turgencia

(redireccionado de turgencias)
Búsquedas relacionadas con turgencias: hemolisis

turgencia

s. f. Calidad de turgente.

turgencia

 
f. Calidad de turgente.
Traducciones
Ejemplos ?
La Liga Nacional de la Decencia insistió tanto al arzobispo Martínez y a doña Soledad, que lograron cubrir un poco las turgencias de la estatua.
Y frente por frente al viejo destacábase Dolores, una hermosa plenitud de la vida a la que la maternidad no había logrado hurtarle turgencias y valentías en el seno, ni esbeltez en la cintura; una hermosa plenitud de ojos enormes de córnea azulada, en que las pupilas negrísimas y luminosas parecían dormir eternamente un sueño lánguido y voluptuoso; una hermosa plenitud, alta, mórbida, ondulante, de sonrisa picaresca, de pelo abundoso, de cuello tornátil, de frente amplia y noble y de voz de ritmo susurrante y desmayado.
Después le echaron desde abajo una almohada de regular tamaño, y con ella quiso imitar las turgencias más apreciables y escultóricas de la mujer gorda.
Quiero por mis turgencias semihidrópicas chupar el zumo de hojas heliotrópicas.» Atónito el lagarto con lo exótico de todo aquel preámbulo estrambótico, no entendió más la frase macarrónica que si le hablasen lengua babilónica; pero notó que el charlatán ridículo, de hojas de girasol llenó el ventrículo, y le dijo: «Ya, en fin, señor hidrópico, he entendido lo que es zumo heliotrópico.» ¡Y no es bueno que un grillo, oyendo el diálogo, aunque se fue en ayunas del catálogo de términos tan raros y magníficos, hizo del gato elogios honoríficos!
Estaba sentada en una silla de paja, y en la mano derecha tenía, en vez de cayado, una enorme tranca; la mano izquierda acariciaba en aquel momento una barba de macho cabrío que descendía por las turgencias hirsutas que revelaban de manera indudable la autenticidad del sexo.
Velan y ciñen las sagradas turgencias de sus formas un pañuelo de seda, purpurino, y un blanco traje de percal, crujiente completando su linda vestidura el manto brillador de sus cabellos que desatados por su espalda ruedan.
Amo tu nariz de estatua griega que revive al invadirse de turgencias donde citas resoplidos de huracanes y me encrespas lo que ya dormita.