Ejemplos ?
En sus cuadros campestres Sin ayuda de riegos, ni semillas, A su capricho y voluntad brotaron Mil rosales silvestres, Que del agua las márgenes bordaron Con varia multitud de florecillas; Y en medio de ellas sin pudor se alzaron Tal vez de sus colores envidiosas Amapolas y malbas temblorosas Romero y madreselvas amarillas.
Gozábanse los ojos a lo lejos por la extensión del campo solitaria en la varia ilusión de sus reflejos, que iluminaban la campiña varia: y allá se distinguía por la fértil llanura del granado y naranjo la verdura, y el campo igual, voluble y amarillo de la pajiza mies ya sazonada, y mucha parte en haces preparada para el áspero trillo, que de la caña inútil va a separar el grano auxiliado del céfiro liviano.
para que no solamente en la varia luz del cielo de las sienes de Ariadna fijada 60 la áurea corona quedara, sino que nos también fulgiéramos, votados despojos de una flava cabeza: mojadita, del oleaje saliendo hacia los templos de los dioses a mí, como constelación nueva entre las antiguas, la diosa me puso.
Venía armada del metal más fino que ornaban gemas de muy varia veste: rubí encarnado, topacio cetrino, verde esmeralda y corindón celeste.
Tenían a la vista la varia concurrencia del pueblo, de cuyos diversísimos oídos podía escucharse fácilmente qué cosa era en cada uno, o digna de alabanza, o que mereciese el desagrado.
El relieve varia desde la sencilla hoja recortada en un campo escultural a la figura completamente relevada y desprendida del campo escultórico pero arrimado a él y protegido por un voladizo de la importancia de la propia figura.
Estos y otros prodigios semejantes son pequeños respecto del gran poder de Dios, pero son al mismo tiempo grandes para causar temor saludable, enseñar e instruir a los mortales, porque si los filósofos, especialmente los platónicos, son elogiados por cuanto opinaron mejor que los demás, como ya llevo referido, y enseñaron que la divina Providencia administraba y gobernaba igualmente estos objetos ínfimos y terrenos, fundados en el irrefragable testimonio de la numerosa, varia y hermosa procreación de seres que hace...
Y así que la infinidad de los números para la ciencia de Dios, que la comprende, no puede ser infinita, ¿qué presunción es la nuestra, que siendo unos hombrecillos nos atrevemos a poner limites a su ciencia, diciendo que si unas mismas cosas temporales no vuelven con los mismos circuitos y revoluciones de tiempos, no puede Dios en todas las cosas que ha hecho, o preverlas para hacerlas o conocerlas habiéndolas hecho?, cuya sabiduría, siendo una y varia...
De aquí varia, infinita, una familia De males incurables y de penas, Al mísero mortal persigue y rinde; Una fuerza implacable, destructora, Desque nació le oprime dentro y fuera Y le cansa y fatiga infatigada, Hasta que él cae en la contienda ruda Por la impía madre opreso y enlazado.
En tierra o en árbol hoja algún bullicio no hace que, al moverse, ella no encuentra en nuevo y para Dios grato ejercicio; y como el fuego saca y desencentra oloroso licor por alquitara del cuerpo de la rosa que en ella entra, así destilará, de la gran cara del mundo, inmaterial varia belleza con el fuego de amor que la prepara; y pasará de vuelo a tanta alteza que, volviéndose a ver tan sublimada, su misma olvidará naturaleza, cuya capacidad ya dilatada allá verná do casi ser le toca en su primera causa transformada.
Concordamos en ella disintiendo algo en su desarrollo, lo cual da carácter armónico a nuestra conversación, haciéndola en su unidad varia.
Entre la compacta y varia falange que desfila en mi imaginación en este instante hay una figura que se enreda obstinadamente entre los puntos de mi pluma cada vez que intento dar principio a mi tarea.