vampiro

(redireccionado de vampiros)
También se encuentra en: Sinónimos.

vampiro

(Del húngaro vampir.)
1. s. m. Ser de ultratumba que, según la tradición, tiene hábitos nocturnos y se alimenta chupando la sangre de los vivos le encantan las películas de vampiros.
2. Persona que se enriquece o adquiere prestigio aprovechándose de los demás.
3. ZOOLOGÍA Especie de murciélago americano que se alimenta de insectos y chupa la sangre de personas y animales dormidos.
NOTA: Nombre científico: (Desmodus y Diphylla.)

vampiro

 
m. Espectro o cadáver que, según una creencia supersticiosa, va por las noches a chupar la sangre de los vivos.
fig.Persona que se enriquece por malos medios.
zool. Mamífero quiróptero americano (Desmodus rotundus), que lame o chupa la sangre que mana de las heridas que produce con su mordedura en las personas y animales dormidos.

vampiro

(bam'piɾo)
sustantivo masculino
1. ser imaginario en forma de hombre que se alimenta de la sangre de las personas Fuimos a ver al cine una película de vampiros.
2. murciélago que clava sus colmillos en la piel de otros animales para alimentarse de su sangre Los vampiros se alimentan de la sangre de pequeños mamíferos.
3. persona que se vale de los demás para obtener riquezas los vampiros de la sociedad
Traducciones

vampiro

vampir

vampiro

vampyr

vampiro

Vampir, Gemeiner Vampir

vampiro

vampiro

vampiro

vampire

vampiro

ערפד, ערפד מצוי

vampiro

vampiro

vampiro

吸血鬼

vampiro

vampyrus

vampiro

vampīri

vampiro

vampier, gewone vampier

vampiro

wampir, wampir zwyczajny

vampiro

vampiro

vampiro

vampir

vampiro

upír

vampiro

vampyyri

vampiro

vampir

vampiro

흡혈귀

vampiro

vampyr

vampiro

vampyr

vampiro

ผีดูดเลือด

vampiro

ma cà rồng

vampiro

吸血鬼

vampiro

Вампир

vampiro

吸血鬼

vampiro

SM
1. (Zool, Mit) → vampire
2. (= explotador) → vampire, bloodsucker
Ejemplos ?
Los vampiros amoratados llegaron; de su espeluznante hocico salían desmesurados colmillos babeantes; sus inmensas alas de pterodáctilos planeaban sobre mi cabeza y sus manazas peludas trataban de aprisionarme.
Misteriosamente estaba tranquilo y no sabía el porqué. Los monstruosos vampiros me introdujeron por aquella monumental puerta que era el inicio de un oscuro túnel.
Al término del inmenso túnel llegamos a una profunda caverna llena de estalactitas y estalagmitas. Ahí sentado en una piedra de color magenta cristalino, estaba el Rey de los Vampiros.
A su lado había dos vampiros más que eran sus consejeros, después otros que eran los guardias y todos eran bestiales, pavorosos y tatuados con atrocidades sanguinolentas.
Uno de los vampiros que me llevaba le dijo a su rey: ¾Aquí tienes, oh rey de la maldad, al muchacho del que nos han hablado tanto las magas como y el Magno Efrit.
El profundo filósofo Don Ag. Calmet encuentra en los vampiros una prueba todavía mas concluyente. Él ha visto de estos vampiros, que salían de los cementerios para chupar la sangre á las gentes dormidas: es claro que no podian chupar la sangre de los vivos, si estuvieran todavía muertos: luego habian resucitado.
El individuo está curado, tan sano como usted y como yo. Por lo demás, si reincide, lo que es de regla en estos vampiros, a estas horas debe de estar ya en funciones.
Unos decían ver salir a la dueña, de noche, rodeada de enormes vampiros que la tenían esclava, y a los que alimentaba con su sangre.
¿Pensáis que a esos aúllos y suspiros Con que llenáis la oscuridad tranquila, Como a silbos de brujas o vampiros Mi amedrentado corazón vacila?
La horrible falange Forma batallones. Vampiros, dragones Vuelan en montón, Y pasan lanzando Gemidos dolientes ¡Sus alas rugientes Les presta Aquilón!
Desde ahí descubrí algo parecido a una grandísima mansión, tan descomunal que ocupaba gran parte del desierto. Los vampiros morados iniciaron su descenso.
En Tierra y Libertad de Madrid (agosto 4 de 1905), leemos estas líneas edificantes: "Sabida es de todos la represión violenta y brutal de que han sido objeto en esta última época nuestros compañeros de Barcelona; para justificar ascensos, lograr honores y alcanzar recompensas, los esbirros policíacos han inventado terribles complots, han sugestionado a débiles jóvenes y han simulado espantosos cataclismos, con el único propósito de encarcelar a dignos compañeros nuestros que eran un estorbo, en libertad, a la plácida digestión de los vampiros que culebrean en Cataluña con el cinismo más asqueroso".