valentísimo

valentísimo, -ma

 
adj. Superlativo de valiente.
Muy perfecto o consumado en un arte o ciencia.
Ejemplos ?
Ea, que ya veo que has otorgado mi petición, pues por aquella parte asoma la figura del valentísimo Sansón, abrazado con las colunas del templo, para derriballe por el suelo y tomar venganza de sus enemigos.
Llamábase Fidel de los Pazos. Llegó a Buenos Aires siendo mozo, con poca instrucción, pero con ánimo valentísimo. Anduvo en diversos trabajos y negocios y en sus nuevas emigraciones por el país argentino, llegó a Resistencia, que entonces no era sino una aldehuela.
Con firme pulso y con tenaz mirada, su afán heroico ni un veloz instante remite el valentísimo artillero; y cual de la Justicia disparada por la certera mano, cada entraña de acero que vomita el cañón republicano hambrienta despedaza de los regios navíos la madera o la férrea armadura y la coraza; y la gran mole atravesando entera, tal vez por el opuesto roto lado sale, de muertes y de estragos harta, a apagarse en el piélago salado.
Cuando estuvieron cara a cara, Diomedes, valiente en la pelea, dijo el primero: —¿Cuál eres tú, guerrero valentísimo, de los mortales hombres?
Cuando Zeus, que amontona las nubes, vio que Héctor vestía las armas del divino Pelida, moviendo la cabeza, habló consigo mismo y dijo: —¡Ah mísero! No piensas en la muerte, que ya se halla cerca de ti, y vistes las armas divinas de un hombre valentísimo a quien todos temen.
Pero acaso temen la llegada de las tropas del Gobierno, y eso les hará colocarse de modo distinto a como si supieran que no encontraríamos nuevos auxiliares... Si el valentísimo Felipe ha caído en manos de esa canalla, entonces sí que estaremos perdidos.
a Academia Selvaje o Salvaje, llamada también Academia del Parnaso, fue fundada en Madrid en 1612 por un miembro de la casa ducal de Pastrana, el caballero Francisco de Silva y Mendoza, hermano del duque; su denominación fue debida al extraño apellido de su protector, Silva, quien a los pocos años moriría luchando como valentísimo soldado; con su muerte en 1614, la academia desapareció.