turbulento

(redireccionado de turbulentos)
También se encuentra en: Sinónimos.

turbulento, a

(Del lat. turbulentus.)
1. adj. Que no tiene su transparencia natural por estar sucio o mezclado con una cosa no sé qué es ese líquido turbulento . turbio claro
2. Que está alborotado o confuso tiene las ideas turbulentas. turbio claro
3. Que suele provocar discusiones o disturbios un grupo de manifestantes turbulentos causaron graves daños. agitador
4. FÍSICA Se aplica al régimen de una corriente fluida cuya velocidad en cada punto varía de dirección o magnitud formando remolinos.

turbulento, -ta

 
adj. Turbio.
fig.Confuso, alborotado y desordenado.

turbulento, -ta

(tuɾβu'lento, -ta)
abreviación
1. fluido que se encuentra en estado de agitación unas aguas turbulentas
2. que tiene o se produce con agitación, desorden y disturbios En el congreso hubo jornadas turbulentas, de polémicas acaloradas.
Sinónimos

turbulento

, turbulenta
adjetivo
1 turbio.
Aplicados, generalmente, a líquidos.
2 revoltoso, alborotador.
Aplicados a personas, sus comportamientos o actitudes.
3 agitado, alborotado, tumultuoso, revuelto.
Por ejemplo: aguas turbulentas.
Traducciones

turbulento

turbulent, rough

turbulento

turbolento

turbulento

turbulente

turbulento

湍流

turbulento

湍流

turbulento

turbulent

turbulento

turbulent

turbulento

ADJ
1. [río, aguas] → turbulent
2. [período] → troubled, turbulent; [reunión] → stormy
3. [carácter] → restless
Ejemplos ?
Pues también los sueños de los durmientes son tan turbulentos como los días: verdadera tranquilidad es aquella en que se extiende la buena conciencia.
¿Vais a llevar los sueños a otras zonas? ¿O a mentir a mis ojos soñolientos, con la luz de la luna hinchadas lonas de bájeles, en mares turbulentos?
Es sabido que en esos turbulentos días casi paralelamente se produjeron la derrota de Holemberg en Espinillos y consiguientemente la definitiva evacuación del Paraná por las tropas porteñas y el desplomo de la resistencia que aún hacían a Ramírez, Verdún, Manduré, etc., los tenaces defensores de Buenos Aires en el litoral del Uruguay.
Añadió su merced que aquello era una indecencia sin nombre, y que para ponerle coto á tiempo, antes que, alentándose con la impunidad ó desentendencia de los oficiales de justicia, llevaran el desacato y el insulto a personas de calidad, había echado guante á los turbulentos, empezando por el cabecilla que era un chileno, mocetón de veinticinco años, el cual iba, a caballo, batiendo una bandera de tafetán colorado, enarbolada en la punta de una caña de dos varas de largo.
A estos datos se me reunió el siguiente, que no es menudo, suministrado por El Diario Español, órgano entonces, como ahora, el más legítimo del general Serrano y demás unionistas: ¿Puede creer nadie que los sediciosos del 22 son hombres que obedecen a otra cosa que AL PUÑADO DE ORO que les dan los turbulentos ambiciosos, «que explotan su miseria y sus malos instintos para satisfacer sus RUINDADES?».
Si éstos son prósperos y serenos, él debe ser dulce y protector; pero si son calamitosos y turbulentos, él debe mostrarse terrible, y armarse de una firmeza igual a los peligros, sin atender a leyes ni constituciones, ínterin no se restablecen la felicidad y la paz.
Y peligrosa esta contienda, porque hombres turbulentos y maliciosos frecuentemente la retuercen para pervertir el juicio de la verdad y mover la multitud a sediciones.
Ven, estrella matutina, Y a tu blanca y argentina Silenciosa aparición, Huirá de mi ventana Esa confusión liviana Que despierta mi aflicción ¡Lámpara de consuelo A cuya lumbre velo, Que escuchas solitaria Mi tímida plegaria, Si acaso llega al cielo Mi súplica mortal! Tráeme la luz del día Que calme la agonía De esos remordimientos Que bogan turbulentos Sobre la niebla umbría En ilusión fatal.
Cristóbal Sayri Tupac, heredero del imperio de Atahualpa y que desde la sierra mantenía en alarma a los españoles, pusieron a raya a los turbulentos, y D.
¡Está solo!... El humilde rancho ha desaparecido, con sus perros bulliciosos y turbulentos, con el balido de sus ovejas. La familia se fue a otros pagos, llevándose todo, su rebañito, su pobre equipaje y sus esperanzas.
Sin duda, si se hubiese construído de nuevo sobre el emplazamiento, al menos inmediatamente, tal excavación habría sido necesaria, pero los turbulentos tiempos y el tratarse de un vecindario nada apetecible, podrían perfectamente haber evitado que se volviese a edificar en aquél lugar.
Entre las Cartas annuas de la Compañía, que manuscritas se encuentran en la Biblioteca, hay una en la que se enumera al padre Urbano entre los sacerdotes turbulentos.