valeroso

(redireccionado de valerosas)
También se encuentra en: Sinónimos.

valeroso, a

1. adj. Que es muy valiente soldado valeroso. audaz
2. Que tiene mucho poder y eficacia. poderoso
3. Que goza de mucha estimación. valioso

valeroso, -sa

 
adj. Eficaz, que puede mucho.
Valiente (esforzado).
Valioso.

valeroso, -sa

(bale'ɾoso, -sa)
abreviación
1. que actúa con determinación en situaciones difíciles o peligrosas un bombero valeroso
2. que implica o se hace con valentía una acción valerosa
Sinónimos

valeroso

, valerosa

valeroso:

eficazpoderoso, valioso,
Traducciones

valeroso

odvážný

valeroso

modig

valeroso

mutig

valeroso

rohkea

valeroso

courageux

valeroso

hrabar

valeroso

勇気のある

valeroso

용감한

valeroso

moedig

valeroso

modig

valeroso

odważny

valeroso

corajoso

valeroso

modig

valeroso

กล้าหาญ

valeroso

yürekli

valeroso

can đảm

valeroso

勇敢

valeroso

ADJbrave, valiant
Ejemplos ?
Examinando a los hombres, adivinó con frecuencia que el valor era temeridad; la prudencia, cobardía; la generosidad, finura; la justicia, un crimen; la delicadeza, una necedad; la honestidad, organización; y, gracias a una fatalidad singular, se dio cuenta de que las gentes honestas, delicadas, justas, generosas, prudentes y valerosas, no obtenían ninguna consideración entre los hombres: ¡Qué broma tan absurda!
Se fue al punto donde estaba Cloe; le contó el sueño; le mostró la bolsa; le rogó que estuviese a la mira del ganado durante su ausencia, y corrió con gran denuedo en busca de Dryas, a quien halló en la era, trillando trigo con su mujer Napé, y a quien dijo estas valerosas palabras: «Dame a Cloe por mujer.
Y el Cronión promovió entre ellos funesto tumulto y dejó caer desde el éter sanguinoso rocío porque había de precipitar al Hades a muchas y valerosas almas.
Si quieres que te cite ejemplos de mujeres valerosas en sus quebrantos, no iré a preguntar de puerta en puerta: en una sola familia te mostraré a las dos Cornelias: hija la primera de Scipión, madre de los Gracos, ésta tuvo doce hijos y vio pasar otros tantos funerales.
Tanto á las tropas y vecinos de estas poblaciones y campaña hasta ahora por mi desgracia, no les he visto más que correr valídos de sus lígeros caballos: quando yo pie á tierra con los dignos oficiales, y tropas valerosas, que tengo el honor de mandar he atravesado medanos dilatados de arena, sín querer hacer uso de un solo caballo, ní con el objeto de arrastrar la artillería, y si quiere vmd.
Al acercarse nuestras camaradas con la bolsa abierta para hacer un requerimiento a su generosidad, que cada uno considere, si no le basta avergonzarse de sí propio reprochando su propia cicatería, no lo que hicieron por la Falange los que cayeron, cuyo recuerdo es demasiado delicado para invocarse en solicitud de unas monedas; que piense cada uno en lo que dan nuestras magníficas compañeras que, uniformadas, enhiestas, activas, valerosas, constantes, vencen todos los días la batalla contra su propia timidez y se acercan a solicitar nuestra generosidad.
Y esto es porque no quieren dejar de estarlo; porque paladea tanto el gusto esto de amar y ser amados que, aunque los desengaños se vean a los ojos, se dan por desentendidos y hacen que no los conocen, si bien es verdad que los que más se cobran en ellos son los hombres, que como el ser mudables no es duelo, se dejan llevar tanto de esta falta, que dan motivo a las mujeres para que se quejen y aun para que se venguen, sino que han elegido una venganza civil, y que fuera tanto mejor vengarse en las vidas que no en las honras, como de quedar ellas con nombre de valerosas, y ellos con el castigo de su mudable condición merece; porque no puedo imaginar sino que el demonio las ha propuesto este modo de venganza de que usan las que lo usan.
anta, oh diosa, la cólera del Pelida Aquiles; cólera funesta que causó infinitos males a los aqueos y precipitó al Hades muchas almas valerosas de héroes, a quienes hizo presa de perros y pasto de aves—cumplíase la voluntad de Zeus—desde que se separaron disputando el Atrida, rey de hombres, y el divino Aquiles.
Gonzalo Fernandez de Córdoba, segundo de su ilustre casa, año de 1453 en la Ciudad de Córdoba; y deseando añadir nuevo esplendor á su familia, llevado de su generoso espíritu, dió principio á sus hazañas valerosas en la guerra contra los Portugueses, mostrando después su ardimiento y zelo quando le aclamó por su libertador la misma Roma.
Volvió a Sevilla en 1536 habiendo por milagro escapado a una tempestad, que no fue parte a inspirarle temor al mar ni a hacerle desistir de sus valerosas empresas.
HÉCUBA Pronto lo verás delante de estas moradas, ciego y andando con pies ciegos y vacilantes; y verás los cadáveres de sus dos hijos, a quienes he matado con ayuda de las valerosas troyanas.
Tras residir durante una temporada en Alemania, ha fijado su residencia en Londres. El Nobel Gao Xingjian lo ha descrito como "una de las voces más importantes y valerosas de la literatura china".