tulio

Búsquedas relacionadas con tulio: Miguel

tulio

s. m. QUÍMICA Metal del grupo de las tierras raras, de color verde grisáceo y bastante denso.

tulio

 
m. quím. Elemento químico de símbolo Tm, del grupo de los lantánidos, cuyo n. at. es 69, p. at. 168,934 y valencia 3. Es un metal de color blanco argénteo.
Traducciones

tulio

thulium

tulio

thulium

tulio

Thulium

tulio

thulium

tulio

thulium

tulio

tulio, Tm, Tullio

tulio

thulium

tulio

túlio
Ejemplos ?
El» tercetos anteriores, y como para relatainos que ha leí- do á Sófocles, á Aristóteles, á Ennio, á Estrabón y á Plinio, nos exhibe á Cicerón, al cual indudablemente no ha conocido sólo de nombre, pues traduce uno de sus conceptos: Oid á Cicerón cómo resuena con elocuente trompa, en alabanza de la gran dignidad de la Camena; el buen poeta (dice Tulio) alcanza espíritu divino, y lo que asombra es darle con los dioses semejanza.
Y esto, para ninguna cosa se debría romper ni echar a mal, si muy detestable no fuese, sino que a todos se comunicase, mayormente siendo sin perjuicio y pudiendo sacar della algún fruto; porque si así no fuese, muy pocos escribirían para uno solo, pues no se hace sin trabajo, y quieren, ya que lo pasan, ser recompensados, no con dineros, mas con que vean y lean sus obras, y si hay de que, se las alaben; y a este propósito dice Tulio: “La honra cría las artes.” ¿Quien piensa que el soldado que es primero del escala, tiene más aborrecido el vivir?
Cas-tro, don Tomas Larrea, don Alberto Cruz Murillo, don Juvenal Franco, don Manuel Segundo Fernández, don Sergio Tulio Henríquez, don Tomás Larrea, los doctores Alfonso y Tomás Larrea Alva, el General don Luis Alberto Larrea Alva, doctor Eulogio Serrano, don Kléber Franco Cruz, don Luis Amando Ugarte, etc.etc.
¿La ciencia de Platón has tú medido O pesaste de Tulio el gran talento, O tal vez, como Ulises, has corrido Por ignorados pueblos y confusos Observando costumbres, leyes y usos?» «Ni las letras seguí, ni como Ulises (Humildemente respondió el anciano), Discurrí por incógnitos países.
119 Vi a Demóstenes e a Gabiano, e vi más a Tulio con su rica lengua, Casio Severo, sofriendo grant mengua, dado en exilio del pueblo romano; Mostróse Domiçio, rector africano, e vimos a Pluçio con Apolodoro, e vimos la lumbre del claro thesoro del nuestro rectórico Quintilïano.
DEPARTAMENTO DE ATLÁNTIDA: Tulio Fernando Martínez Silva Azis Salomón Richmawy Celestino Canales Acosta DEPARTAMENTO DE COLÓN: Ramón Lobo Sosa DEPARTAMENTO DE COMAYAGUA: Manuel Pereira Cálix José Ángel Ulloa D.
Cuando la República romana era de tal condición cual la pintó Salustio, no era ya mala y disoluta, como él dice, sino que totalmente no era ya República, como se confirmó en la disputa que se suscitó sobre ella entre sus principales patricios que la gobernaban, así como el mismo Tulio...
Antonio Gómez Milla Roberto Martínez Ordóñez Horacio Fortín Pinel Héctor Orlando Gómez Cisneros Antonio Molina Cisneros DEPARTAMENTO DE GRACIAS A DIOS: Duval Haylock Kilton DEPARTAMENTO DE INTIBUCA: Raúl Girón Ayala Gualberto Girón Palacios DEPARTAMENTO DE ISLAS DE LA BAHÍA: Spurgeon Miller Phillips DEPARTAMENTO DE LA PAZ: José Humberto Hernández Juárez Roberto Suazo Córdova DEPARTAMENTO DE LEMPIRA: Jacobo Hernández Gómez Marco Tulio Rodríguez P.
De los fuegos escénicos que pidieron los dioses a los que los adoraban Pero «crímenes tan obscenos los finge Homero -dice Tulio-, así como las acciones humanas que transfirió, a los dioses, y yo quisiera más que trasladara las divinas a nosotros».
Con cuánta pérdida de la moralidad pública hayan consagrado los romanos, para aplacar a sus dioses, las torpezas de los juegos Tulio, aquel tan grave y tan excelso filósofo, cuando comenzó a ejercer el oficio de edil, clamaba delante del pueblo que entre las demás cosas que pertenecían a su oficio era una aplacar a la diosa Flora con la solemnidad de los juegos, los cuales suelen celebrarse con tanta más religión cuanta es mayor la torpeza.
¡Cuántas el impedimento acusaron de consuno, al pozo que es de por medio, si no se besan los cubos! Orador Píramo entonces, las armas jugó de Tulio, que no hay áspid vigilante a poderosos conjuros.
Porque si aguardan tiempo, no para decir libremente la verdad, sino para tener licencia de decir mal, Dios los libre de que les suceda lo que dice Tulio de uno, que por la licencia que tenía de pecar se llamaba feliz.