tupinamba

tupinamba

 
adj.-com. etnog. Díc. del indígena perteneciente a una tribu extinguida tupí-guaraní; vivían entre la desembocadura del Amazonas y el S del estado de São Paulo.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.
Ejemplos ?
En el Café Tupinamba del centro de la Ciudad de México se reunía con los cantantes Ramón Armengod y Emilio Tuero quienes tenían planeada una gira a Nueva York.
Lutz, 1954) Scinax trilineatus (Hoogmoed & Gorzula, 1979) Scinax tripui Lourenço, Nascimento & Pires, 2010 Scinax tupinamba Silva & Alves-Silva, 2008 Scinax tymbamirim Nunes, Kwet & Pombal, 2012 Scinax uruguayus (Schmidt, 1944) Scinax v-signatus (Lutz, 1968) Scinax villasboasi Brusquetti, Jansen, Barrio-Amorós, Segalla & Haddad, 2014 Scinax wandae (Pyburn & Fouquette, 1971) Scinax x-signatus (Spix, 1824)!-- Obras útiles para desarrollar el artículo Duellman, W.E.
Entre los guaraníes perduró siglos la esperanza mesiánica de una Tierra sin males, hacia la cual se produjeron migraciones desastrosas de «diez mil tupinamba, de 1540 a 1549, desde Pernambuco hasta Perú, donde llegaron solamente trescientos; y la que condujo, entre 1820 y 1912, a tres tribus guaraní del Paraná superior hasta la costa del Atlántico» (Krickeberg, Etnología, p.
Villegagnon había prometido la libertad religiosa en la colonia, pero luego tomó la decisión de perseguir a los protestantes para finalmente expulsarlos al octavo mes. Los protestantes abandonaron la colonia y se establecieron en tierra firme, acogidos por los aborígenes Tupinamba.
De uniforme con camisa blanca y pantalón y medias azul marino, disputaba sus encuentros en un solar situado en el Camí Fondo del Grao, cuya sede se emplazaba en el café Tupinamba, de la calle de la Paz.
Se establecieron entre los Tupinamba hasta enero de 1558, cuando algunos de ellos se las arreglaron para regresar a Francia en barco con Jean de Léry, otros cinco regresaron a la isla de Coligny mientras que tres de ellos fueron ahogados por Villegaignon por rechazar retractarse.
Cuando José cumple quince años, su hermano le monta otro estudio, esta vez en los altos del Café Tupinamba (en la calle de Bolívar, en el centro de la capital), y al ser este sitio un centro de reunión de los toreros de la época, le permitió hacer amistad con algunos de ellos.
La creencia en la Tierra Sin Mal fue el principal motivo de las grandes migraciones guaraníes, por ejemplo «diez mil tupinamba, de 1540 a 1549, desde Pernambuco hasta Perú, donde llegaron sólamente trescientos; y la que condujo, entre 1820 y 1912, a tres tribus guaraní del Paraná superior hasta la costa del Atlántico».
En 1550 en la coronación de Enrique II de Francia, alrededor de cincuenta hombres desnudos simularon una batalla entre los indios tupinamba (aliados de los franceses) y los tabajares.