víspera


También se encuentra en: Sinónimos.

víspera

(Del ant. viespera < lat. vespera , tarde.)
1. s. f. Día inmediatamente anterior a otro determinado la víspera de su boda estaba muy nerviosa.
2. Tiempo anterior a un suceso determinado está en vísperas de la jubilación.
3. Cualquier cosa que antecede a otra y en cierto modo la ocasiona.
4. HISTORIA, RELIGIÓN Una de las divisiones del día entre los antiguos romanos, que correspondía al crepúsculo de la tarde y que se corresponde con la penúltima de las horas canónicas de la iglesia.
5. RELIGIÓN Oración del oficio divino que se dice al anochecer.
6. en vísperas loc. adv. En tiempo anterior el proyecto está en vísperas de ser aprobado.

víspera

 
f. Día que antecede inmediatamente a otro determinado.
fig.Cualquier cosa que antecede a otra, y en cierto modo la ocasiona.
Inmediación a una cosa que ha de suceder.
liturg. Una de las horas del oficio divino que se dice después de la nona. (V. horas canónicas.)
pl. Una de las divisiones del día entre los ant. romanos, que correspondía al crepúsculo de la tarde.

víspera

('bispeɾa)
sustantivo femenino
día que es el inmediato anterior a otro de cierta importancia La víspera del acto estuvo cargada de nerviosismo.
en el tiempo que antecede a otro de importancia En vísperas de la asunción del nuevo jefe de estado hubo una reunión importante.
Sinónimos

víspera

sustantivo femenino
vigilia.
Vigilia es la que antecede a una festividad religiosa.
Traducciones

víspera

eve

víspera

vespra

víspera

Vorabend

víspera

veille

víspera

vigilia

víspera

předvečer

víspera

aftenen før

víspera

aatto

víspera

večer

víspera

前夜

víspera

전야

víspera

vooravond

víspera

aften

víspera

wigilia

víspera

véspera, Eve

víspera

канун

víspera

afton

víspera

คืนวันก่อนวันเทศกาล

víspera

arife

víspera

hôm trước

víspera

前夕

víspera

Ева

víspera

SFeve, day before
la víspera de; en vísperas deon the eve of (tb fig)
estar en vísperas de hacer algoto be on the point o verge of doing sth
víspera de NavidadChristmas Eve
Ejemplos ?
El General, que mandaba el cuadro, y que tanto me conocía por mi comportamiento de la víspera, me preguntó: --Pues qué, ¿es músico?
Esto ocurre en 1822, en 1823, en 1824 y ¿cómo se vuelven a encontrar juntos, nuevamente juntos y más que nunca unidos en 1825? ¿Qué poderosa y desconocida fuerza ha traído al mismo campo a los que sólo guardaban rencores de la víspera?
En la víspera de Navidad, durante mi terrible experiencia personal del bombardeo renovada de Vietnam del Norte, que después de 12 años de guerra, finalmente, ayudó a traer a América la paz con honor, me senté justo antes de la medianoche.
Pero así como el soltero que fue siempre juicioso cree de su deber, la víspera de sus bodas, despedirse de la vida libre con una noche de orgía en compañía de sus amigos, de igual modo Benincasa quiso honrar su vida aceitada con dos o tres choques de vida intensa.
ócrates: Habiendo llegado la víspera de la llegada del ejército de Potidea, tuve singular placer, después de tan larga ausencia, en volver a ver los sitios que habitualmente frecuentaba.
Aquel día nos reunimos más temprano que de costumbre porque al separarnos de él la víspera por la noche, supimos que el barco había vuelto de Delos y convinimos que nos encontraríamos al día siguiente en el mismo sitio, lo más de madrugada que pudiéramos.
Abotagado por los licores y comistrajos de la víspera, y extenuado por las ofrendas en aras de la Venus pacotillera, se pasó Luzbel ocho días sin moverse de la cama, fumando cigarrillos de la fábrica de Cuna libre y contando las vigas del techo.
La teoría empieza cuando el sacerdote de Apolo corona la popa de la embarcación y, como te digo, esto ocurrió precisamente la víspera del juicio de Sócrates.
NTREGA, PLEITO HOMENAJE Y PROCESIÓN DEL REAL ESTANDARTE EN LA VÍSPERA DE LA FIESTA DEL APOSTOL SANTIAGO, PATRÓN DE ESTA CIUDAD DE GUAYAQUIL.
Su suerte sería la misma de sus compañeros..., sólo que éstos ignoraban el triste sino, y la víspera de su degollación comerían con el mismo apetito la ración de salvado, y tragarían las duras nueces, sin protesta.
uince días después del entierro de doña Teresa Carrillo de Albornoz, a eso de las once de una espléndida mañana del mes de las flores, víspera o antevíspera de San Isidro, nuestro amigo el Capitán Veneno se paseaba muy de prisa por la sala principal de la casa mortuoria, apoyado en dos hermosas y desiguales muletas de ébano y plata, regalo del Marqués de los Tomillares; y, aunque el mimado convaleciente estaba allí solo, y no había nadie ni en el gabinete ni en la alcoba, hablaba de vez en cuando a media voz, con la rabia y el desabrimiento de costumbre.
En los puentes, el viento azotaba bruscamente los sombreros que sus dueños disputaban al espacio con esas actitudes y contorsiones de espectáculo siempre tan penoso para el artista. Mis ideas eran pálidas y brumosas; la preocupación de una cita de negocios, convenida la víspera, me acosaba la imaginación.