tururú

tururú

(Voz onomatopéyica.)
1. s. m. JUEGOS Acción de reunir tres cartas del mismo valor, en algunos juegos.
2. ¡tururú! interj. coloquial 1. Onomatopeya del sonido de la trompeta. 2. Expresa negación, rechazo, incredulidad o burla.
Traducciones

tururú

tururú

tururú

tururú

tururú

tururú

tururú

tururú

tururú

A. ADJ (= loco) estar tururúto be crazy
B. EXCLno way!, you're joking!
Ejemplos ?
Actuación: Amanda Cepero y Coralia Rodríguez. Dirección: Carlos Díaz. 2015. El enano en la botella, Tururú Teatro, Madrid, España. Actor: Luis Jaspe. Dirección: Nidia Moros.
El gato encerrado (1990) Locuras sin fundamento (1993) El tejado de vidrio (1994) Las nubes por dentro (1995) Los caballeros del punto fijo (1996) Las cosas más extrañas (1997) Una caña que piensa (1998) Los hemisferios de Magdeburgo (1999) Do fuir (2000) Las inclemencias del tiempo (2001) El fanal hialino (2002) Siete moderno (2003) El jardín de la pólvora (2005) La cosa en sí (2006) La manía (2008) Troppo vero (2009) Apenas sensitivo (2011) Miseria y compañía (2013) Seré duda (2015) La colección Los desvanes reúne sus artículos periodísticos y otras colaboraciones: Mil de mil (1985 - 1995), 1995 Todo es menos (1985 - 1997), 1997 El azul relativo (1997), 1999 La brevedad de los días (1998), 2000 Tururú...
Dolores, que no tenía seguramente mal corazón, tornó a ocultar el pie bajo la falda, y continuó: -Pos sí, esta noche hay una miajita de argo en ca de la Tururú en celebración de su empalme con Joseíto el Azúcar.
-exclamó el Pimporrio con acento malhumorado. -Pero ¿no le he dicho yo ya a usté que el Greñitas estaba por la Tururú? -Eso sí..., pero como llegó este proigio y perdí los papeles y se me secó el paladar y se me puso er pelo de punta y me dieron escalofríos y se me emberrenchinó la sangre y...
La Tururú es una Divina Pastora que no abulta lo que un merengue, el Greñitas es un novillero más valiente que Hernán Cortés y más bruto que un argahijo, y el Joseíto el Azúcar es un primer banderillero.
-Pos bien -exclamó la Rabicortona continuando el relato que comenzara el Cerote-, el Greñitas y el Azúcar estaban dambos a la vez más locos que cencerros por la Tururú, la que, dicho sea con perdón de ustedes, pa mí no es una mujer, sino un catite...
Güeno, pos sigún diba diciendo, dambos estaban por la Tururú a matar, y la Tururú, manque le gusta más el de la Azúcar que el de las Greñas, como el Greñitas es mataor y el otro no es más que banderillero, pos lo que pasa..., no sabía a qué carta quearse y a dambos le ponía güen perfil y mejor frente, y lo que pasa...
-Pos mía tú, la cosa creo que va a sonar más que un repique, porque el pairino va a serlo el Tururú, ¡y como el Tururú está ahora en parneses!
-¿Y si no fuera por mí habría quien le mandara a usté un par de brodequines pa que les echara una remonta o un tacón o una suela mallorquina? -A propósito de mallorquina..., ¿es verdá eso que dicen del Greñitas y de la Tururú?...
que, sigún parece, él mismo, él en persona, en cuantito llegó a Málaga se vistió de pontificá y se fue en busca del bato de la Tururú y le pidió la Tururú como Dios manda pa su primer banderillero.
-Porque esta noche hay juerga en ca de la Tururú, y estoy convidá a esa juerga, y no es cosa de que vaya con alpargatas valencianas.
-Pero ¿es por fin con el Azúcar con quien empalma la Tururú? -¡Pos con el Azúcar! -Pero ¿y el Greñitas? -El Greñitas se ha licenciao él mismo en presona.