tronera

(redireccionado de troneras)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con troneras: arenisca

tronera

1. s. f. Ventana pequeña por donde apenas entra la luz cambiaron las troneras de la habitación por unos grandes ventanales . ventanuco
2. Abertura en los costados del barco y en las fortificaciones, para asomar y disparar la artillería.
3. JUEGOS Cada uno de los agujeros situados en los ángulos de la mesa de billar por donde entran las bolas la bola negra se quedó justo en el borde de la tronera.
4. s. m. y f. Persona alocada y de poco juicio. calavera
5. s. f. JUEGOS Juguete hecho doblando de cierta manera una hoja de papel, de modo que, sacudiéndolo por una punta, hace un chasquido.

tronera

 
f. mil. Abertura para disparar con acierto y seguridad los cañones.
Ventana pequeña y angosta.
Cada uno de los agujeros de las mesas de billar.
com. fig. y fam.Persona desbaratada y de poco juicio.

tronera

(tɾo'neɾa)
sustantivo femenino
1. abertura estrecha destinadas a disparar artillería Por la tronera del barco se asomaba el cañón.
2. ventana pequeña y estrecha Apenas pasa la luz por la tronera.
3. juegos agujero en las esquinas y bandas de las mesas de billar La bola 14 entró en la tronera.

tronera


sustantivo
persona de poco juicio que le gusta divertirse Ese tronera es mi hermano.
Sinónimos

tronera

sustantivo femenino
cosustantivo masculino
Traducciones

tronera

A. SF
1. (Mil) (= aspillera) → loophole, embrasure (Arquit) → small window
2. (Billar) → pocket
3. (Méx) (= chimenea) → chimney, flue
B. SMF (= tarambana) → harebrained person
C. SM (= libertino) → rake, libertine
Ejemplos ?
Don Gil reza y oye misa tres o cuatro, una tras otra, y don Juan acecha atento la morada misteriosa. Va de continuo a la iglesia y al pie del coro se aposta, troneras y celosías de día y de noche ronda.
Se asegura que, cuando todo parecía haber terminado y el verdugo se iba a su casa, maese Gonin se asomó a una de las troneras del Château–Gaillard que daban a la plaza.
Los tiradores se arrojaron al suelo a espaldas de la hondonada cubierta de malezas, mordiendo el cartucho; el resto de la extraña tropa distribuyose en el interior de las ruinas que ofrecían buen número de troneras por donde asestar las armas de fuego; y las mujeres, en vez de hacer compañía a las transidas cabalgaduras, pusiéronse a desatar los sacos de munición o pañuelos llenos de cartuchos deshechos, que los dragones llevaban atados a la cintura en defecto de cananas.
Prevenido, en efeto, de toda defensión y parapeto, sacó sus gatos animoso al muro por todas las almenas y troneras, vestido de banderas, que, en alto y de diversos tornasoles, eran entre las nubes arreboles; y, coronado de diversos tiros, soldados de valor y archimargiros opuestos a la furia del contrario.
¿No lo hemos visto aquí entrarse como por su casa hasta la esquina del Reloj, y llegar a cubrir en una gran creciente hasta las troneras de la Isla de Ratas?
Las puertas, estremecidas, sobre los quicios retiemblan; y silba, —y cruje, y se rasga con ímpetu en las troneras; y ni gemidos, ni pasos, tornan a oírse, ni quejas; todo el viento lo devora, lo mata, sofoca o lleva.
Es que éste ya no aguanta, señora Lefrançois; se lo repito, ¡se equivoca!, ¡está completamente equivocada!, y además los aficionados ahora quieren troneras estrechas y tacos pesados.
La segunda de las criollas, compañera de Sanabria, de nombre Catalina, cuando más recio era el fuego que salía del interior por las troneras improvisadas, escurriose a manera de tigra por el cicutal, empuñando la carabina de uno de los muertos.
Y le consagró su vida; y se dio para ella a un duro e incesante trabajo, con que en pocos años hizo una fortuna considerable, consistente en una quinta situada en esa isla deliciosa, donde el poeta asentó la morada de Calipso, vastos huertos y jardines, y un coqueto bergantín, mixto entre mercante y guerrero, que surcaba los mares riéndose de los piratas por las troneras de cuatro buenos cañones, y allegando a su dueño sendas cantidades de cequíes.
Hasta que una vez, luego de calcularlo mucho en sus largas contemplaciones del valle por las troneras de espiar, única distracción de sus tristes días, decidió intentar la evasión.
Cerca de las zanjas, bajo la protección de las troneras de adobe, a un paso del puentecito, una docena de tolditos de junco y cuatro carretas de bueyes, todo ocupado por mujeres y niños, familias de los milicos, atareadas en cebar mate y en preparar la cena, listas para correr, al primer grito del centinela, a encerrarse en el fortín.
Y ¡cómo sabe variar el tono, ora pasando por la copa de los árboles, ora por las ventanas de un campanario, ora por las troneras de una muralla!