vate

(redireccionado de vates)
También se encuentra en: Sinónimos.

vate

(Del lat. vates.)
1. s. m. y f. culto Adivino, persona que predica el futuro.
2. culto Poeta, persona que compone versos.

vate

 
m. Adivino.
Poeta.
Sinónimos

vate

sustantivo masculino
1 (formal)adivino, profeta, augur*, agorero.
Traducciones

vate

bard

vate

SM
1. (Hist) → seer, prophet
2. (Literat) → poet, bard
Ejemplos ?
De ti el vïudo tracio, tu canto al escuchar, se maravilla, con Píndaro y Horacio: tuya es la regia silla entre líricos vates de Castilla.
Cómanse con el resto ese dinero, o al hospital lo den para una cura. ¡No hay vates!, gritarán, ¡en lastimero estado el teatro está!...
¡Oh, pobres trovadores de tirso y pandereta!: Del cortesano mundo entre la turba espesa, cantad al sol de agosto que sin piedad os tuesta; llorad, míseros vates, fatídicas cornejas, sobre las tristes sábanas de calcinada arena donde la hispana corte su pedestal asienta; cantad al mar bullente que surcan en calesa, tras chulos argonautas, impúdicas sirenas; cantad al hambre, al frío, al lujo, a la opulencia, al vicio y a la intriga...
de elegantes y modistas en tributar sus homenajes de admiración, aunque sea con flores y prendidos, a la memoria de los que en el mundo fueron perpetuos vates de los talleres de la moda y patrones vivos de la elegancia comme il faut ?
Son enemigas perfección y prisa: sin tiempo y madurez no hay bueno nada: el verdadero vate no improvisa. Años costó la sin igual Iliada de los vates al príncipe y maestro, ni fue la clara Eneida improvisada.
Mas, sí la madre tu pureza olvida, de extranjero lenguaje imitadora, vigor nuevo cobrando y nueva vida, suena en el labio de las hijas hora: América su pompa te convida y belleza sin par que la decora. Ven; de sus vates en la voz supera tu antigua pompa, tu beldad primero.
¡Con cuán íntima delicia gozaba oyendo tu cántico, cuando a través del Atlántico lograba hasta mí llegar! Ven, ven a mí, que es justicia que los vates castellanos den un apretón de manos al que tuvo aquí su hogar.
Muy hermoso es recordar A don Pedro de Aragón, A Failit de Belostar y Hugo, que por afición Fue trovador y juglar; Y aquellas dulces tensones Llenas de amorosas sales, Serventesios y canciones Y aquellos juegos florales Con premios y distinciones. Las damas que presidían Las cuestiones ingeniosas Que a los vates proponían Y las letras y las glosas Que cantaban y leían...
Oye cuál vibra en tu loor, y el estro de cien vates inflama que a porfía: «Eterno, cantan, vivirá tu nombre, protector del saber.» -¡Oh noble, oh digno premio que tanto mereciste y gozas!
¡Quién poseyera aquel vigor potente y la pompa magnífica española, para poder cantarte dignamente, porque digna de ti fueras tú sola! ¡Quién, cual los vates de tu grande era, tus inmensos caudales poseyera!
Ardiente Numen mío, de quien es alma patriotismo santo; tú que fuiste el primero en levantar el indignado canto contra el ultraje del inicuo Ibero, y la voz despertando de otros vates, con tu clamor guerrero encendiste la patria a los combates: hoy que triunfante sonreír la miras, al universo cuenta la vengadora lid y alta victoria con que días de afrenta convierte en siglos de radiante gloria.
Eduardo Carrasco existió hasta hace pocos años un abultado manuscrito, Flor de Academias de Lima, en el que estaban consignadas las actas de las sesiones y los versos que en ellas leían los vates.