trueno

(redireccionado de truenos)
También se encuentra en: Sinónimos.

trueno

1. s. m. METEOROLOGÍA Ruido provocado por una descarga eléctrica en las nubes y que se percibe con posterioridad al relámpago. tronido
2. Estampido producido por disparo de un arma de fuego o un artificio de fuego a lo lejos se oía el trueno de los cañones . detonación, estrépito
3. coloquial Joven alocado y alborotador nunca sabes si está haciendo alguna porque es un trueno.
4. trueno gordo Estampido muy ruidoso con que termina una sesión de fuegos artificiales.
5. dar alguien el trueno gordo o un trueno coloquial Decir o hacer una cosa que provoca escándalo dio el trueno gordo cuando dijo al jefe que era un incompetente.

trueno

 
m. meteor. Ruido que sigue al rayo, debido a la expansión del aire al paso de la descarga eléctrica.

trueno

('tɾweno)
sustantivo masculino
1. ruido muy fuerte que sigue al rayo No lo dejaban dormir los truenos.
2. ruido muy fuerte que produce un arma o artificio de fuego La escopeta produjo un trueno que estremeció el bosque.
Traducciones

trueno

thunder

trueno

гръмотевица

trueno

tro

trueno

torden

trueno

Donner, Knall

trueno

tondro

trueno

ukkonen

trueno

tonnerre

trueno

mennydörgés

trueno

þruma

trueno

tuono, scoppio

trueno

donder

trueno

torden

trueno

гром

trueno

åska, tordön

trueno

hrom

trueno

grom

trueno

雷鳴

trueno

천둥

trueno

grzmot

trueno

เสียงฟ้าร้อง

trueno

sấm

trueno

, 雷声

trueno

雷聲

trueno

רעם

trueno

SM
1. (Meteo) un truenoa clap of thunder, a thunderclap
truenosthunder sing
2. (= ruido) [de cañón] → boom, thundering
trueno gordo (lit) → finale (of firework display) (fig) → big row, major scandal
3. (= tarambana) → wild youth, madcap; (= libertino) → rake
4. (Caribe) (= juerga) → binge, noisy party
5. truenos (Caribe) (= zapatos) → stout shoes
Ejemplos ?
En Lima y Arica se oyeron los truenos que el volcán de sí echaba, y afirman que eran a la manera de tiro de artillería y al sonido y respuesta de ellos.
Pero cuando estuvo arriba, a pesar de su gigantesca fortaleza, se le vio que temblaba como en un gran choque eléctrico, como electrocutándose, y de ese impacto brotaban tantos rayos, cuyos truenos se escuchaban a cientos de kilómetros de distancia, que pronto la pirámide se desquebrajó y desgarró parte de la durísima piedra que arrasó con los hermanos de XELHUA y los mató.
Yo os saludo en el ensueño de pasadas epopeyas gloriosas; el caballo zahareño del vencedor; la bandera, los fusiles con sus truenos y la sangre con sus rosas; la aguerrida hueste fiera, la aguerrida hueste fiera que va a toque de clarín, el que guía, el Héroe, el Hombre; y en los labios de los bravos, este nombre: ¡San Martín!
No os vais, esperad un poco. POLONIA Temo tempestad de truenos y rayos, si me echa menos Doña Jusepa. Estoy loco después que en los brazos tuve el sol que luz vino a darme, y si dejó de abrasarme, fue porque sirvió de nube aquel desmayo faetón, de mis dichas fundamento.
Si él no hubiera formado tan malas ideas de matar a aquel hombre, no se hubiera armado la tempestad que tenía, que descargar luego sobre él, ni hubiéramos oído aquellos trémulos truenos, o, por mejor decir, aquellos risibles golpes de mampara, a cuyo ruido lloran los niños en la cazuela, llueve como si frieran los cómicos la cena, etc., etc.
Lo hacen así para que los hombres y mujeres no vean esas disputas. Las nubes inician su fiero combate, con eso que llamamos truenos o relámpagos, en la cumbre.
Pero en Arequipa, con estar más cerca del volcán, no se oían sino truenos naturales y de los ordinarios, acompañados con tan grandes relámpagos, que duraba la claridad de uno de ellos casi un avemaría.
De esta suerte se ha ido continuando esta tempestad, tormenta y miseria por más de un mes que, si él día amanecía algo alegre, se tomaba triste, obscuro y tenebrosos con los nublados, cenizas, truenos, relámpagos y globos de fuego que se veían por los aires, y así cada cual podrá imaginar como estarían en esta ciudad los vecinos de ella, con qué aflicción de espíritu y amargura del corazón, esperando por instantes la muerte, y estimando con esta miseria en poco la vida.
Pero éste sólo tenía pensamientos para el gallo del corral, que era su vecino. El viento se había llevado la valla, y los rayos y truenos habían cesado.
El sábado siguiente arreciaron los temblores y, fueron más a menudo, y tales que: se cayeron algunas casas y, como a las cinco de la tarde comenzó a obscurecer el cielo hacia la banda de la costa de la mar, y de unos cerros, llamados Socavaya, salían y se oían terribles y espantosos truenos y relámpagos, que duraron hasta la oración.
Pues muy engañado está su merced. Ya verá Dios con quién se las há, y que no soy ningún bachillerejo de caperuza á quien agua y truenos dan espanto.
¡Ojalá Yaddith haga que continúen! A pesar de ellos, noto el influjo maligno. La lluvia y los truenos son ensordecedores. Ya se está apoderando de mi mente.