tubos de Malpighi

Búsquedas relacionadas con tubos de Malpighi: nefridios

Malpighi, tubos de

 
zool. Glándulas excretoras de formas tubulares, que vierten su contenido en el intestino de los insectos, arácnidos y miriápodos.
Ejemplos ?
La anatomía interna sufre cambios relacionados con la vida adulta tales como la elaboración de musculatura torácica necesaria para el vuelo, reorganización del sistema nervioso para el control del vuelo y desarrollo de gónadas con sus respectivos ductos y glándulas accesorias; los sistemas digestivo y excretor (tubos de Malpighi) no sufren mayores cambios pues el adulto suele retener los mismos hábitos alimenticios que la larva.
El número de tubos de Malpighi poseído por un insecto dado varía entre las especies, que van desde solo dos túbulos en algunos insectos a más de 100 túbulos en otros.
El sistema digestivo de tijeretas es como todos los otros insectos, que consiste en un primer plano, medio, y el intestino posterior, pero carecen de función gástrica especializada para la digestión en muchas especies de insectos. Los largos y delgados tubos de Malpighi se puede encontrar entre la unión del intestino medio y posterior.
Los insectos y las arañas tienen un sistema excretor exclusivo, los tubos de Malpighi, que actúan en colaboración con unas glándulas especiales de la pared del recto.
Este proceso ocurre, por ejemplo, en los tubos de Malpighi, en las células nutricias de los ovarios, en el epitelio intestinal y en las células de las glándulas salivares.
Comprenden los protonefridios de los platelmintos, los metanefridios de los anélidos, los tubos de Malpighi de los insectos y arácnidos y un sistema más complejo, en que el riñón es el órgano principal, en los vertebrados.
Los artrópodos terrestres (arácnidos, insectos y miriápodos) tienen unos órganos especiales derivados del intestino conocidos como tubos de Malpighi.
La excreción se realiza por glándulas coxales no muy desarrolladas y por tubos que desembocan en el intestino análogos a los tubos de Malpighi de los insectos.
Pueden existir órganos pulsátiles accesorios en diferentes partes del cuerpo, que actúan como corazones accesorios que aseguran la llegada de la hemolinfa a los puntos más distales (antenas, patas). El aparato excretor de los insectos está constituido por los tubos de Malpighi.
La excreción, como en otros arácnidos de ambientes muy secos, se basa en guanina. Ésta es añadida a las heces por tubos de Malpighi.
Muchos insectos poseen protozoos, bacterias y hongos simbiontes en el tubo digestivo, tubos de Malpighi, gónadas, hemocele, etc.; los simbiontes les facilitan la digestión de la celulosa o de la sangre y les proporcionan nutrientes esenciales para su desarrollo, hasta el punto que no pueden vivir sin ellos.
Los insectos son uricotélicos, es decir, excretan principalmente ácido úrico. Excepcionalmente, los tubos de Malpighi se modifican en glándulas productoras de seda u órganos productores de luz.