vaguedad


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con vaguedad: verbigracia, emotividad, vanguardia, univocidad

vaguedad

1. s. f. Cualidad de vago, vacío o desocupado.
2. Expresión o razonamiento poco preciso o poco claro un estudio lleno de vaguedades. imprecisión, indeterminación

vaguedad

 
f. Calidad de vago.
Expresión o frase vaga.

vaguedad

(baγe'ðad)
sustantivo femenino
1. falta de precisión o exactitud una teoría escrita con mucha vaguedad
2. razonamiento o modo de expresión ambiguo Esas vaguedades del alumno merecían el aplazo.
Traducciones

vaguedad

Vagheit

vaguedad

vaagheid

vaguedad

imprecisão

vaguedad

غموض

vaguedad

模糊

vaguedad

模糊

vaguedad

애매

vaguedad

vaghet

vaguedad

SF
1. (= ambigüedad) → vagueness
2. (= una vaguedad) → vague remark
hablar sin vaguedadesto get straight to the point
Ejemplos ?
Lo que ocurría-y desde luego había impuesto total silencio a “EL CONSERVADOR” y una vaguedad extraña y equivalente a “EL COMERCIO DEL PLATA” –era que, ( casualmente), CASUALMENTE, el mismo día de haber comenzado a divulgarse en Montevideo ( 9 de Marzo) la noticia del estruendoso episodio de la calle “ANCHA” el “BATALLON DE CAZADORES BASCOS” : puntal de la defensa, integrado en gran número por “VIZCAINOS”, SE ALZÓ ABIERTAMENTE, culminando con esa actitud de rebeldía un largo mes de manifestaciones de grupo –aisladas pero alarmantes-de malestar, desavenencia, desagrado… ¿Qué era eso?
Varela “no tenía costumbre de salir de noche”, refiriéndose a los posibles antecedentes que dieran motivo a sospecha acerca del autor de la muerte y después de aludir con calculada vaguedad a indeterminados “avisos” que amigos de Buenos Aires habían hecho llegar ( ¿cuándo?) a su cuñado “para que anduviese con cuidado” (tímidamente se quiere desplazar hacia Rosas la culpa del crimen) expresó ( aquí fue concreto) “así como una carta anónima que le enviaron desde la línea y encontrada en las abanzadas ( vale decir: procedente del campo enemigo) en la que se le prevenía que si no se desdecía de lo que había publicado contra el Presidente Oribe dos días antes ( se entiende dos días antes de la fecha establecida en la carta) lo habían de matar antes de ocho días”.
Nadie que esté más o menos al corriente de la distribución de las defensas de Montevideo en 1848, puede ignorar que entonces no había una línea sino dos líneas establecidas: la Interior o de trincheras y la Exterior que por estar marginada de Fuertes era comúnmente llamada de Fortificaciones. En cuanto a la confusión o vaguedad de las manifestaciones de D.
Considerando: que la única bandera honrada de la revolución ha sido y sigue siendo la del Plan de Ayala, complemento y aclaración indispensable del Plan de San Luis Potosí, pues sólo aquel Plan consigna principios, condensa con claridad los anhelos populares y traduce en fórmulas precisas las necesidades económicas y materiales del pueblo mexicano, para lo cual huye de toda vaguedad engañosa, de toda reticencia culpable y de esa clase de escarceos propios de los políticos profesionales, hábiles siempre para seducir a las muchedumbres con grandes palabras vacías de todo sentido y de tal modo elásticas, que jamás comprometen a nada y siempre permiten ser eludidas.
Como iba diciendo, al mirar hacia la vaguedad de mis años infantiles, lo primero que recuerdo, emergiendo por sí mismo de la confusión de las cosas, es a mi madre y a Peggotty.
Su ancha y rubicunda faz está húmeda, sudorosa; y sus grises ojillos, de ordinario tan vivaces y chispeantes en la penumbra de sus pobladas cejas hirsutas, miran ahora con vaguedad, adormilados, soñolientos.
giran todas en torno a la desaparición de la lucha de clases, de esa lucha de clases que empieza a dibujarse y que ellos apenas si conocen en su primera e informe vaguedad.
Y al mezclarse entre lo común, sin miedo a la cotidianidad, su vaguedad insaciable los enredaba en viciosos círculos, en triángulos escatológicos, en cuadrángulos petrificantes; como vagabundos hospedados en cualquier sitio, sin importarles nada, despojados de raíces, sin cavar cimientos; desprendidos infructos de generaciones sin más entusiasmo que un narcótico suicidio.
De ahí había nacido el eclecticismo ilustrado por Cousín, sistema cuya vaguedad misma, cuya falta de doctrina fundamental, respondía maravillosamente a las vacilaciones intelectuales de la época.
Estoy colmado de imprecisos deseos, de una vaguedad que es como neblina, y adentrándose en todo mi ser, lo torna casi aéreo, impersonal y alado.
Juntos en el diván, el libro unía sus rodillas y aproximaba sus rostros hasta producir ese rozamiento de cabellos cuya vaguedad eléctrica inicia el vértigo de la tentación.
El capitán, de pie, cruzados los brazos, escuchaba aburrido. Erdosain sonreía con vaguedad. Continuó: –Yo sabía que a la mayoría de los chicos los padres no les pegaban y en la escuela, cuando les oía hablar de sus casas, me paralizaba una angustia tan atroz que si estábamos en clase y el maestro me llamaba, yo lo miraba atontado, sin darme cuenta del sentido de sus preguntas, hasta que un día me gritó: «¿Pero usted, Erdosain, es un imbécil que no me oye?» Toda la clase se echó a reír, y desde ese día me llamaron Erdosain «el imbécil».