tumbo


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con tumbo: rumbo

tumbo

(Derivado de tumbar.)
1. s. m. Vaivén violento de una cosa que se mueve, en especial de un vehículo se mareó con los tumbos que daba el camión . tambaleo, tumba
2. Caída violenta o vuelco sufrió un tumbo al bajar por la pendiente. tumba
3. Ondulación de las olas del mar, en especial las que son muy grandes.
4. Ondulación del terreno.
5. Retumbo o sonido estruendoso. estruendo
6. tumbo de dado coloquial Peligro inminente.
7. tumbo de olla COCINA Cada uno de los tres platos que se sacan de la olla para comerlos: caldo, legumbres y carne.
8. dando tumbos loc. adv. Volcándose, dando volteretas.

tumbo

(Derivado de tumba , lat. tumba.)
s. m. HISTORIA Libro encuadernado en pergamino que contiene las copias de los antiguos privilegios y escrituras de propiedades de las iglesias, monasterios, municipios y otras comunidades. libro becerro

tumbo

 
m. Vaivén violento.
Ondulación de la ola del mar.
Ondulación del terreno.
Retumbo, estruendo.

tumbo

('tumbo)
sustantivo masculino
vaivén violento de un cuerpo por falta de equilibrio Se mareó por los tumbos del barco.
tener tropiezos o dificultades Hace la carrera dando tumbos.

tumbo


sustantivo masculino
historia libro en el que antiguamente se copiaban los privilegios y pertenencias de las comunidades La iglesia tiene un tumbo del siglo XV.
Sinónimos

tumbo

sustantivo masculino
1 barquinazo, vuelco, bandazo (marina), sacudida, sacudimiento*, vaivén.
Tumbo y barquinazo hacen alusión a una sacudida muy violenta, generalmente de un vehículo que puede llegar a volcar.
Traducciones

tumbo

tombolo

tumbo

1 SM
1. (= sacudida) → shake, jolt
dando tumboswith all sorts of difficulties
2. (= caída) → fall, tumble
dar un tumboto fall, shake

tumbo

2 SM (Hist) → monastic cartulary
Ejemplos ?
Poco tiempo después de la anotación el juego se tornó un poco violento, el entonces seleccionado nacional Antonio Jasso golpeó arteramente al tapatío Juan Jasso, mientras que Raúl Cárdenas tumbo con una tijera a Raúl Arellano, ambas entradas causaron que el árbitro Manuel Alonso otorgará la expulsión de los dos jugadores del Zacatepec, en un juego que terminaría con una intensa lluvia.
Con su vaivén de elefante haciéndose el elegante, el Tumbo desmesurado entraba al supermercado y comenzaba a tirar sin más poderlo evitar, exhibidores y armarios de todos los locatarios; esto pronto distraía a quien estaba en vigía y Bandi lo aprovechaba, como quien se come un haba, para llegar al cajero y sacar todo el dinero.
El Intendente Y el peligro es inminente. Yo, la verdad, no respondo de que no demos un tumbo. El Almirante Pues yo no cambio de rumbo Aunque siga mar de fondo.
Disfracémonos de orquesta.- Bandi y Tumbo entre murmullos meditaron los chanchullos que el chancho les ofrecía y entre tanta melodía aceptaron ser cantantes de las fiestas de farsantes, distribuyendo los vinos que se hacían pasar por finos.
El alcohol a copas plenas o en caras botellas llenas circulaba como en fuente ante el gobierno invidente. Tumbo bailaba increíble en un fox trot muy risible, mientras Bandi lo cantaba y a Buster Keaton retaba.
Así que triste el negocio ya no acaparó ni un socio. Tumbo anduvo dando tumbos y provocó mil retumbos; al aprender bicicleta derrumbó barda y maceta.
Como había planificado, el triunfo fue asegurado y como estrellas de cine no hay estudio que se arruine Con Tumbo y Bandi decía la publicidad del día.
Viernes por la tarde estreno: Bandi convertido en reno y Tumbo volando sereno. Así fue como cambiados por obra de los ensueños de su vida de malvados a la máquina de sueños, de pronto se convirtieron, ni sombra de lo que fueron, en ejemplo de pequeños que viendo cine contentos se creen estos bellos cuentos.
Sonaban las mil sirenas como espantadas ballenas y Tumbo dando mil tumbos se escabullía de esos rumbos. Bandi corría y corría; adiós a la policía.
Como la costa es muy brava el mar de un tumbo echo a todos los otros embueltos en las olas, y medio ahogados en la costa de la misma ysla, sin que faltasen mas de los tres que la varca avia tomado debaxo.
Y acerca del alva parescio me que oya el tumbo de la mar, porque como la costa era baxa, sonava mucho : y con este sobresalto llame al maestre : el qual me respondio que creya que eramos cerca de tierra : y tentamos, y hallamonos en siete braças : y paresciole que nos deviamos tener a la mar hasta que amanesciese.
No es puerto cerrado sino costa abierta, y le hacen daño principalmente dos vientos: el Norte y el Sur; y toda aquella costa en general es mar de tumbo, sino es en algunas caletas que hay, pero es hondo, que llega un navío de 400 toneladas a una octava de legua dela tierra, y los menores se acercan mucho más.