valle del Besaya

Besaya, valle del

 
Valle de Cantabria, con centro en Torrelavega.
Ejemplos ?
Sin embargo, las diferencias sociales y económicas entre los valles y la costa se agudizó notablemente hacia 1750 a causa del camino de las Harinas, que unía Alar del Rey con Santander pasando por el valle del Besaya.
Es el caso de Peña Cabarga, que domina la bahía de Santander, del monte Dobra para el valle del Besaya, y más genéricamente de los montes pasiegos y los Picos de Europa.
Tres son los bienes de interés cultural de este municipio: Rollo del término municipal Bárcena de Pie de Concha, con categoría de monumento Camino Real de Las Hoces, que va desde este municipio hasta Pesquera, también con categoría de monumento Calzada romana del valle del Besaya, con categoría de zona arqueológica y que afecta, además, a los municipios de Pesquera y Molledo.
El día 19, unidades italianas precedidas de tanques eliminan la resistencia gubernamental en las zonas de montaña al norte de San Pedro del Romeral; los avances de las tropas sublevadas por Cabuérniga, Bárcena de Pie de Concha en el valle del Besaya, Entrambasmestas y el valle del Pas obliga a Gamir Ulibarri a dictar rigurosas órdenes para que se resistiese.
También destaca el Cueto de la Concilla (1.922 msnm), próximo a los anteriores, pero formando parte ya de la divisoria de aguas con el valle del Nansa la cual es el límite por el oeste. En la parte este, el límite con el valle del Besaya discurre por los montes del Moral y el Toral.
El modelo industrial y urbano tradicional heredado de siglos pasados ha favorecido y fomentado el dinamismo de los espacios de la comarca costera (central y oriental fundamentalmente) en contraposición a los valles del interior, a excepción del valle del Besaya, que representan la periferia regresiva.
l palacio de Peredo o palacio de Viveda (apelativo que comparte con la casa-torre de los Calderón de La Barca), conocido por los lugareños como palacio del chon de oro, es una casona montañesa tardorenacentista del siglo XVII, con adiciones del XVIII, situado sobre una colina (52,6 msnm) en Viveda (Cantabria) desde la que se dominaba el valle del Besaya y el caserío situado en torno a la casa-torre de La Barca.
El valle de Iguña se encuentra en la zona central de Cantabria y al sur del Valle del Besaya. Este valle está formado por tres municipios...
El retablo mayor está dedicado a la patrona del convento y patrona del valle del Besaya, Nuestra Señora de Las Caldas, imagen gótica del siglo XIV, que se venera en un camarín situado en la hornacina central del retablo La construcción de este impresionante retablo, en madera de nogal dorado en toda su superficie(sin duda el mejor de su época, junto con el del santuario de la Bien Aparecida, en Hoz de Marrón) debió realizarse en algún taller de Valladolid.
La presencia romana posterior dejó poca huella en la región, limitándose a una serie de calzadas secundarias como la que unía Pisoraca (Herrera de Pisuerga), con el Portus Blendium (Suances), atravesando probablemente el valle del Besaya o con el Portus Vereasueca (San Vicente de la Barquera) a través del collado de Somahoz.
Habitaban el valle del Besaya, desde Reinosa hasta Suances, donde los romanos fundaron una metrópoli llamada Portus Blendium, los valles de Reinosa, Olea y Valdeprado del Río, y la zona este de la bahía de Santander, según los hitos romanos de los que tenemos noticia; es posible que también les perteneciera parcial o totalmente el valle del Pas.
Arco del Cristo en Cáceres. Puerta de la muralla. Calzada romana del valle del Besaya (Cantabria). Campamento de legión romana a las afueras de Cáceres.