turbante

turbante

(Del ital. turbante , turco tülbant.)
1. s. m. INDUMENTARIA Y MODA Toca oriental que consiste en una faja larga de tela que rodea la cabeza durante su estancia en los países árabes, aprendió a ponerse el turbante.
2. INDUMENTARIA Y MODA Tocado femenino de tejido flexible que rodea la cabeza.

turbante

 
m. Tocado oriental que consiste en una larga faja de tela arrollada a la cabeza.
p. ext.Todo adorno parecido.

turbante

(tuɾ'βante)
sustantivo masculino
tocado que consiste en una faja de tela que rodea la cabeza Los musulmanes suelen llevar turbantes.
Traducciones

turbante

turban

turbante

turban

turbante

turbante

turbante

Turban

turbante

tulband

turbante

turbante

turbante

turban

turbante

τουρμπάνι

turbante

turban

turbante

Turbaani

turbante

טורבן

turbante

ターバン

turbante

Turban

turbante

SM
1. (= prenda) → turban
2. (Méx) (Bot) → gourd, calabash, squash (EEUU)
Ejemplos ?
En pardo alquicel envuelta su conocida figura, y bajo el casco escondida su cabeza (que a la turbia luz de una pálida estrella conocería sin duda el más topo en el turbante si en él la llevara oculta), la seña impaciente aguarda, que le harán para que suba las manos de quien espera asir amante las suyas.
-Ustedes se vienen odiando a través de una infinita serie de reencarnaciones. Fernando examinó el cobrizo perfil del hombre del turbante y luego fijó tristemente los ojos en el espejo azul de la bahía.
Apenas halla su tajante acero templado arnés que su ímpetu resista, sino adargas de roble o blando cuero, turbante y camisilla desprovista.
Cuando tropecé con él andaba descalzo, su turbante era un trapo indecente y su chilaba hubiese avergonzado a un mendigo del Zoco.
Pertenecía al rito musulmán. Ornamentaba su cabeza un turbante de muselina amarilla, y jamás nadie le vio desprovisto de su recio látigo.
Vive en Sevilla y en ella en rico palacio mora, do la más alta nobleza con sus visitas le honra: vive en Sevilla, y con él aquella Zulima hermosa que a nuestra fe convertida con él se casó y le adora. Dejó el turbante de esclava por una nupcial corona, el harén por el palacio, por Jesucristo a Mahoma.
Habíasele corrido la venda que a modo de turbante llevaba sobre el cano entrecejo, y mostraba los labios sangrientos de una cuchillada que le hendía la frente.
A su lado, el caballero árabe, de gran turbante, finísima túnica y modales de señorita, reiteró: -Estaba precisamente sobre su cabeza.
Le cubría la cabeza un rojo turbante (vaya a saber Alá dónde robado), y debía tener un hambre de siete mil diablos, porque cuando me vio aparecer con zapatos de suela de caucho y el aparato fotográfico colgando de la mano, me hizo una reverencia como jamás la habrá recibido el Alto Comisionado de España en el protectorado; y en un español magníficamente estropeado, me propuso, en las barbas de todos aquellos truhanes que, sentados en cuclillas, le miraban hablar: -Gran señor: ninguno de estos andrajosos merece escucharme.
"El hombre de la limosna" callaba. Bajo la muselina de su turbante la frente se cubría de gotitas de sudor. El cadí continuó: -Una buena acción nunca se pierde.
La mujer dejó caer pesadamente la bestia muerta junto al tratante de esclavos. Sin perder tiempo, le despojé de su turbante, y con la larga tira de muselina lo amarré de pies y manos.
A lo largo de cobertizos de bambú se veían hileras de viejas lavando azafrán; más allá, junto a un muro gris de piedras y de adobes, tres ancianos de turbante tra-bajaban frente a un telar.