamen: vejar

vejamen

(Del lat. vexamen, -inis.)
1. s. m. Vejación, acción y resultado de vejar.
2. Sátira festiva sobre los defectos físicos o morales de una persona. vaya
3. LITERATURA Poesía o discurso burlesco que se leía en ciertos grados o certámenes universitarios.
NOTA: En plural: vejámenes

vejamen

 
m. Vejación.
Represión festiva y satírica.

vejamen

(be'xamen)
sustantivo masculino
ver vejación
Traducciones

vejamen

SM
2. (= pasquín) → satire, lampoon; (= pulla) → shaft, taunt
Ejemplos ?
Al cartulario le ardió como cantárida eso de, sin comerlo ni beberlo, oírse llamar, no como quiera simplemente canalla, sino pedazo de canalla, que es el colmo del vejamen, y contestó: -Permítame su señoría ilustrísima decirle que yo no he dado motivo para que me insulte...
En la ciudad de Santiago de Chile, a siete de febrero de mil ochocientos catorce, habiéndose convocado y reunido el Muy Ilustre Ayuntamiento en su sala capitular a acuerdo extraordinario con motivo de la noticia difundida en el pueblo de que los señores Carreras habían ejecutado nueva revolución en la ciudad de Concepción, resistiendo la entrega del mando de nuestras tropas, causando vejamen y desaire al señor Plenipotenciario don José Ignacio Cienfuegos...
Al entrar no pudo menos que, para consolar y endulzar su vejamen y trabajos, traer a la memoria a su amado Rey Fernando y decir, no en el secreto de su corazón, sino en voz casi sensible: "¡Fernando mi Monarca, privado de su imperio y preso, despojado de su grandeza y de sus honores; qué muchos es que el último vasallo le imite en el trastorno de su fortuna y en la parte de sus padecimientos, en prueba y testimonio de su lealtad!"; lenguaje que realzó su espirítu sobre todos los trabajos que se le podían preparar.
La supresión del sufragio libre en todo el país; la corrupción administrativa entronizada, el autoritarismo del gobierno de roca; la desaparición del gobierno municipal libre y autonómico; el vejamen que sufrían las provincias...
Sentí que alguien se abría paso a mi lado y me apartaba para adelantarse a la mesa, presionándome, casi acogotándome en forma brutal y arrolladora, como si una fuerza irresistible y fatal impulsara al intruso para tal conducta. Quienes estuvieron a mi lado sufrieron idéntico vejamen del desconocido.
Breve inventario de expedientes 1949 El paseo triunfal y el vejamen del graduando 1949 Semblanza de la Universidad de San Marcos por Diego de León Pinelo.
Fue clérigo y capellán de obediencia de la Encomienda de San Salvador de Pazos de Acentesio. Posiblemente es el Villaviciosa que cita Jerónimo de Cáncer en su Vejamen de la Academia castellana de Madrid.
Con fama de buen adaptador de comedias antiguas, Moreto es descrito por el famoso Vejamen de Jerónimo de Cáncer "(re)escribiendo comedias viejas", y al menos en 1649 formaba parte de la Academia Castellana de la que era secretario este amigo y colaborador suyo, Jerónimo de Cáncer.
Además de estas tres, pertenecen a dicho género las tituladas: Vida de Santa Teresa de Jesús (1562–1565) escrita por ella misma y cuyos originales se encuentran en la biblioteca del Monasterio de San Lorenzo del El Escorial; Libro de las relaciones; Libro de las fundaciones (1573–1582); Libro de las constituciones (1563); Avisos de Santa Teresa; Modo de visitar los conventos de religiosas; Exclamaciones del alma a su Dios; Meditaciones sobre los cantares; Visita de descalzas; Avisos; Ordenanzas de una cofradía; Apuntaciones; Desafío espiritual y Vejamen.
Arellano, M.C. Pinillos y M. Vitse. • «Vejamen de clausura», en F. Cazal, C. Gonzalez y M. Vitse (éds.), Homenaje a Frédéric Serralta, El espacio y sus representaciones en el teatro español del Siglo de Oro, Universidad de Navarra-Editorial Iberoamericana-Vervuert, 2002 (Biblioteca Áurea Hispánica, 17), pp.
El tercero incluye una versión de otra obra contenida en uno de los cartapacios de la Biblioteca Nacional de España. ALONSO ASENJO, J., «Dos coloquios sacramentales escolares barrocos y un vejamen del Cartapacio curioso del P.
En mayo de ese año llegó a Barcelona y pocos días comenzó a escribir lo que se convertiría en, "el mejor relato que existe sobre el dolor de un sujeto sometido al vejamen militar en los primeros meses de la dictadura".