trote


También se encuentra en: Sinónimos.

trote

1. s. m. EQUITACIÓN Manera de andar las caballerías con paso ligero y levantando a la vez el pie y la mano de distinto lado.
2. Actividad o trabajo intenso o complicado tiene mucho trote en la casa con tantos niños; la subida a la sierra fue demasiado trote para ti. ajetreo, trajín
3. trote cochinero EQUITACIÓN El corto y apresurado.
4. al trote o a trote loc. adv. Con ligereza y rapidez he ido toda la mañana al trote para hacer todos los recados.
5. de mucho trote loc. adj. coloquial Muy resistente y fuerte es un tejido de mucho trote.
6. hacer entrar en trotes, meter en trotes o poner en trotes coloquial Encaminar o dirigir a una persona hacia unas costumbres determinadas.
7. no estar para muchos o esos trotes coloquial 1. No permitirle su salud o su fortaleza física determinados esfuerzos. 2. Estar gastada una cosa: esta falda ya no está para muchos trotes.
8. para todo trote loc. adj. coloquial De mucho uso me compré unos zapatos baratos para todo trote.
9. tomar alguien el trote coloquial Irse de repente de un lugar tomó el trote al recordar la cita.

trote

 
m. Modo de caminar de las caballerías moviendo a un tiempo pie y mano contrapuestos.
fig.Faena apresurada y fatigosa.
trote cochinero El corto y apresurado.
Al, o a, trote. loc. adv. Aceleradamente, sin sosiego.
Para todo trote.fig. y fam. Para uso diario y continuo.
Tomar uno el trote. Irse intempestivamente y con aceleración.
Sinónimos

trote


al trote, a trote locución adverbio aceleradamente, aprisa.
Por ejemplo: no me gusta hacer las cosas al trote.
Traducciones

trote

pace, trot

trote

trot

trote

draf

trote

kłus

trote

小跑

trote

小跑

trote

트로트

trote

Trav

trote

SM
1. [de caballo] → trot
ir al troteto trot, go at a trot
irse al troteto go off in a hurry
tomar el troteto dash off
2. (= uso) de mucho trotehard-wearing, tough
chaqueta para todo trotea jacket for everyday wear
3. (= ajetreo) → bustle
el abuelo ya no está para esos trotesgrandad is not up to that sort of thing any more
Ejemplos ?
A veces, asfixiados, deteníanse en la sombra de un espartillo; se sentaban, precipitando su jadeo, para volver en seguida al tormento del sol. Al fin, como la casa estaba ya próxima, apuraron el trote.
¡Un perro rabioso! Un perro barcino, con el lomo arqueado, avanzaba al trote en ciega línea recta. Al verme llegar se detuvo, erizando el lomo.
Y dejéle en poder de mucha gente que lo había ido a socorrer, y tomé la puerta de la villa en los pies de un trote, y antes que la noche viniese di conmigo en Torrijos.
Por lo demás, se procedía siempre de acuerdo con una tabla sancionada por la estadística experimental; se sabía que el uso del rebenque firme, apoyado por el talón incansable, producía el trote: si el compañero de adelante podía distraerse hasta el punto de menear talón a su vez se obtenía un simulacro de galopito expirante; y por fin el "maximum", esto es, un galope normal, de tres cuadras exactas de duración, se alcanzaba por la hábil combinación del rebenque, cuatro talones y una pequeña picana, dirigida con frecuencia hacía aquellos puntos que el animal, en su inocencia, había dado muestras de considerar como los más sensibles de su individuo.
En cuanto a las desunidas armas veían dos dedos de luz se encajaban y, piano pianito, volvían a tomar el trote y a emprender de nuevo sus excursiones por montes y llanos, que era una bendición del cielo.
on Silvestre Seturas tenía cuarenta años de edad, plus minusve, y era todo lo alto, robusto, curtido y cerrado de barba que puede ser un mayorazgo montañés que no ha salido nunca de su aldea natal más allá de un radio de tres leguas, cabalgando en el clásico cuartago, al consabido trote cochinero, como dicen por acá, o al paso de la madre, expresándonos según los cultos castellanos...
Los esguízaros que siguen de la Francia los pendones, a reforzar el combate presurosos se disponen. Y hasta el mismo rey Francisco con nuevo escuadrón a trote, va a asegurar la victoria que ya suya reconoce.
Habíamos conseguido -¡el cielo sabe a costa de que esfuerzos y sufrimientos!- hacer tomar el trote a nuestra montura, cuando de pronto me sentí en el suelo, con todo el volumen de Eyzaguirre encima.
Minutos después, la yegüecita castaña del abad, viva y redonda de ancas, esperaba a la puerta del mesón. Despidiéndose de los asustados comensales, el cura montó y desapareció al trote.
¿Se fue el perro? —Creo que sí; no lo veo. Me parece haber oído un trote cuando salí. —Sí, yo también sentí... Federico: ¿no estará en tu cuarto?...
Y llegó el año de la peste; moría el pueblo bajo el sol; con su cortejo de enlutados pasaba al trote algún doctor y en un hartazgo dilataba su puerta «Los Hijos de Dios».
Alguien había dicho en una película de Hollywood). Las horas transcurrieron con su mismo trote, y las misas, y las masas que iban y venían, que entraban y salían, también.