tuerce

Búsquedas relacionadas con tuerce: torcecuellos
Traducciones

tuerce

SM (CAm) → misfortune, setback
Ejemplos ?
El abad aguijó a su montura. Al recodo del camino,donde tuerce y lo dominan calvos peñascos, surgió una figura membruda y alta. La yegua se detuvo, empinando las orejas.
2 El alma sin ciencia no es buena; Y el presuroso de pies peca. 3 La insensatez del hombre tuerce su camino; Y contra Jehová se aira su corazón.
No hay para mí ni oráculo ni maga que a rumbo fijo mi existencia fuerce; mi voluntad el vaticinio tuerce y cualquier predicción me hace reír.
Simplemente que en esta etapa de la historia, así como hubo un ciclo histórico del derecho y el intercambio comercial que favoreció a las naciones desarrolladas manufactureras, el surgimiento precisamente del sudeste asiático y de Indias es lo que tuerce ese sino histórico que teníamos nosotros de ser solamente productores de comodities y baratos además, porque comienzan a tener que alimentar a todos ellos que producen barato – como señala Dilma – y nos hacen dumping por muchas cosas, pero que necesitan también que alimentar a millones de personas que antes no comían.
Embiste, pues; el jinete tuerce el bridón, de soslayo pasa el toro, el otro paje con la capa hace un engaño, y lo revuelve, y de nuevo lo para.
"Maruchenga, dáca la sombrilla qui hace sol; Maruchenga, sacame la crizneja; Maruchenga, componeme el esponje, que se me tuerce"; y no dejaba en paz a la pobre Maruchenga, con tanto orgullo y tanta jullería.
Cuando se acerca a la barraca, asoma la madrina, le llama por señas y se entra. No bien el chico traspasa aquel umbral, la puerta gira rauda; Belén tuerce la llave y la tormenta estalla.
Le arrebata frenéticamente el rifle y, contra un banco, contra una piedra, con los pies, con las rodillas, con los dientes, lo abolla, lo tuerce, lo quiebra, logra partirlo.
DOÑA BERNARDA Buena anda en verdad mi casa (Aparte.) (Ahora que llego finjo) ¿Qué atrevimientos son éstos, villanos descomedidos? (Tuerce el torno y cógele la cabeza a SANTARÉN.) SANTARÉN ¡Ay!
Y cada cual anhela con sus obras Dar fin cumplido a la inmortal palabra, Que no se tuerce ni quebranta nunca, Que nunca cede ni tropieza en nada; Todos concordes a una voz se alegran Y el nombre del Señor en himnos cantan: «¡Bendecid al Señor, legiones suyas!» Que el gran cantor de salmos invocaba.
Tanto en deseo arde de allá andarse, seguro de que a él su hermano siga; que el mismo día parte hacia Damasco aunque esta vez al mar haciendo asco. Hacia Lidia y Larisa el paso tuerce, yendo hacia Alepo, rico señorío.
Yo divisaba, lejos, un monte alto y agudo, y una redonda loma cual recamado escudo, y cárdenos alcores sobre la parda tierra —harapos esparcidos de un viejo arnés de guerra—, las serrezuelas calvas por donde tuerce el Duero para formar la corva ballesta de un arquero en torno a Soria.