ultimador

ultimador, a

adj./ s. Que ultima dio unos retoques ultimadores a su nuevo cuadro. iniciador
Traducciones

ultimador

SM/F (LAm) → killer, murderer
Ejemplos ?
Acá es cuando el ultimador pierde absolutamente cualquier atisbo de percepción de la realidad, y se embarca de lleno en la realización a cualquier precio de sus planes y deseos.
Sin embargo, en caso de que en verdad estemos en presencia de un psicópata homicida, esta fase no dura mucho y, tiempo más tarde, vuelve a transitar de manera sistemática por el antedicho proceso, el que nada más se detiene si el ultimador se enferma o incapacita, o si es capturado o muere.
Se lo vinculó al caso de Jack el Destripador a partir de una nota editada en la Pall Mall Gazette el 8 de abril de 1892 (estaba preso por sus acreditados crímenes desde el 11 de marzo de ese año), donde se aseguraba que en las oficinas de Scotland Yard se habían recibido decenas de cartas denunciando que Frederick Deeming era el implacable ultimador de meretrices de los barrios bajos de la capital británica.
Imperaba entonces la creencia de que Mary Ann Nichols y Annie Chapman constituían la tercera y la cuarta presa humana, respectivamente, del mismo ultimador.
Respecto de este curioso procedimiento de eliminación de las víctimas empleado por William Burke, se ha indicado: "...La maniobra de estrangulación practicada por este ultimador pasaría a la historia forense con el calificativo del "Método Burke"...
Este profesional ponderó que, de tratarse de un crimen, el ultimador había justificado ostentar cierto grado de conocimiento anatómico.
Parece que el ultimador hizo gala de gran calma, pues luego del crimen se lavó las manos y procedió al saqueo de la finca antes de retirarse.
Recientemente y según ciertas fuentes, se estableció que el ultimador victoriano motejado Jack el Destripador pudo haber sido también quien aquí genéricamente llamamos Descuartizador del Támesis, y aún más, se afirmó basándose en supuestas pruebas, que Severin Klosowski fue el desconocido que en su época fuera denominado con estos dos motes; naturalmente, esta arriesgada hipótesis también ha sido objetada y cuestionada por varios estudiosos.
Sin embargo, andando el tiempo, se consideró que se trataba de un asesinato de imitación, similar pero perpetrado mediante otro modus operandi por un ultimador diferente.
Sin embargo, andando el tiempo, se consideró que muy posiblemente se trataba de un asesinato de imitación, similar pero perpetrado mediante otro modus operandi por un ultimador diferente.
Con titulares sensacionalistas los periódicos informaron sobre la aprehensión del delincuente al cual por esas fechas se designaba “Asesino de Whitechapel”, y se aseguró que el ultimador de las meretrices no era otro más que el “Charcutero loco”.
Michael Gordon, por caso, consideró que este uxoricida, además de encarnar la anónima identidad de Jack the Ripper, también constituyó el tenebroso victimario conocido por el mote de "Descuartizador del Támesis" o "Asesino del Torso del Támesis", que fuera responsable de dos períodos de homicidios seriales, a saber: desde 1873 a 1874 y, tras un curioso intervalo- desde 1887 a 1889; y cuyo modus operandi ultimador consistía en arrojar en el río Támesis y en sus aledaños, destrozados cadáveres femeninos.