tugurio

(redireccionado de tugurios)
También se encuentra en: Sinónimos.

tugurio

(Del lat. tugurium.)
1. s. m. Local, vivienda o habitación sucia y oscura no pienso entrar en ese tugurio de bar. cuchitril
2. Choza de pastores.

tugurio

 
m. Choza o casilla de pastores.
fig.Habitación pequeña y mezquina.

tugurio

(tu'γuɾjo)
sustantivo masculino
1. vivienda pequeña y miserable Vives en un tugurio.
2. bar de baja categoría Se emborrachó en un tugurio.
Sinónimos

tugurio

sustantivo masculino
Traducciones

tugurio

slum

tugurio

slum

tugurio

slum

tugurio

slummi

tugurio

taudis

tugurio

sirotinjska četvrt

tugurio

スラム街

tugurio

빈민가

tugurio

slum

tugurio

slum

tugurio

สลัม

tugurio

gecekondu

tugurio

nhà ổ chuột

tugurio

贫民窟

tugurio

SM
1. (= cafetucho) → den, joint; (= chabola) → hovel, slum, shack; (= cuartucho) → poky little room (Agr) → shepherd's hut
2. tugurios (Andes) → shanty town sing
Ejemplos ?
Porque mientras esos negros privilegiados estaban dándose la buena vida, codeándose con los blancos, yendo a Washington, las masas de la gente negra en este país seguían viviendo en tugurios y en los guetos.
Y todas esas intervenciones del Estado las juzga Herbert Spencer como causadas por la marea que sube, e impuestas por la gentualla que las pide, como si el loabilísimo y sensato deseo de dar a los pobres casa limpia, que sanea a la par el cuerpo y la mente, no hubiera nacido en los rangos mismos de la gente culta, sin la idea indigna de cortejar voluntades populares; y como si esa otra tentativa de dar los ferrocarriles al Estado no tuviera, con varios inconvenientes, altos fines moralizadores; tales como el de ir dando de baja los juegos corruptores de la bolsa, y no fuese alimentada en diversos países, a un mismo tiempo, entre gentes que no andan por cierto en tabernas ni tugurios.
Dinteles orna de privados lares, altas torres, palacios y tugurios; y citando húmedos llanos navegares, entónente los vientos y los mares triunfal canto entre plácidos murmurios.
En cuanto a vosotros sois unos ladrones muy discretos: sólo entráis en tugurios de esclavos, o atacáis tímidamente una casa de baños o alguna pobre vivienda de alguna vieja.» Uno de los últimamente llegados, le respondió: «¿Eres tú el único que ignora que las más imporantes casas son Las más fáciles de saltear?
El peonaje, el horrible peonaje que había quedado entre las brumas de un recuerdo de ignominia flotando en los tugurios de las haciendas se desliza hacia aca.
Tal es, señor, nuestra pretensión. Con este deseo abandonamos nuestros tugurios, y esta mañana entre diez y once nos hallamos a la falda de ese bifronte cerro.
La policía, tan molesta e impertinente siempre, jamás piensa en obligar a nuestros patronos o explotadores a que nos suministren los medios de higiene sexual, aparatos o productos, más necesarios para nosotras que para las demás; es difícil, si no imposible, instalarlos por nosotras mismas en los tugurios que se nos abandona y de que los propietarios, intermediarios y polizontes sacan grandes beneficios.
Y así veríais cómo en los países donde se ha llegado a tener Parlamentos más brillantes e instituciones democráticas más finas, no teníais más que separamos unos cientos de metros de los barrios lujosos para encontramos con tugurios infectos donde vivían hacinados los obreros y sus familias, en un límite de decoro casi infrahumano.
Los que cada día, en sus periódicos, piden inmunidades al gobierno y tratan de hacer creer que lo arruinan y lo debilitan, en realidad sustentan la fuerza y la fortuna de éste -fuerza y fortuna que les interesa conservar, porque aspiran a alcanzarla un día con el apoyo del pueblo, de un pueblo embrollado, engañado, burlado, robado, escarnecido, estafado, subyugado, oprimido, fustigado por intrigantes y cretinos que le hacen enarcar el lomo adulándole, cortejándole como a una potencia, recubriéndole de títulos pomposos como a un rey de opereta y presentándole, para burla del mundo, como el príncipe de los tugurios, monarca de la fatiga y soberano de la miseria.
Aunque su carrera de bailarina había comen zado en los tugurios de Tánger, que están arrima, dos a las murallas de la época de la dominación portuguesa, su sensibilidad dolida la había convertido en una danzarina que hacía aullar a las masas cuando se presentaba en los tabladillos.
Para el año 2020, haber mejorado considerablemente la vida de por lo menos 100 millones de habitantes de tugurios, como se propone en la iniciativa “Ciudades sin barrios de tugurios”.
Las desigualdades abundan, con diferencias notables entre las zonas rurales y las urbanas, y son los jóvenes de los barrios de tugurios de las zonas urbanas los que viven en peores condiciones.