Ejemplos ?
El músculo retractor del pene en los caballos se encuentra relativamente subdesarrollado. La erección se realizan gradualmente, por el aumento de tumescencia del tejido vascular eréctil en el cuerpo cavernoso del pene.
Durante la tumescencia nocturna del pene, la cual puede durar hasta 90 minutos en el lapso de sueño, se podría presentar la práctica de una felación o una masturbación mientras el individuo masculino sigue en estado de sueño.
La tumescencia peneal nocturna o tumescencia peneana nocturna (TPN) es una erección espontánea del pene. Cualquier hombre sin disfunción eréctil física experimenta este fenómeno, por lo general entre tres y cinco veces durante la noche.
Es causada por la estimulación sexual del pene —intencional o no—, por ejemplo durante los preliminares sexuales o la tumescencia peneal nocturna, que no termina en el orgasmo y la eyaculación.
En el estado de sueño del movimiento ocular rápido (REM), el cuerpo experimenta la tumescencia peneal nocturna y la erección del clítoris, desenvolviendo procesos sexuales que propiciarían la penetración.
La reducción labial por los recortes de-epitelización y eliminación el tejido no deseado y preservasión de la rugosidad natural (borde libre arrugada) de los labios menores, y preservasión de las capacidades para la tumescencia y la sensación.
La resección adecuada se facilita con la administración de una solución anestésica (lidocaína + epinefrina en solución salina) que se infiltra a los labios menores para lograr la tumescencia (hinchazón) de los tejidos y la constricción del sistema circulatorio labial pertinente, la hemostasis que limita sangrado.
La resección adecuada se facilita con la administración de un solución anestésica (lidocaína + epinefrina en solución salina) que se infiltró a los labios menores para lograr la tumescencia (hinchazón) de los tejidos y la constricción del sistema circulatorio labial pertinente, la hemostasis que limita el sangrado.
Relacionada con una tumescencia peneana nocturna, en ciertos casos puede llegar a sobrevenir una «emisión nocturna» o «polución nocturna», generalmente en individuos que pasan un considerable tiempo sin eyacular.
Pero quizá el procedimiento más inocuo, el que de hecho no provoca efecto secundario alguno y genera los mayores beneficios, es el que consiste en promover un estado de relajación mental del individuo y un cambio en sus procesos cognitivos, conductuales y emocionales: se ha demostrado que un gran porcentaje de los casos con disfunción eréctil se resuelven cuando el paciente modifica los pensamientos, los comportamientos y las emociones que ha venido manifestando durante muchos años acerca de su propia sexualidad, de su relación de pareja y de sus valores acerca de su rol de género en la familia y en la sociedad, entre otros muchos aspectos. La «tumescencia peneana nocturna» (TPN) es una erección espontánea del pene durante el dormir.