trozo

(redireccionado de trozos)
También se encuentra en: Sinónimos.

trozo

(Del cat. tros.)
1. s. m. Parte de una cosa que se considera por separado del resto te has quedado con el trozo más grande; parte el tronco en trozos para hacer leña. fragmento, porción
2. NÁUTICA Grupo de personas de mar adscritas a cada distrito marítimo.
3. MILITAR Cada una de las dos partes en que se dividía una columna de soldados, entre las que se colocaban las banderas.
4. trozo de abordaje MILITAR Cada uno de los tres grupos destinados a los abordajes en la dotación de un buque de guerra.
5. a trozos loc. adv. Sin uniformidad la pared está pintada a trozos.

trozo

 
m. Pedazo de una cosa considerado parte del resto.

trozo

('tɾoθo)
sustantivo masculino
1. parte de una cosa que se separa o rompe Partió un trozo de pan con las manos.
2. parte de una cosa que se considera con cierta entidad Vi sólo un trozo de la película y ya alcanzaba para saber el final.
Sinónimos

trozo

sustantivo masculino
Traducciones

trozo

парче

trozo

pala

trozo

SM
1. (= pedazo) → piece, bit
un trozo de maderaa piece of wood
a trozosin bits
cortado a trozoscut into pieces
vi la película a trozosI only saw bits of the film
es un trozo de panhe's a dear, he's a sweetie
2. (Literat, Mús) → passage
trozos escogidosselected passages, selections
Ejemplos ?
Llegado a la puerta del prado, Pipète llamó a los bueyes los cortó en cuarenta trozos y, por encima de la puerta, los lanzó al interior del prado.
ESCENA SEGUNDA JUAN, MARTA, DON BENITO, DON JULIÁN, UN OFICIAL Y SOLDADOS ACTO SEGUNDO El interior de un jacal sin más mobiliario que toscos trozos de madera y piedras que sirven de asientos; un metate colocado al lado de un hogar apagado, compuesto de tres piedras sobre las que descansa una olla ahumada.
Las plantas trepadoras subían encaramándose por los añosos troncos de los árboles; y las sombrías calles de álamos, cuyas copas se tocaban y se confundían entre sí, se habían cubierto de césped; los cardos silvestres y las ortigas brotaban en medio de los enarenados caminos, y en los trozos de fábrica, próxima a desplomarse, el jaramago, flotando al viento como el penacho de una cimera, y las campanillas blancas y azules, balanceándose como en un columpio sobre sus largos y flexibles tallos, pregonaban la victoria de la destrucción y la ruina.
Éste ha sido un aficionado a nuestro papel, encerrado, según nos dice, en uno de los más recónditos rincones de esta Monarquía, a trozos regenerada, a trozos oprimida todavía por el oscurantismo, alimaña tan de moda de algún tiempo a esta parte en periódicos y alocuciones.
No me escuches molesto, como si este precepto ya te correspondiera, y sospesa lo que te digo; no dejaré la vejez, si me mantiene entero a mi mismo, y entero en mi mejor parte, pero si comienza a afectarme al entendimiento, a arrancarme a trozos, si no me deja la vida, sino el aliento, me escaparé de un edificio corrompido y ruinoso.
Mas siempre del juez dejaba La imaginacion incierta Cuanto en las hojas leía De la confusa cartera: Porque esparcidos á trozos En desordenadas piezas Sus misteriosos fragmentos Decian de esta manera: (220) Jamás me pararé: siempre á mis ojos Se estiende y á mis pies algun camino.
Cierto que en la silva de Amarilis abundan trozos de verda- dero estro poético y que no hay pretensión de lucir sabiduría, como en los versos de Clarinda: ésta aspira á ser hombre, y aquélla se conforma con pertenecer al sexo bello y débil.
Este programa ha quedado a trozos anticuado por efecto del inmenso desarrollo experimentado por la gran industria en los últimos veinticinco años, con los consiguientes progresos ocurridos en cuanto a la organización política de la clase obrera, y por el efecto de las experiencias prácticas de la revolución de febrero en primer término, y sobre todo de la Comuna de París, donde el proletariado, por vez primera, tuvo el Poder político en sus manos por espacio de dos meses.
Pipète bajó del árbol. El diablo tomó una piedra y la lanzó contra un árbol: la piedra se partió en mil trozos. Pipète hizo como que cogía una piedra, pero tomó su queso blanco y lo lanzó contra un árbol: el queso se hizo aún más astillas que la piedra del diablo.
Adiós, padres y hermanos, trozos del alma mía, amigos de la infancia, en el perdido hogar; dad gracias, que descanso del fatigoso día; adiós, dulce extranjera, mi amiga, mi alegría; adiós, queridos seres.
Pero tampoco ahora pierdo el tiempo, como tú piensas; pues estas cosas, si no se examinan a trozos y estiran en sutilidades inútiles, levantan, todo aligerándolo, el espíritu, el cual, oprimido por una carga pesada, desea expandirse y volver a aquellos principios a los cuales perteneció.
Después los jóvenes podrán leer selecciones de las obras estudiadas para intercalarlas en el relato proporcionado por el maestro, distinguirán características estructurales literarias y al final, a manera de discusión, porque a los adolescentes les interesa defender puntos de vista, precisar los valores eternos de los trozos escogidos.